Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

Comportamientos en las redes sociales que me preocupan

5 Ene

Desde que todos estamos en las redes sociales, he notado varios comportamientos que me inquietan. Aunque es cierto que Facebook, Twitter, Instagram y LinkedIn nos han ayudado muchísimo en conectarse con amigos y compartir ideas, también son capaces de convertirse en autopistas de desinformación, con el peligro de provocar malentendidos, divisiones y enfrentamientos inconciliables en la sociedad entre gente de distintos pensamientos, nacionalidades, grupos étnicos, religiones, sexos, clases sociales e identidades culturales. Aquí explico mi preocupación en varios puntos.

 

Punto uno, la gente se está volviendo cada vez más visceral.

Al ocurrir cualquier suceso desagradable, sea un atentado terrorista, un asesinato, una violación o la muerte de un perro, en los días siguientes las redes se inundarán de mensajes sensacionalistas que se vuelven virales, acompañados de comentarios cada vez más rabiosos. Es cierto que la prensa sensacionalista siempre ha existido, pero diferente al telediario y los periódicos en papel, estamos todo el día conectados a la red, así que no tenemos ni 5 minutos de descanso del constante bombardeo de frases e imágenes que estimulan los sentimientos más primarios. ¿Por qué me preocupa tanta visceralidad? Porque cuando la gente viviera bajo el estado permanente de indignación, se volvería muy manipulables. La rabia puede servir para reivindicar la existencia de un problema hasta ahora ignorado, pero casi nunca para impartir justicia o buscar soluciones. Y cuando se junta una masa rabiosa, lo único que busca es un chivo expiatorio para impartir venganza. Solo hace falta que algún listo señalara a ese chivo expiatorio, se provocaría un linchamiento.

1_9gdx1wet_cdkhqgwpxssja-1

Punto dos, los mensajes que se vuelven virales suelen ser los más simplistas. 

Lo típico constituye de una frase acompañada por una imagen. Pero el mundo en lo que vivimos es tremendamente complejo, y cada conflicto suele tener varias causas y efectos donde intervienen varios actores. Cuando tu fuente principal de información es Twitter o Facebook, tu interpretación del mundo se volvería radicalmente binaria, dividida entre buenos buenísimos y malos malísimos, y cualquiera que no coincide con tu forma de pensar pertenecería automáticamente a los segundos. Como dijo el mismo Donald Trump que no es capaz de leer comunicados con más de 28 palabras, para un amplio porcentaje de internautas, cualquier artículo de opinión que trata de analizar un asunto con más profundidad que las 4 frases de un panfleto prefabricado es considerado demasiado complejo para la digestión mental. Cuando leo las típicas discusiones de Twitter en Facebook, más de la mitad de las veces los ofendidos ni siquiera han leído bien el texto que les ofende, o no han comprendido el contexto.

rape_ec392a_1095920

Típico meme falso con mensaje simplista que se vuelve viral.

Punto tres, cualquier asunto trivial, o un suceso aislado, puede convertirse en la causa de un gran enfrentamiento.

Imagínate un país hipotético donde viven más de 50 millones de habitantes, dividida entre población A y B, que por razones históricos, tienen una desconfianza entre sí, aunque no llega a afectar la convivencia. Como en cualquier país con tantos millones, siempre habrá casos de robos, asesinatos y violaciones donde el agresor es de población A y la víctima es de población B, o viceversa, por pura probabilidad. Los grupos extremistas, para provocar un conflicto, tratan de mediatizar al máximo cada caso de esos crímenes (aunque no ocurren con tanta frecuencia), difundiendo la idea de que A es el eterno verdugo y B es la eterna víctima. Aprovechando la reacción visceral de los internautas, las redes sociales se han convertido en la herramienta ideal para conseguir ese fin, viralizando mensajes con textos e imágenes que despiertan la máxima indignación bajo mínima reflexión. Y cuando se mezclan casos reales con noticias falsas, se creará el ambiente de un polvorín a punto de estallar.

A group of Rohingya refugees walk on the muddy road after travelling over the Bangladesh-Myanmar border in Teknaf

El genocidio de la minoría rohingya en Myanmar fue alimentado por la propaganda de odio en Facebook

Punto cuatro, todo el mundo se queja mucho, pero a nadie le interesa buscar soluciones.

Me he dado cuenta de que muchos internautas comparten casi siempre los mismos mensajes de indignación: que los políticos les roben, la sociedad les discriminen, el sistema les reprime, les maten, o lo que sea, pero cuando otros hablan de propuestas para resolver dichos problemas, no les interesa saberlas, o con actitud cínica, atacan a las personas que proponen soluciones, se burlan de ellos por “buenistas” o ingenuos, o les rebaten con argumentos emocionales como “¿qué sabes de nuestros problemas si no los has sufrido con tus privilegios?”. Al final, lo único que crea es una cultura en que cada uno se envuelve en su victimismo, y lo peor de todo, es mentalidad altamente contagiosa.

Punto cinco, los hechos ya no importan.

Ya ha ocurrido muchas veces que un bulo ha sido desmentido una vez tras otra por fuentes oficiales, pero la gente que quiere creerlo lo seguirá compartiendo. Con el colapso de la confianza ciudadana en las instituciones oficiales tras la crisis financiera de 2008, cualquier información que sale de un organismo gubernamental, institución académica o medio de comunicación respetable es descalificada como “demagogia” del establecimiento, que según la ideología de cada grupo, represente los intereses de la élite económica global, de la conspiración judeo-masónica, de los marxistas de la ONU, de los pijos-progres, o del heteropatriarcado. En cambio, las únicas “verdades” en las que creen proceden de los panfletos de propaganda de su tribu ideológica. Antes, gente de ideologías distintas discutían sus opiniones sobre los mismos hechos. Con las redes sociales, gente de ideologías distintas creen en distintos hechos, como creyentes de distintas religiones.

 

Punto seis, la voz de los expertos ha sido sustituida por la de militantes ideológicos.

Recuerdo que durante décadas pasadas, al ocurrir cualquier suceso que preocupa a la ciudadanía, los medios solían entrevistar algún experto del tema, normalmente alguien con estudios especializados que llevaba años trabajando en el campo, sea el medio ambiente, la economía, el derecho, la criminología, la pedagogía, o la psicología etc., para aportar una explicación científica, técnica y políticamente neutral. Aunque ahora esos expertos siguen expresando sus opiniones, nadie les escucha, porque con tanta información saturando las redes, la gente prefiere escuchar las voces que confirman sus ideas y prejuicios. Como dijo Umberto Eco: “el internet ha elevado la voz del tonto del pueblo al mismo nivel que la de un premio Nobel”. Pero me temo que el peor caso no ocurre con el tonto del pueblo, sino con los militantes ideológicos, porque esos últimos tienen una agenda de provocar la indignación de las masas para fabricar opinión y buscar un chivo expiatorio. Y lamentablemente, ahora son ellos cuyas voces que más se escuchan por ser las más viscerales.

dz8tf_6xcaeycbw

Llevando los seis puntos al extremo, he imaginado un escenario hipotético de un colapso del orden de la democracia liberal y el estado de derecho en lo que llevamos tantas décadas viviendo. Ocurriría con los siguientes pasos.

  1. Ocurre el brote de una enfermedad desconocida, letal y contagiosa, aunque si siguieran las pautas de la Organización Mundial de Salud, podría contenerlo hasta que invente una vacuna.
  2. Las primeras muertes provocan un estado de pánico en las redes sociales, con gente compartiendo mensajes cada vez más alarmistas, mezclando información real con noticias falsas.
  3. Cada grupo ideológico aprovecha el pánico colectivo y el dolor de los familiares de las víctimas para difundir su agenda, echando la culpa a sus adversarios políticos. Los grupos antisistemas atribuyen el brote a una conspiración entre los gobiernos y la élite económica, llamando a la desobediencia masiva a las pautas del OMS.
  4. Con tanta información contradictoria corriendo por la red, la gente no sabe cómo reaccionar. Mucho saltan la cuarentena, facilitando el contagio.
  5. La histeria masiva, junto a casos reales de enfermedad que se extienden sin control, provoca grandes estallidos entre la población, a tal punto que las autoridades son incapaces de contener. De ahí, llega al colapso total del sistema.

Podría servir como el guión de una película. Solo espero que en la vida real nunca llegue a ocurrir.

drsmith_zombies_article1jpg

Anuncios

Wonder Woman, feminismo y bondage

3 Ene

Durante el viaje en barco sin internet, sin la distracción de las redes sociales, he tenido mucho tiempo para leer. Entre los libros leídos, estaba este ensayo del crítico de cómic Noah Berlatsky sobre los mensajes subliminales de la primera versión de Wonder Woman publicada entre los años 1941 y 1948.

28511334_10156302792843104_1282403255_n

Wonder Woman es la primera superhéroe femenino, creada por el profesor de psicología William Marston en plena Segunda Guerra Mundial. En sus inicios, se distingue del resto de los superhéroes, Superman, Batman y Spiderman, en que a parte de repartir justicia dando golpes y patadas, Wonder Woman posee una personalidad afectuosa, protectora, maternal, con un sentido de humor irónico. Lucha contra la maldad ejerciendo un poder transformador, convirtiendo villanos sin escrúpulos en seres dóciles y obedientes. Otro fenómeno recurrente es el bondage. En casi todos los tebeos, Wonder Woman pasa al menos un par de viñetas atada de pies y manos. A veces la liberan, otras veces se libera sola. Su arma principal es el lazo mágico, que cuando ata a una persona, le obliga a decir la verdad. Los orígenes de esta superheroina se ubican en la Isla del Paraíso, una colonia formada solamente por mujeres que logran procrearse sin practicar sexo con hombres, sino construyendo estatuas de niñas y dándolas vida. Todas las mujeres de dicha isla entrenan para ser guerreras amazonas, pero en vez de matar al enemigo, su protocolo es capturarlo, dominarlo y transformarlo en seres pacíficos a través de procesos mágicos. Para mantenerse bien entrenadas para el combate, las amazonas pasan el día atando unas a otras. Aunque dicha sociedad no es nada igualitaria y tiene claras jerarquías, la relación entre superior y subordinada se basa en el cuidado mutuo y la sumisión amorosa, nunca en la dominación a través del miedo, que según el profesor Marston, sucedan como norma en el mundo de los hombres.

Wonder-Woman-01b

Procreación en la Isla de Paraiso

Esta primera versión de Wonder Woman era sin duda, transgresora para la época, reflejando tanto la ideología y como el fetichismo sexual de su creador. Mientras casi todos los superhéroes fueron creados por hijos de inmigrantes judíos de la clase obrera, William Marston era un norteamericano blanco de la alta burguesía. Al dar clases en una universidad femenina, estaba convencido de que la inteligencia de la mujer era superior a la del hombre, porque a parte de tener las mismas capacidades intelectuales, también proseara un mayor grado de sensibilidad, y tratara de resolver conflictos a través de medios no violentos. La sociedad amazona en la Isla de Paraíso refleja la visión utópica de Marston, un mundo gobernado por valores femeninos. Los rituales de atarse unas a otras se inspiraron en las novatadas que se practicaban en las residencias estudiantiles femeninas, también en la propia sexualidad de Marston, que era un miembro activo de la comunidad BDSM.

1gimpmask2

Liberándose de cadenas

A pesar de que el Wonder Woman de Marston está llena de imágenes de mujeres atadas o atando a otras, el trasfondo es bien distinto a lo de las “damas en peligro” de la cultura popular contemporánea, porque una “dama en peligro” espera a un héroe para rescatarla, pero Wonder Woman y sus compañeras tratan de liberarse ellas mismas, y a veces se dejan atar para dominar a otros, produciendo situaciones paradójicas en que la mujer atada es la que tiene su captor bajo control. Las ataduras, para Marston, representan el sometiendo de la mujer en la sociedad, que ellas tienen que desatarse para estar verdaderamente libres. También reivindicaba que la superioridad de la mujer frente al hombre se atribuyera a su capacidad de dejarse dominar, porque los hombres, con su tendencia de no dejarse dominar y abusar al dominado, provocaran conflictos, guerras y regímenes autoritarios.

Wonder-Woman-is-full-of-bondage-themes-960397

¿Era Marston feminista? Según la definición del feminismo, podía serlo, o todo lo contrario. Por cierto, él no creía en la igualdad de género, sino en la superioridad del género femenino. En la vida real, estuvo casado con dos mujeres a la vez, Elisabeth Holloway y Olive Byrne, y los tres vivían en un trio feliz. Tuvo hijos con ambas y tras su muerte por cáncer en 1947, sus dos esposas convivieron durante 40 años más hasta el fallecimiento de Olive en 1985. Aunque de primeras podía sonar como un típico macho alfa que tratara a las mujeres como objetos, su comportamiento no podía ser más lejos. En los años 30 y 40, era uno de los pocos hombres que valoraban el talento y el trabajo de las mujeres y las recomendó para puestos de responsabilidad. Tuvo un gran número de amigas. Con algunas mantuvo relaciones eróticas, con otras la amistad era estrictamente platónica, pero trató a todas con el máximo respeto. Sus dos esposas, junto a varias amigas (especialmente Joye Murchison), participaron activamente en el guión de Wonder Woman y los personajes. Una buena película sobre la biografía de Marston se llama “Professor Marston and the Wonder Women”, que salió en 2017.

5a392a30eaa3933018e7db437b722c31

Sin embargo, a pesar de que esta primera versión de Wonder Woman tuvo gran éxito en la venta de tebeos, convirtiéndose en un gran ídolo tanto para niños como niñas, no fue bien recibido por ciertos sectores de la sociedad. Las imágenes frecuentes de cuerpos femeninos atados levantaron sospechas de un fetichismo sexual oculto, dado que el público del cómic eran  supuestamente niños. Algunas feministas también lo interpretaron como apología de violencia de género. Tanto sectores conservadores de la iglesia como asociaciones de mujeres manifestaron por la censura del tebeo. Tras su muerte en 1948, Wonder Woman se dejó de publicar. Y la super-heroína estaba dada por muerta hasta que la resucitaron en los años 70.

Pero al resucitarse con otros autores y dibujantes, la nueva Wonder Woman había perdido todo el espíritu transgresor de los años de Marston. En algunos tebeos, era compañera de Batman o Superman, en otros, era una dama en peligro esperando ser rescatada, pero en la mayoría de las interpretaciones, no tiene nada que la distingue de otros superhéroes en espíritu y alma, porque su única forma de luchar contra el mal es dar golpes y patadas para derrotar, o matar, a los malos.

wonder-woman-70s

¿La liberación sexual ha sido un fracaso?

3 Ene

Una de las conversaciones que más me ha marcado durante mi viaje a Irán en 2017 fue con una chica iraní que trabajaba en un mausoleo, acerca de por qué las mujeres de ahí tienen que ir tan tapadas. Me dijo que era para proteger a la mujer contra violaciones y acoso, porque por naturaleza, la sexualidad del hombre es agresiva e impulsiva, y las mujeres tienen que cubrir las partes de su cuerpo que más despierta ese instinto salvaje.

13931113000319_PhotoI

¿El hiyab es para proteger las mujeres contra agresiones sexuales?

Pocos meses después, en EEUU estalló #MeToo, con miles de mujeres de todas profesiones y clases sociales denunciando por Twitter sobre el acoso sufrido por parte de hombres famosos que hasta entonces, habían mantenido la fachada de gente respetable y padres de familia ejemplares. Acto seguido, mujeres por todo el mundo rompieron en tabú de hablar de los abusos y acosos que habían sufrido a manos de hombres, tanto en el entorno de familia y amigos como por desconocidos por la calle. En un ambiente de indignación masiva, ya hay ciertos grupos que han propuesto la creación de grupos, espacios y asociaciones exclusivamente femeninos donde las mujeres pueden sentirse más seguras, protegidas de la agresividad masculina, como clubes deportivas, empresas, espacios de coworking, servicios de compartir coche, complejos vacacionales y agencias de viaje etc.

Me ha hecho reflexionar: durante los primeros 40 años de mi vida, he visto la sociedad occidental levantar casi todas las barreras entre los dos sexos. Durante mi infancia en los 80, muchos colegios en el Reino Unido y España aún estaban separados por sexo, futbol era un deporte de chicos y netball un deporte de chicas, muchas profesiones solo reclutaban un sexo y lo ponían en el anuncio, y la mayoría de los bares de barrios obreros era dominio masculino donde las mujeres solo entraban acompañadas de su pareja.  Por supuesto, un hombre, como un ser físicamente más fuerte, tenía la obligación de proteger a las mujeres contra depredadores sexuales. En una cita, la tenía que recoger en su casa, pagarla la cena y la copa y acompañarla hasta su puerta. Poco a poco, todas esas barreras se habían ido levantando y los roles tradicionales masculinos y femeninos se habían difuminado. En el año 2015, si alguien dijera a una chica que no podía salir sola por la noche porque la pudieran violar, le tacharía de tener la mente anticuada, sino abiertamente machista.

rw230311sha-5

Tradicionalmente, muchos bares eran espacios masculinos

Según parece, tras #MeToo, la vieja tendencia de segregarse se está volviendo. No sé si se trata de un brote temporal, o una tendencia permanente. A veces me imagino si dentro de 30 años, la gente mirará a nuestro tiempo para pensar que 1960-2020 fuera la época de una liberación sexual que había fracasado, porque al conceder tanta libertad a los dos sexos a mezclarse, algunos hombres habían aprovechado este libertinaje para abusar sexualmente de las mujeres. Quizás entonces, ya no serán los hombres que controlen la libertad sexual de las mujeres, sino otras mujeres, que mantengan cualquier interacción entre los dos sexos estrechamente vigilado, y cualquier actividad sexual legislada para asegurar que no sucedan abusos.

Desde mi punto de vista, si nuestro objetivo es crear una sociedad más igualitaria, segregar los sexos o legislar la actividad sexual privada para proteger a la mujer es contraproducente, porque crea un espacio seguro dónde una vez que sale de él, los peligros del mundo siguen ahí. Además, fabrica una desconfianza entre hombres y mujeres que aumenta los malentendidos y perjudica las relaciones sanas. Lo que ha demostrado #MeToo es que muchas mujeres que han sido abusadas sexualmente no han tenido donde denunciarlo, y muchas más han sentido inseguras o acosadas por la actitud y comportamiento de algunos hombres. Desde mi punto de vista, lo que tenemos que hacer como sociedad, es abordar esos problemas para crear un ambiente más sano de convivencia entre los sexos.

¿Cómo lo conseguimos? En mi próximo artículo hablaré de algunas propuestas.

5 propuestas en contra de agresiones y acoso sexual callejero

3 Ene

Durante el último año, muchas mujeres han expresado su indignación por el acoso e inseguridad que llevan años aguantando. Con mi formación de ingeniero, creo que para cada problema hay que buscar una solución, por eso llevo tiempo pensando en medidas prácticas para prevenir agresiones y acoso callejero. Aquí presento algunas ideas.

una-mujer-es-violada-en-espana-cada-ocho-horas-segun-interior

Todo el mundo habla de la educación en el respeto y la igualdad. Estoy de acuerdo que eso es fundamental y aun falta mucho trabajo. Sin embargo, tarda tiempo en dar fruto (una generación o más) y con todo el éxito que puede concienciar una sociedad, siempre habrá algún enfermo mental que no controla sus impulsos. Igual que en todas las sociedades hay pederastas y asesinos en serie, también habrá depredadores sexuales en serie. En un país de tantos millones de habitantes, basta con que uno de cada 10,000 es un tarado, ya tendremos cientos de depredadores sexuales sueltos capaces de cometer docenas de delitos cada año.

Para empezar, creo esencial aportar a las mujeres medios que para protegerse contra agresiones y acoso. En los años 70, muchas chicas llevaban silbatos o alarmas de violación que emitían un sonido fuerte para espantar al violador y llamar atención a los transeúntes, y creo que siguen siendo herramientas muy útiles, el único problema es el tiempo que tarda en activar la alarma.

Muchas veces, he pensado que todo el mundo tiene un teléfono móvil que conoce su ubicación, sus gustos y le conecta con los amigos, ¿por qué no puede hacer una aplicación para prevenir agresiones sexuales? Una idea que he pensado es una aplicación donde cada mujer, cuando se siente insegura caminando por una calle desierta por la noche, puede activarla, que avisa su ubicación a sus amigos y familiares. Cuando siente que alguien le está siguiendo, podría activar el nivel 2 de la alarma, que enviará un aviso a todos los usuarios de la aplicación que se encuentran por la zona, que asomarán la cabeza o saldrán a la calle para ver lo que sucede, así disuadiendo al agresor. El nivel 3 de alarma se activa cuando alguien realmente la agarra o la aborda de forma agresiva, y la señal se enviará directamente a la policía tanto como a todos los usuarios que se encuentran cerca, además emitirá un sonido para que el agresor se entere. Por supuesto, la alarma 3 debe ser de activación fácil, porque cuando alguien te ataca, normalmente es por sorpresa.

 

Castigar el acoso callejero con multas tampoco me parece mala idea. Lamentablemente, algunos hombres, para divertirse, gritan obscenidades a las mujeres por la calle o las meten mano, que hacen las mujeres sentirse muy incómodas. A esas alturas, creo que la educación hará poco efecto porque quién no quiere hacer caso a algo no lo hará, y el único modo de prevenirlo es con multas, igual que para los que saltan semáforos, fuman en espacios cerrados y tiran basura a la calle. Lo difícil sería demostrar los hechos e identificar los culpables para presentar la denuncia. De nuevo, creo que las aplicaciones de móvil pueden ayudar. Algunas ciudades en India y América Latina ya tienen cuerpos de policía especializados en luchar contra el acoso sexual. Ojalá que no sea necesario en Europa, aunque no lo descarto. 

 

Uno de los mayores obstáculos para denunciar agresiones sexuales es el mismo proceso de la denuncia. Para una experiencia ya traumática, la víctima tiene que relatar con detalle todo lo sufrido delante de desconocidos, que para muchas, sería tan traumática como otra violación. He pensado que en vez de hacer la denuncia en presencia personal, lo podría hacerlo a través de un formulario electrónico capaz de recoger y compilar la mayor cantidad de datos sobre la agresión sufrida. Y a la hora de entrevistar a la víctima, también lo podrían hacer de forma no presencial a través de otro formulario. Así el proceso de la denuncia será menos invasor a la intimidad. Por supuesto, en el juicio, algunas preguntas serán prohibidas de hacer, como la ropa que llevaba la víctima o si estaba ebria.

48966066_10217791998574117_1246132701635805184_n

Por último, como en cualquier sociedad siempre habrá tarados, para los agresores sexuales que tienen alta probabilidad de reincidir, hay que tenerlos fichados para toda la vida. Después de haber cumplido la condena, llevarán siempre un chip que identifica su ubicación cuando vuelve a la comunidad, para que la policía siempre los tendrán ubicados.

Lo que no tengo propuestas es contra las agresiones y abusos sexuales que ocurren en la intimidad, porque muchos sucesos ocurren sin testigos. Sin embargo, basta con hacer la calles abiertas un lugar más seguro para la mujer, ya habremos conseguido un gran logro. Si alguien tiene mejores ideas para aportar, me gustaría conocerlas, y si conocéis a emprendedores dispuestos a llevarlos a cabo, más todavía.

El puritanismo sexual y sus distintas manifestaciones

25 Nov

El puritanismo era originalmente un movimiento religioso surgido durante el siglo XVII en Inglaterra, con el fin de “purificar” la iglesia anglicana de las prácticas católicas que había heredado. Inspirado en el calvinismo, los puritanos creían en el trabajo físico como la única manera digna de crear riqueza, la vida austera y la abstención de todos los vicios que corrompían el cuerpo y alma. Después de un breve periodo en poder después de la guerra civil inglesa (1642-1646), la mayoría de los puritanos fueron apartados de la iglesia anglicana después de la Restauración en 1660, aunque continuaron ejerciendo influencia entre la plebe hasta bien entrado en el siglo XIX. La filosofía puritana jugó un papel fundamental en el invento del capitalismo y la idiosincracia de los pioneros estadounidenses.

puritan-christmas-color

Puritanos en EEUU

A partir del siglo XX, la palabra “puritano” llegó a convertirse en adjetivo, refiriéndose al exceso de moralidad sexual, como la censura al desnudo, el repudio hacia el deseo carnal y la abstención sexual hasta el matrimonio. En España, el puritanismo está comúnmente asociado a la iglesia católica, que durante siglos había ejercido un control rígido sobre la moralidad privada de los ciudadanos. Desde el punto de vista histórica, es algo irónico considerando que los puritanos originales eran radicalmente anti-católicos.

A día de hoy, la sociedad occidental está cada vez más liberal y tolerante acerca de la moralidad sexual, aunque en el siglo XXI siguen habiendo colectivos que intentan criminalizar el coqueteo, condenar las prácticas sexuales no convencionales, legislar las actividades sexuales consentidas, separar los sexos o censurar el arte o literatura, y los proponentes no solo proceden de los grupos religiosos (sea católico, protestante o musulmán), sino de cualquier ideología o movimiento que lleva su doctrina al extremo. En este artículo voy a hablar de las distintas manifestaciones de puritanismo en la sociedad contemporánea.

El puritanismo conservador

Al menos en España y Europa, la mayor fuerza que defiende una moralidad sexual más rígida sigue siendo los conservadores, que incluyen a algunas ramas de la iglesia católica como Opus Dei, la iglesia evangelista, musulmanes practicantes y defensores de valores tradicionales. Muchos aún creen que el único propósito del sexo es procrearse, que el deseo carnal es pecado, y para no despertar este vicio humano, las mujeres deben taparse o los sexos deben mantenerse separados. Por supuesto, también van en contra de la homosexualidad, el aborto o la educación sexual en los colegios.

Con el cambio de valores entre las nuevas generaciones, los conservadores son cada vez menos en cuestión de números, pero muchos ocupan puestos claves en la política y el mundo empresarial, y proponen leyes para defender su ideología bajo el disfraz de otras justificaciones. El típico ejemplo es recurrir al rendimiento escolar para justificar la separación de sexos en la educación, o a la libertad de elección para no dar educación sexual.

opus-dei-first-years-1320x530

Los fundadores de Opus Dei

El puritanismo marxista

En principio, el comunismo, como todas fuerzas de izquierda, iba en contra de la moralidad sexual de la burguesía, pero después de la revolución bolchevique en 1917, hubo un periodo de liberación sexual, durante que los rusos se volvieron tan promiscuos que nacieron muchos niños sin padre y se multiplicaron las denuncias por agresión sexual. Así que el partido comunista decidió imponer una nueva moralidad sexual, basada en la ideología igualitaria que hombres y mujeres sean camaradas de la revolución, que deben tratarse con amor fraternal de hermanos. El sexo solo se deben practicar con fines reproductivos para criar una nueva generación de trabajadores. Cualquier coqueteo o intento de marcar diferencias sexuales, como maquillarse, pintarse los labios, poner faldas cortas o ajustarse los pantalones, es repudiado como una práctica burgués y contrarrevolucionario.

Alexandra Kollontai

Alexandra Kollontai, la madre de la breve revolución sexual en Rusia

Esta moralidad, que se inventó en la época estalinista, fue copiada a mayor o menor grado por todos los régimenes comunistas, como la China de Mao, el Cuba de Castro y la Cambodia de Pol Pot, donde hombres y mujeres fueron obligados a vestirse con el mismo uniforme de trabajador marcando mínimas diferencias. Por supuesto, la homosexualidad no solo fue repudiada, sino criminalizada.

El libro 1984 de George Orwell hace un buen resumen de este puritanismo de corte comunista.

CulturalRevolution

En la China comunista, hombres y mujeres se vestían igual

El puritanismo feminista

Como el puritanismo conservador tiende a reprimir la sexualidad femenina, muchas feministas, como Victoria WoodhullEmma Goldman, lucharon a favor de levantar los tabúes sexuales y por la libertad de las mujeres a vivir su sexualidad en pleno, reivindicando hasta el amor libre. Sin embargo, a partir de los años 70, surgieron corrientes de feminismo que retratan a la sexualidad masculina como violenta por naturaleza y una amenaza para las mujeres, y que bajo la sociedad patriarcal, muchas mujeres hayan sido “lavado de cerebro” desde pequeña para desear complacer la sexualidad del hombre. Esas feministas, como las estadounidenses Andrea Dworkin, Susan Griffin o la española Ana de Miguel, tienden a oponer radicalmente la pornografía, la prostitución autónoma,  el BDSM consentido, o cualquier representación erótica del cuerpo femenino, incluso cuando lo ejercen de forma voluntaria. Algunas más radicales llegan a insinuar que maquillarse, depilarse, ponerse ropa sexy o cualquier gesto de coqueteo sean sinónimos a la sumisión al patriarcado, y que la separación de sexos sea la medida ideal para proteger las mujeres de la violencia sexual.

shirt-1461815599-3b1da8f2188f7dfa4138fd1a5d38a27e

El bondage consentido. ¿Empoderamiento o sumisión?

A día de hoy, aún se libran una batalla entre feministas liberales, que defienden la libertad de las mujeres de vivir su sexualidad del modo que quiera por lo tanto que sale de su propia voluntad, y feministas radicales, que tratan de definir un canon correcto de comportamiento sexual para ser buena feminista.

El puritanismo “género neutral”

En total, el colectivo LGBTIQ es el menos puritano de todo, porque casi todas las corrientes de puritanismo les persiguen. Sin embargo, durante los últimos años, cuando se ha abierto un debate público en países anglosajones sobre la identidad de género y el sexo biológico, una cierta corriente de puritanismo ha surgido entre algunos activistas más agresivos.

Como todas las sociedades humanas clasifican los individuos por el género binario de hombre/mujer, las personas no-binarias a menudo tienen dificultades de integrarse. Por eso, algunos activistas trans proponen crear una sociedad “género-neutral“, alegando que categorías como “hombre”, “mujer”, “heterosexual”, “homosexual” sean construcciones abstractas que carezcan de significado real, y la “feminidad” y “masculinidad” sean conceptos arcaicos que deben ser eliminados. Puede sonar utópico, pero para realmente llevase a cabo la construcción de una sociedad así, la única manera sería a través de la imposición de un nueva forma de puritanismo.

Gender_neutral_dressing_THEM

Al fin y al cabo, los humanos somos seres sexuales. La mayoría de los individuos se sienten atraídos solamente (o predominante) a uno de los sexos, por las características de ese sexo. La masculinidad y feminidad no son nada más que maneras de marcar las características de un sexo u otro, a través del peinado, vestimenta, comportamientos o actitudes. Una cosa es construir una sociedad donde el género no sea motivo de sufrir violencia o discriminación, o una sociedad inclusiva a géneros no-binarios, otra cosa es construir una sociedad donde el género se elimina de la expresión individual, porque eso implica convertir los humanos en seres asexuados, que va totalmente en contra de nuestra naturaleza biológica.

main-qimg-90b13c7de4a420bd8c7675037c7bfc18-c

El puritanismo políticamente correcto

Englobando a todo, está el puritanismo políticamente correcto.

Desde que todos estamos en redes sociales, cualquier comentario, opinión, imagen o video puede ofender las sensibilidades de algún colectivo. Para evitar linchamientos, muchos autores, artistas, creadores de contenido autocensura sus obras para no incluir contenido que puede ser tomados como ofensa. Como consecuencia, muchos libros, revistas, canciones y obras de arte que dejaron de escandalizar en los años 90 ahora han vuelto ha levantar polémicas.

Como bien dicho la dibujante de comic María Llovet en una entrevista: “Hay mojigatería por todos lados disfrazados de progresismo”.

La caída del imperio romano y la decadencia del occidente

14 Oct

Muchas personas de países occidentales, normalmente de ideología conservadora, tienen una obsesión de comparar la supuesta “decadencia” de la civilización occidental con la caída del imperio romano. La típica narrativa es que los romanos conquistaron el mundo y construyeron una civilización de gran esplendor, pero luego se acomodaron en su riqueza. La natalidad descendió y los soldados ya no tenían ganas de luchar. Los bárbaros, aprovechando esta debilidad y complacencia, invadieron las fronteras y acabaron con el imperio.

La analogía con el occidente contemporáneo es que durante siglos pasados también habíamos conquistado todo el mundo. Pero a día de hoy las nuevas generaciones están cada vez más acomodadas, más consumistas, menos sacrificados y tienen menos hijos. Mientras tanto, los “bárbaros”, en nuestro caso se pueden referir a musulmanes, africanos, chinos o indios, están esperando a las puertas para invadirnos, robar nuestra riqueza y acabar con nuestro estilo de vida a través de la guerra cultural o la inmigración masiva.

Migrants Cross Into Slovenia

¿Los bárbaros contemporáneos?

Según hechos históricos, esta narrativa, y su comparación con la situación contemporánea, no puede estar más equivocada. En este artículo quiero destacar los puntos más obvios. Primero, voy a contar un resumen de la larga historia de la decadencia del imperio romano.

El estado romano se fundó en el año 753 a.c. como una ciudad gobernado por reyes. A partir del 509 a.c. se convirtió en una república. Durante los próximos 5 siglos, se expandió a través de guerras y tratados para incorporar ciudades y colonias extranjeras en su territorio, primero absorbiendo toda Italia, luego el resto del Mediterráneo. Pero la expansión territorial desencadenó profundos altercados sociales, económicos y políticos que finalmente causaron el colapso del orden republicano, sustituyéndolo por el orden imperial en 27 a.c. cuando Octavio se proclamó el primer emperador .

Roman_Republic_Empire_map

Expansión y colapso del imperio romano

El imperio llegó a su apogeo durante el reinado de los “cinco buenos emperadores”, Nerva, Trajano, Hadriano, Antonio Pio y Marco Aurelio, entre 80 d.c. y 180 d.c.. El territorio alcanzó la máxima extensión y la población llegó a 60-80 millones, dividida entre ciudadanos romanos (los que disfrutaban de derechos civiles y judiciales), peregrini (población nativa de las provincias y colonias) y esclavos (la mayoría prisioneros de guerra, criminales condenados y sus descendientes). Existía cierta movilidad social en que un esclavo podía comprar su libertad, un peregrino podía adquirir la ciudadanía a través de servicio militar o durante amnistías generales. La sociedad se organizaba por un sistema de clientela, en que cada familia rica tenía varios clientes que les hacían recados a cambio de dinero y favores. Esos clientes a su vez tenían sus clientes, y así y así hasta llegar a los estratos más pobres.

Los emperadores, a pesar de padecer poder absoluto, se vieron obligados a hacer caso a las decisiones del senado, la simpatía de la plebe y el respeto de los soldados, porque la estabilidad del poder imperial dependía a gran medida en el apoyo popular. El ejército estaba formado por 400.000 soldados profesionales de diversas procedencias étnicas, la mitad eran ciudadanos romanos que recibían una pensión al licenciarse, la otra mitad eran peregrini que recibían la ciudadanía romana.

787px-Pompeii_-_Villa_del_Cicerone_-_Mosaic_-_MAN

Mosaico romano durante el apogeo

Si hubiera un punto en que el imperio empezó su decadencia, sería a partir de 170 d.c., cuando el ejército, regresando de una victoriosa campaña en Persia, trajo un botín inesperado: la viruela. La epidemia se extendió por todo el imperio, diezmando a la población. Pero el peor legado de la peste quizás no fue solo  las personas que mató, sino la recesión económica, las revueltas populares e la inestabilidad política que provocó. Los emperadores que sucedieron a Marco Aurelio adoptaron un estilo de gobierno cada vez más autoritario. Ya no hacían caso al senado ni a la plebe. Lo único que aseguraban era que los soldados cobrasen su paga para seguir obedeciendo sus órdenes para reprimir cualquier rebelión.

En 235 d.c., el imperio descendió en un estado de caos conocido como “la crisis del siglo III”. La viruela tuvo varios rebrotes y cobró de nuevo millones de vidas. Los soldados amotinaron cada dos por tres, proclamando los instigadores como caudillos, y los caudillos lucharon entre sí para el puesto del trono. Los bárbaros aprovecharon el vacío en la defensa y los campos despoblados para invadir el corazón del imperio, a veces luchando contra los ejércitos de los caudillos, a veces uniéndose con ellos. Tal anarquía duró 50 años, hasta que uno de los caudillos, Diocleciano, logró derrotar a todos sus enemigos, restaurar las fronteras, y unificar de nuevo el imperio en 284 d.c..

03d88717676c128c541b861952f2a6f7

El emperador Séptimo Severo del siglo III era uno de los muchos militares golpistas

Tras la reunificación, el imperio volvió a vivir otro siglo de paz y prosperidad, pero la crisis del siglo III provocó algunos cambios sociales irreversibles. Para salvarse de la peste y las guerras, muchos romanos huyeron de las ciudades para instalarse en el campo, poniéndose bajo la protección de algún poderoso terrateniente. El viejo sistema de clientela y la distinción entre ciudadano, peregrino y esclavo se desintegró, sustituido por un feudalismo entre señores y siervos. Para facilitar la administración, Diocleciano dividió el imperio en 2 mitades: Occidente y Oriente. Cuando el emperador Constantino se convirtió al cristianismo y trasladó la capital del imperio a Constantinopla en 330 d.c., el Occidente se quedó relegado al segundo plano, mientras el Oriente prosperó.

Después de varios brotes de viruela, la población del imperio se quedó reducido a entre la mitad y 2/3 de lo que era durante el auge. Pero para hacer frente a una amenaza bárbara cada vez más seria, el ejército necesitaba más efectivos. Tras la hiperinflación durante la crisis, los sueldos militares ya no resultaban atractivos y los poderosos terratenientes retenían a los sujetos más fuertes como miembros de su milicia privada. Pero la falta de aspirantes romanos fue compensada por otra fuente de voluntarios: los bárbaros fuera de la frontera.

Piazza+Armerina+Romans

Soldados romanos del siglo IV

El alistamiento de extranjeros en el ejército romano se remontaba a la época republicana, pero en el año 357 d.c., la mayoría de los soldados ya eran de origen germánico, ya que la antigua dieta militar de legumbres, aceite y vino fue sustituida por carne, mantequilla y cerveza. Cuando el emperador Julián fue proclamado cesar por sus tropas, le levantaron encima en un escudo: una tradición germánica. Pero esos soldados de origen extranjero se demostraban tan leales, tan patriotas y tan capaces de defender las fronteras como sus predecesores, al menos hasta el año 378 d.c., cuando el ejército imperial sufrió una derrota aplastante a mano de los godos en Adrianapolis.

A partir de siglo IV, la migración de pueblos asiáticos hacia Europa empujó una cadena de grandes desplazamientos del norte al sur, éste al oeste. Tras la derrota en Adrianapolis: el imperio occidental adoptó una nueva estrategia para defender sus fronteras, llegar a acuerdos con tribus bárbaras para que esos últimos sirvieran como “porteros” contra las invasiones del más allá. Dentro de las fronteras, el mantenimiento de orden se delegó a las milicias de los poderosos terratenientes, que se convirtieron en señores de la guerra. Poco a poco, el poder del emperador se quedó reducido a solo en nombre, hasta un día en 476 d.c., los señores de la guerra decidieron que ya no les hacía falta y deshicieron de él, poniendo el fin al imperio romano occidental.

Sin embargo, el imperio oriental se mantuvo intacto y sobrevivió mil años más hasta la caída de Constantinopla en 1453 d.c.. Fue una de las civilizaciones más prósperas durante la edad media.

Invasions_of_the_Roman_Empire_1

La edad de grandes migraciones

Analizando el contexto histórico, la situación de la civilización occidental contemporánea no tiene nada que ver con el imperio romano. Primero, se tratan de sistemas políticos, sociales y económicos totalmente distintos. Si la decadencia de Roma fue provocada por la inestabilidad política, golpes militares y invasiones de bárbaros, la época de la historia europea más semejante a esas situaciones sería la primera mitad de siglo XX, no ahora. Hablando de la influencia política y cultural, creo que no solo no estamos en capa caída, sino en proceso de expansión, porque cada vez más países por todo el mundo están adoptando nuestra forma de vivir, consumir, vestirse y pensar. Valores como el individualismo, el liberalismo, el método científico, la igualdad de géneros y la libertad sexual se están instalándose en muchas partes del mundo donde nunca habían existido. Es cierto que países como China e India tienen un peso político y económico mucho más importante que hace 50 años. Pero un chino e indio de ahora viven y piensan de una forma mucho más parecido a un occidental que hace 50 años.

Si un día llegase el colapso de la civilización occidental, en mi opinión, sería por causas ecológicas como el cambio climático, la extinción masiva, la contaminación y el agotamiento de recursos que provocarán grandes desastres naturales y altercados sociales. Pero en este caso, no será solo la civilización occidental que se colapsa, sino la civilización mundial.

La islamofobia vs la crítica a Islam

14 Sep

En las elecciones nacionales de Suecia el domingo pasado, el partido ultra Demócratas Suecos sacó casi 20% de los votos, mientras en Alemania del éste se organizaron marchas de neonazis. Durante los últimos años se ha registrado un notable crecimiento de apoyo a los partidos xenófobos en Europa. El nuevo chivo expiatorio suelen ser los refugiados, y sobre todo refugiados de países musulmanes.

germna-techno-protests-1068x639

Manifestación fascista en Alemania

Desde 11-S, la situación de la minoría musulmana en países de mayoría no-musulmán se ha convertido en un campo de minas. Mientras la mayoría de europeos, americanos y asiáticos orientales adoptan costumbres cada vez más liberales, individualistas e igualitarias, en muchas culturas musulmanas aún conservan las tradiciones patriarcales con una fuerte separación de sexos. Aprovechando este choque de costumbres, combinado con el auge de terrorismo islámico, los populistas han encontrado un chivo expiatorio ideal: un colectivo con valores opuestos a la tendencia laica, que además intente imponer lo suyo con la violencia. Por otro lado, los defensores de la democracia liberal tienden a proteger a la minorías musulmana a toda costa, descalificando a cualquier crítica a la comunidad musulmana como “Islamofobia”, a tal punto de justificar prácticas totalmente contrarias a los principios de igualdad.

La pregunta es: ¿qué es la diferencia entre hacer crítica a Islam, y la islamofobia?

En mi opinión, la crítica a Islam es una crítica hacia la ideología de Islam, o a la forma de practicar el islam. La islamofobia es el rechazo a cualquier persona de origen musulmán, da igual su forma de practicar la religión. La crítica a Islam se puede hacer tanto desde dentro de la comunidad islámica como desde fuera. Desde Marruecos hasta Indonesia, hay ciudadanos que luchan por la separación de religión con estado, por derechos de las mujeres y por la libertad sexual. Los críticos más feroces al régimen confesional iraní suelen ser iraníes en exilio, muchos de ellos creyentes de Alá pero radicalmente en contra de la imposición de la ley sharia.

main-qimg-e0f296bb516024ba4c9e67709c3d1e79-c

El burqa no es la tradición de ningún pueblo

Para mí, personalmente, hay ciertas costumbres de muchas culturas musulmanas que no estoy de acuerdo, sobre todo respecto a la relación entre hombres y mujeres. Pero dicho esto, no estoy de acuerdo con la separación de sexos bajo ningún pretexto: sea musulmán, cristiano o feminista. Tampoco estoy a favor de permitir el burqa en lugares públicos, no por su implicación religiosa, sino porque oculta la identidad de la persona lo lleva, igual que un tío encapuchado. Siempre mostraré mi rechazo a costumbres y valores que no estoy de acuerdo, pero jamás culparía a todos los musulmanes, porque sé que muchos musulmanes tampoco están de acuerdo con ellos y luchan para cambiarlos.

Los islamofóbos, por otro lado, difunde la propaganda para meter a todos los musulmanes en el mismo estereotipo negativo: machista, segregacionista, violento, terrorista, con las mujeres siempre vestidas bajo velos y burqas, y hostiles hacia las costumbres liberales y laicas. Tienden mezclar a posta conceptos tan distintos como árabe, musulmán, islamista, yihadista, como si todos se trataran de lo mismo, así extendiendo el odio no solo hacia personas que practican el Islam, sino a cualquiera con raíces familiares del Magreb y Oriente Medio, o cualquiera con un nombre como Mohammed, Rachid o Fátima. En Europa esta propaganda de odio ha sacado votos para los partidos ultraderechistas. En Myanmar ha provocado el genocidio de la minoría rohingya. En china, gracias al gobierno confundiendo a posta el independentismo de la minoría uigur con el terrorismo yihadista, la policía ha detenido a un millón de uigures para encarcelarlos  en “campos de reeducación“, sin ningún juicio o sentencia.

1522770311262

Los uigures son una minoría musulmana en el oeste de China

Con la gran migración de musulmanes de África y Oriente Medio hacia Europa, el proceso de integración no va a ser un camino de rosas, pero desde mi punto de vista, estigmatizar a todos los musulmanes, o en extensión a todos los refugiados o inmigrantes, no solo no va a aportar ninguna solución, sino empeorar aún más la convivencia y provocar brechas más profundas entre comunidades. En Francia, casi todos los yihadistas que cometieron atentados durante los últimos años vinieron de familias laicas con costumbres europeas. Pero al sentirse excluidos de la sociedad después de haber hecho tal esfuerzo de asimilación, terminaron buscando su sentido de identidad en el Islam más radical para vengarse de la sociedad donde se crió pero nunca logró formar parte.

Si los europeos no quisiéramos perder nuestros valores laicos, igualitarios y liberales frente a la migración musulmana, lo más importante, desde mi punto de vista, sería fomentar la comunicación entre distintas comunidades, prevenir la formación de guetos, y demostrar que un musulmán que adopta los valores occidentales será totalmente aceptados en la sociedad como un europeo más, sin sufrir ningún tipo de estigma por su fé, sangre o apellido.

1026876437

Refugiados en Suecia