Archivo | agosto, 2017

El ciberterrorismo: un arma de división masiva

24 Ago

Tras los atentados en Barcelona el jueves, 17 de Agosto, en los periódicos, revistas y blogs se han publicado docenas de artículos analizando la causa y el impacto de esta barbaridad, pero ninguno me ha impresionado más que este, titulado “ISIS: manipulación y post-terrorismo en la era de las redes sociales“, por su análisis de la estrategia de DAESH de provocar la caída de la civilización occidental no por las personas que mata en los atentados, sino por las broncas que se montan en las redes sociales después. Como el artículo es bastante largo, dedico este post para hacerlo un resumen, añadiendo algunas opiniones mías.

Detención de los terroristas

¿Qué es DAESH?

DAESH, ISIS, ISIL o el Estado Islámico, es un país/milicia/grupo terrorista formado por musulmanes suníes, que reivindica la interpretación más estricta del Corán. Sus orígenes se remontan a los años posteriores a la invasión estadounidense de Irak en 2003, durante la guerra sectaria entre suníes y chiítas.

Su motivación principal es el odio hacia todo lo que es diferente a ellos, que incluyen a musulmanes chiítas (su archienemigo), kurdos (de todas religiones), infieles, y musulmanes suníes que no practican el Islam como ellos mandan. Su visión del mundo es muy binario: eres uno de ellos, o eres el enemigo que debe ser aniquilado.

A pesar de autoproclamarse como el defensor de musulmanes suníes reprimidos por chiítas o poderes occidentales, el porcentaje de musulmanes suníes que simpatiza con su causa es relativamente bajo. Según una encuesta realizada en 2015, varia desde 21% en Siria hasta 2% en Egipto. A pesar de ocupar un territorio entre Irak y Siria, muchos de sus integrantes son extranjeros procedentes de todo el mundo, desde bosnios y tunecinos hasta chechenos y afganos.

¿Cuáles son los valores del occidente?

En general, lo que llamamos “occidente” se refiere una civilización plural formada por varios estados, culturas, nacionalidades, etnias, religiones, ideologías y formas de vida que se rigen por unos valores en común: el respeto a los derechos humanos, la separación de la religión del estado, la igualdad de géneros, etnias y credos, la libertad individual, y el equilibro entre el estado de bienestar y la economía de mercado libre.

Pero precisamente debido a esta libertad y pluralidad que tanto apreciamos, los occidentales estamos siempre discutiendo unos con otros por cuestiones de ideología política, sentido de identidad nacional, desigualdad económica o discriminación étnica/sexual. Pero distinto a los países en dictadura y guerra civil, preferimos resolver nuestras diferencias a través de negociaciones, pactos y reformas legales, en vez de con bombas, tiroteos y hostias. Al menos en teoría.

La pluralidad es una identidad integral del occidente

La formación de guetos en las redes sociales

Las redes sociales han aportado una herramienta donde cualquiera puede opinar sobre cualquier tema con cualquier persona en cualquier parte del mundo. Es un lugar donde todo el mundo puede hacerse pasar por experto en cualquier tema.

Debido a su carácter instantáneo, la mayoría de las discusiones políticas se convierten en un duelo de reacciones viscerales. Todas las ideologías, sean de izquierdas o derechas, catalanista y españolista, feminista o machista, liberal o conservador, vegana o carnívora, se comportan como identidades sectarias y blindadas, incapaces de escuchar ninguna opinión que no conforma con su doctrina, con el único argumento de “si no piensas como yo, eres un imbécil”.

Como todas las discusiones políticas acaban en descalificaciones e insultos, la reacción de mucha gente es bloquear a todos los que opinan distinto. Con esta tendencia, se han creado burbujas ideológicas, cámaras de eco y universos digitales paralelos, donde todo el mundo solo escuchan opiniones afines a las suyas, dándole una falsa sensación de seguridad.

Un típico ejemplo es la elección de Trump. Hasta el día después de las elecciones, muchos votantes demócratas lo veían como nada más que un payaso que nunca llegaría a ser presidente. ¿Por qué? Porque ellos mismos habían bloqueado a todas las cuentas que se pronunciaban a favor de él.

A todo eso hay que añadir los miles de bulos que circulan por las redes. No importa que algo sea cierto o no si confirma mi manera de pensar. Si no te gustan los refugiados, creerás en cualquier “noticia” que los retratan como criminales. Si eres republicano, creerás en cualquier cuento en contra de la monarquía. Y si tu burbuja es muy cerrada, puede que ni siquiera te enteres de que esos hechos sean falsos.

Así es como internet consigue crear realidades personalizadas que nada tienen que ver con la realidad objetiva.

Las redes como arma de manipulación

No ha tardado mucho tiempo para que algunos “listos” empiezan a aprovechar el borreguismo digital para provocar inestabilidad en la sociedad occidental.

El caso más conocido es la interferencia de Rusia en las elecciones en EEUU, Francia y Holanda a través de hackers políticos. Esos hackers no son los típicos nerds que pasan el día encerrado en el cuarto de la casa de sus padres, sino dueños de webs de nula fiabilidad que publican historias manipuladas o totalmente falsas a cambio de ingresos publicitarios, y cuentas falsas de twitter que publican opiniones incendiarias que la gente retuitea y da a like porque sienten lo mismo, pero no se atreven a expresarlo.

La intención de Rusia es fomentar el nacionalismo, racismo y xenofobia en Europa y EEUU para que gobiernen candidatos autoritarios y extremistas. ¿Por qué? Porque así el occidente, esta sociedad plural pero unida, se divide, se pelea y se debilita. Y mientras tanto, Rusia puede expandir su poder de influencia en los territorios de disputa.

El objetivo de DAESH es parecido.

Un típico hacker político no tiene el perfil de Lisbeth Salander

DAESH y el “yihad digital”

En The management of savagery (La gestión del salvajismo), la guía de cómo construir tu propio califato, el ideólogo y estratega del DAESH, Abu Bakr Naji, describe la necesidad de manipular a Occidente para cometer lo que él llama una “aniquilación cultural.”

¿Cual es la estrategia? A través de los atentados, provocar una ruptura en la sociedad occidental aprovechando la división de las identidades existentes para que unas echen la culpa a otras, hasta el fracaso total de la convivencia. Las primeras víctimas serán los musulmanes que residen en el occidente, lo que ellos llaman “la extinción de la zona gris“.

Con los atentados dirigidos a matar personas inocentes, DAESH pretende provocar un rechazo general a los musulmanes, haciendo que la gente meta a todos los musulmanes, tanto los nacidos en Europa como los que llegaron como inmigrantes o refugiados, en el mismo saco con los terroristas. Y cuando más discriminación sufren, más musulmanes estarán dispuestos de unirse a la causa del Estado Islámico.

Propaganda DAESH

Algunas estimaciones dicen que DAESH controla 70.000 cuentas de Twitter y Facebook. Algunas sirven para difundir su propaganda, otras para difundir bulos incendiarios y reclutar soldados. ¿Pero qué es lo que atraen a jóvenes musulmanes europeos a la causa yihadista, sobre todo es para inmolarse?

Su principal objetivo son chavales de familias musulmanas que no se sienten aceptados en el occidente, para ofrecerles consuelo y una promesa de gloria.

Imagínate un hijo de magrebíes nacido en Francia y Bélgica, que a pesar de todo el esfuerzo de su familia de adoptar costumbres europeas, les siguen tratando como forasteros. DAESH ha capitalizado en sus frustraciones para ofrecerles un sentido de identidad firme y una oportunidad de convertirse en mártir. Otra clase de reclutas son ex-convictos. DAESH les ofrece una oportunidad para limpiar sus pecados si se inmolan en un atentado.

Propaganda Daesh

Sabe hablar la lengua de los jóvenes. En sus páginas web hay videos musicales, referencias a videojuegos y películas de acción, mezclados con su propia propaganda ideológica. El religioso fanático ya no se representa como un hombre barbudo rodeado de cabras que vive en cuevas, sino con un joven de aspecto “guay” con cuenta de Instagram, que sale de fiesta y se saca “selfies”.

Y no, no hace falta haber leído el Corán o saber nada de la doctrina de Islam. La filosofía de DAESH is extremadamente simplista. Si uno cumple con determinados comportamientos, será uno de ellos, si no, será un infiel. El mundo es blanco y negro, cero o uno, sin zonas grises.

Solo mueres una vez

La trampa de DAESH

Si el objetivo de los atentados fuera para sembrar odio y división en la sociedad occidental, aquellos que después del atentado de Barcelona habían echado la culpa a Ada Colao por no haber puesto borlados, aquellos que habían montado la polémica con el uso de la lengua catalana en la declaración de la Generalitat, aquellos que habían acusado sus adversarios políticos de apología de terrorismo, aquellos que habían difundido bulos sobre el apoyo de los musulmanes españoles al atentado, y aquellos que habían vomitado discursos de odio contra todos los “moros”… habrían caída exactamente en la trampa del grupo terrorista.

Uno de los valores más fundamentales del Occidente es que cada uno es solamente responsable por sus propios actos y que nadie puede ser premiado o castigado por el hecho de pertenecer a un colectivo. Así que, si no sabes la diferencia entre ser árabe, musulmán, islamista y yihadista y además te da igual porque para ti son “la misma mierda”, en el fondo, tu forma de pensar ya es más parecida a la de DAESH que a los valores occidentales.

Y eso es precisamente lo que pretende conseguir el Estado Islámico cuando se refiere a la “aniquilación cultural” del occidente.

Anuncios