Tag Archives: bulos

El impacto de las redes sociales en el comportamiento humano

9 Jul

Una de las mayores revoluciones que ha sucedido en el siglo XXI es la llegada de internet, y durante los últimos 5 años, la popularización de las redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Youtube y LinkedIn. Por supuesto, todas las revoluciones tecnológicas traen consigo grandes transformaciones en la sociedad humana y esta no es ninguna excepción. En este artículo me gustaría hablar de los cambios más importantes que he observado en mi entorno.

Es más fácil conectarse con amigos que no ves a menudo

Eso me pasa sobre todo con Facebook, donde tengo a amigos de todas las etapas de mi vida. Antes de las redes sociales, cuando no veías a alguien durante meses o años, no sabías nada de su vida. Y cuando os volvíais a quedar, teníais que poneros al día de todo lo que os había pasado durante ese tiempo. Con Facebook, te enteras de la evolución de la vida de tus amigos a grandes rasgos: si se han mudado, se han casado, han tenido un hijo, se han enganchado al Pokemon Go, o han sufrido un accidente etc. Había una vez que quedé con un amigo con lo que llevaba tiempo sin ver. Hablamos de cuánto fue la última vez que nos habíamos visto en persona, y resultaba que ya había pasado 4 años. Pero la sensación no era tan lejana, porque durante todo ese tiempo nos habíamos dado señales de vida por Facebook.

Este contacto constante también ha facilitado la petición de favores entre amigos que no se ven a menudo. Por ejemplo, cuando tienes alguna duda que resolver y sabes que uno de tus amigos es el experto en el tema, pero no lo has visto durante más de 2 años. Sin las redes sociales, sería raro si de repente le llamaras solo para hacerle esta pregunta. Pero cuando estáis en contacto por Facebook y WhatsApp, esta situación resultaría mucho menos incómoda.

Te permiten conocer mejor a los contactos nuevos

Entre la gente nueva que acabas de conocer o amigos de colegio que te vuelven a encontrar después de muchos años sin contacto, Facebook, Instagram y Twitter te permiten conocer sus aficiones, gustos, inquietudes, manías, sentido de humor, ideas políticas y diversos rasgos de su personalidad, solo por el contenido que publican y los “me gusta” que dan.

Efectivamente, las redes sociales han aportado un nuevo medio donde cada uno puede exponer su personalidad al resto del mundo para atraer mentes afines.

Te facilitan conocer gente con los mismos gustos

Los grupos de Facebook han facilitado mucho el contacto entre personas que comparten aficiones, intereses u objetivos. Para alguien que se muda a una ciudad donde no conoce a nadie, basta con apuntarse a un grupo de Facebook donde se reúne gente que practica alguna de sus aficiones, como correr, jugar a tenis, bailar swing, ir al cine o practicar Parkour, ya podría encontrar personas con las que realiza actividades. Hablando de encontrar pareja o compañeros sexuales, la búsqueda se ha hecho aún más fácil con páginas de contacto como OKCupid y Fetlife, sobre todo para personas con orientaciones, gustos y fetiches especiales.

Antes de que existieran las redes sociales, el proceso de integración podría resultar mucho más lento, ya que uno tenía que moverse físicamente entre todos los ambientes para ver en cual encajaba más, y no todo el mundo disponía del tiempo ni de los recursos.

Las redes sociales han facilitado conocer gente para actividades sociales y deportivas

Es más fácil resolver dudas y obtener consejos

El Internet es una fuente de información, pero lo que ha enflorecido durante los últimos años son los blogs y video blogs donde cada uno narra sus experiencias personales, que pueden servir como consejos para otros. Por ejemplo, para un español que quiere emigrar al Reino Unido para buscar trabajo y quiere obtener una perspectiva más personal de la sociedad británica, en Youtube podría encontrar docenas de videos de españoles viviendo en el Reino Unido narrando sus vivencias e impresiones.

Yo, en plena adolescencia, me mudé con mi familia de Taiwan a mi Inglaterra natal después de pasar 5 años ahí. Me encontraba como un extraño en mi propio país y el proceso de adaptación fue durísimo. Lo peor de todo era que no tenía con quién compartir mis dudas, inquietudes y frustraciones, y durante años, pensaba que el único que tenía la culpa era yo por no pensar, sentir o comportarse como un típico adolescente británico. Con las redes sociales, me imagino que si un chaval atravesase la misma situación a día de hoy, lo tendría mucho más fácil, porque podría consultar docenas de videos y blogs de personas que han vivido experiencias parecidas que le servirán de consejos. Más probable, no habría cometido la mitad de errores que había cometido yo en mi época.

La  ignorancia por exceso de información

Según Umberto Ecco:

“Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel.”

Precisamente porque cualquier persona puede publicar sus opiniones en internet, la red también se ha inundado de información falsa. A parte de publicaciones científicas y artículos de prensa, también hay miles de blogs personales, algunos con formatos de periódicos serios, que cuentan cualquier historia, cualquier teoría y cualquier hecho con o sin evidencias científicas. Como resultado, cualquier punto de vista puede encontrar artículos en internet que lo justifican y respaldan.

Desde el comienzo de la crisis, mucha gente ha perdido fé en las instituciones oficiales y la prensa, y ha empezado a creer en cualquier cosa que lee por el internet por lo tanto que le hace sentir bien o que confirma sus prejuicios. Cada vez que debato con personas sobre temas como el cambio climático y la efectividad de las vacunas, para cada enlace que comparto de medios como TED, New Scientist o National Geographic demostrando que las actividades humanas sí que causan el cambio climático y que las vacunas no causan autismo, los negacionistas comparten artículos de blogs que dicen todo lo contrario. Cuando les digo que las fuentes que cito proceden de estudios científicos realizados por universidades de prestigio, me dicen que todo está patrocinado por los bancos, gobiernos y empresas multinacionales para contar mentiras. Con argumentos así, ¿cómo se puede continuar el debate?

Durante los últimos años, las noticias falsas por las redes sociales están influenciando hasta los resultados electorales, como en el caso de la victoria de Brexit y Donald Trump. Sin embargo, a pesar de que muchos bulos fueron desmentidos una tras otra vez por fuentes oficiales, mucha gente sigue creyéndolos, porque según ellos, son las fuentes oficiales que mienten.

Se han normalizado los insultos, amenazas y discursos de odio

Mucho antes de que todo el mundo tuviera una cuenta de Twitter, yo ya participaba en varios foros de temas que me apasionan como la historia, los temas sociales y la antropología. Lo que me sorprendió era la cantidad de comentarios abiertamente racistas, homófobos y misóginos que se publicaban ahí, y las ganas de algunos foreros de buscar bronca con otros a través de insultos y provocaciones gratuitas. No sabía si era el mundo que se había vuelto loco, o es que siempre había tanto odio en la sociedad pero antes de la época de internet, no había un lugar donde la gente pudiera desahogárselo en público.

Lo cierto es que las redes sociales han permitido gente expresar ciertos sentimientos o comentarios que no se atrevería a hacerlo en la calle. Por ejemplo, a nadie se le atreve decirle a un transeúnte a la cara que el peinado que lleva es muy feo, pero en internet tiene toda la rienda suelta de soltar lo que le da la gana. Pero en mi opinión, lo más peligroso es que en la sociedad humana, lo “normal” se define como el comportamiento de la mayoría de la gente. Antes, cuando nadie se atrevía a expresar opiniones racistas y misóginas, insultar a desconocidos o meterse con gente por su apariencia física en público, aquellos comportamientos no eran considerados normales y eran universalmente condenados. Ahora, como ocurre con tanta frecuencia por internet, ya se ha convertido en algo normalizado, y para mucha gente ya es totalmente aceptable.

Así no es de sorprender que las redes sociales se han convertido en la herramienta perfecta para la propagación de ideas ultras. Siempre ha habido gente racista, xenófoba o religiosa fanática, pero antes de internet, sus discursos no llegaban más lejos de sus 4 colegas en el bar. Ahora, con twitter, los discursos de odio pueden llegar a millones de personas, facilitando la movilización de masas alrededor de estos sentimientos.

Os dejo con la charla de un Wael Ghonim, uno de los lideres de la primavera Árabe en Egipto, que nos advierte sobre el poder y los peligros de las redes sociales.

La definición de las personas mediocres

1 Dic

Para mí, las personas mediocres no tienen por qué ser personas malas, sino personas que no tienen nada que aportar. De hecho, todos tenemos algo de mediocridad (yo mismo sobre todo). ¿Pero qué es una persona mediocre? Así daría yo la definición:

  • Anda persiguiendo las tendencias. Si montar en bici está de moda, monta en bici, si hacer yoga está de moda, practica yoga, pero lo hace sólo para seguir la corriente y para parecer guay delante los demás. Pero el momento en que esta actividad deja de estar de moda, ya la abandona.
  • Es consumista y materialista. Su valoración de sí mismo y de los demás se basa principalmente en la cantidad de material que posee. Su mayor sueño es vivir en una casa grande, conducir un coche caro y vestirse de la última moda.
  • Da mayor importancia a su aspecto físico que la salud. Si hace deporte, es para adelgazar o marcar músculos, nunca para mejorar la salud física o el bienestar psicológico.
  • Admira a todo lo que vienen de los países ricos, pero es xenófobo hacia las personas y culturas de países pobres. Es capaz de menospreciar la gastronomía etíope y senegalesa por ser “cutre”, pero devora con gusto las hamburguesas de MacDonalds.
  • Anda buscando soluciones milagro. Si quisiera perder peso o ganar dinero, buscaría los esquemas de máximo efecto con mínimo esfuerzo, incluso cuando los efectos nocivos a la salud o los riesgos de estafa son muy elevados.
  • Le encanta la prensa sensacionalista. Cuanto más morboso, más escandaloso y más alarmista mejor. Al ver el telediario, se emociona hasta llorar o enfadarse al ver una noticia, pero nunca analiza las causas o los efectos, y todavía menos cuestiona los efectos de la manipulación.
  • Cree en cualquier bulo que circula por las redes sociales y lo va difundiendo a todos sus contactos, sobre todo cuando tiene un mensaje escandaloso.
  • Elige para su círculo social a personas del mismo sexo, misma edad, misma orientación sexual y misma situación de pareja, aunque no comparten ningún valor o interés en común.
  • Si es heterosexual, la única razón en que se arrima a una persona del sexo opuesto es para enrollarse. Nunca mantendría amistades del sexo opuesto.
  • Tiene envidia a los que tienen éxito y busca cualquier excusa para atacarles. Si no en el ámbito profesional, en el ámbito personal.
  • Piensa que el bienestar de la sociedad, o de cualquier colectivo, es responsabilidad de los demás y sobre todo de las autoridades. Es capaz de tirar basura en un parque y luego quejarse de los servicios de limpieza.
  • Sólo se preocupa de una injusticia cuando el afectado es él mismo. Cuando lo pasa a otra gente, busca cualquier excusa para no involucrarse.
  • Es reivindicativo sólo para sus propios derechos, aunque cuando pisan a los derechos de los demás, pero en este caso, siempre se justifica.
  • Critica a otras personas por hacer las mismas cosas que hace él, cuando a él le molesta.
  • Echa la culpa de todos sus fracasos y todas las situaciones adversas que sufre, a los del lado. Nunca asume responsabilidad de nada.

¿Te consideras una persona mediocre?