Tag Archives: religión

Lo que dice la ciencia sobre “razas humanas”

14 Jul

Un tema muy polémico en la antropología es la pregunta: ¿existen razas humanas?

Para contestar esta pregunta, primero tenemos que definir la palabra “raza” en el sentido biológico. Y aplicando el mismo criterio, vamos a averiguar si los seres humanos puedan ser clasificados del mismo modo.

"Razas del hombre", siglo XIX

“Razas del hombre”, siglo XIX

La definición de “raza” en biología

En biología, “raza” normalmente se refiere a “subespecie“. ¿Pero qué es una “subespecie”?

Una “especie” biológica se refiere a un conjunto de organismos que pueden reproducirse entre sí y tener descendientes fértiles. Los leones son una especie, los lobos son una especie, los osos polares son una especie… Una “subespecie” se refiere a poblaciones de la misma especie con diferencias biológicas marcadas entre sí, pero siguen pudiendo reproducirse unos con otros.

El lobo (canis lupus), tiene 37 subespecies (canis lupus dingo, canis lupus lupus), correspondiendo a varias zonas geográficas, una de las cuales es el perro doméstico (canis lupus familiaris).

Subespecie: cans lupus lupus

Subespecie: cans lupus lupus

Subespecie: canis lupus dingo

Subespecie: canis lupus dingo

¿Cómo se divide una especie en varias subespecies?

Cuando miembros de una misma especie se separan en varios grupos y asientan en distintas regiones geográficamente aisladas, cada grupo evolucionará rasgos distintos debido a la endogamia. Cuando este aislamiento dure suficientes generaciones, los grupos podrán tomar caminos de evolución tan distintos que se convertirán en especies distintas, pero antes de llegar a este nivel, habrá una época en que cuando los distintos grupos vuelven a encontrarse, sus miembros aún pueden reproducirse entre sí y tener descendientes fértiles, a pesar de sus diferencias morfológicas.

Todavía no hay un consenso científico en el nivel de divergencia entre 2 poblaciones para clasificarse como “subespecies”, pero en general, hace falta que la diferencia genética entre cada población sea mayor que 30% de la diversidad genética total de la especie. Eso normalmente necesita un aislamiento durante miles de generaciones, con cero intercambio genético entre grupos.

Distribución de las subespecies de lobo

Distribución de las subespecies de lobo

Las “razas” de animales domésticos

Hablando de “razas” en animales domésticos, como perros, vacas o gatos, normalmente no se refiere a “subespecies”, sino a un grupo de estos animales que comparten ciertos rasgos físicos y comportamientos como fruto de la selección artificial.

Para criar una raza de perros de determinados rasgos, los criadores puedan empezar con una población basal de 100 machos y 100 hembras y encierran juntos los 10 machos y las 10 hembras que más poseen los rasgos deseados. Entre ellos reproducirán una generación de cachorros que tendrían ciertos rasgos más destacados que la generación anterior. Entre esta siguiente generación, los criadores repetirán el mismo apareamiento selectivo… 4 generaciones después, ya tendrán una raza nueva.

Entre perros, la gran mayoría de las razas sólo han sido criadas en los últimos 2 siglos, y siguen existiendo sólo porque los criadores continúan la práctica la crianza selectiva, bien por el capricho de los dueños, o por las labores que realizan.

Razas de perro

Razas de perro

El caso de los humanos

Los humanos modernos, homo sapiens, surgió hace 200.000 años en África y hace unos 60.000 años, unos pocos individuos salieron del continente. Desde entonces, nuestros ancestros han tomado una compleja red de rutas migratorias para poblar todos los continentes del mundo.

A pesar de las grandes distancias que separaban a unas poblaciones humanas de otras, pocos pueblos se han quedado totalmente aislados durante miles de años. Desde el paleolítico, siempre ha habido viajeros y tribus migratorias que recorrían largas distancias, que apareaban con gente de poblaciones lejanas y así manteniendo un constante flujo genético entre África, Oriente Medio, Europa y Asia. Según el análisis de nuestro ADN, sólo un 15% de la diversidad genética de nuestra especie depende del origen geográfico de la población en cuestión, bastante menos que el 30% necesario para clasificarse como “subespecies”.

Migraciones prehistóricas

Migraciones prehistóricas

En general, las pueblos geográficamente más cercanos comparten más afinidades genéticas, pero la relación no es lineal, porque en África, la cuna de la humanidad, hay mayor diversidad genética que el resto de los continentes juntos.

Así que, por consenso unánime de la comunidad biológica, todos los seres humanos vivos pertenecen a la misma especie, homo sapiens, y a la misma subespecie, homo sapiens sapiens. Aplicando este criterio, no existen razas humanas, o todos los seres humanos pertenecen a la misma raza.

La diversidad genética del pueblo bosquimano es mayor que el resto de los continentes juntos

La diversidad genética del pueblo bosquimano es mayor que el resto de los continentes juntos

¿Entonces, por qué somos tan distintos?

La afirmación de que “no existen razas humanas” no pretende decir que todos los humanos somos iguales, tampoco niega las diferencias entre gente de distintas regiones, sino sólo afirma que la diferencia genética entre distintas poblaciones humanas no es suficiente para clasificarnos como “subespecies”.

Los rasgos humanos externos, como el color de la piel y la forma de la nariz o los ojos, son fruto de varios factores: la expresión genética para adaptarse al entorno (fenotipo), la selección natural bajo distintas condiciones climáticas, la deriva genética, las normas de selección sexual, la dieta, y el mestizaje con otras poblaciones. Pero en general, las diferencias son muy superficiales y sufren constantes cambios.

Reconstrucción de un hombre de Rusia hace 35000 años.

Reconstrucción de un hombre de Rusia hace 35000 años.

La gran mayoría de los rasgos “raciales” que atribuimos a cada región es una evolución muy reciente. Según hallazgos arqueológicos, los indígenas americanos de hace 9000 años no se parecían mucho a los de ahora, los europeos de hace 8000 años tenían piel oscura y ojos azules, el pelo rubio apareció por primera vez hace solamente 10.000 años, y ningún cráneo encontrado en China hace más de 7000 años tenían los típicos “rasgos asiáticos”.

Estudios de ADN demuestran que los europeos modernos descienden de la mezcla de 3 poblaciones distintas hace apenas 5000 años: los cazadores autóctonos, los agricultores de Oriente Medio y los ganaderos de la estepa rusa. Más probable, ninguna de estas 3 poblaciones tenía los rasgos “raciales” de los europeos actuales, que surgieron como la mezcla de los 3.

Reconstrucción de europea occidental (Francia) hace 20.000 años

Reconstrucción de europea occidental (Francia) hace 20.000 años

Dicho esto, debido a adaptaciones a distintos entornos, la diferencia entre el sistema digestivo e inmunitario puedan variar bastante entre poblaciones. Un buen ejemplo es con las tribus aisladas de las Amazonas, cuyos miembros no tienen inmunidad a la mayoría de las enfermedades de las ciudades. Pero eso no es una cuestión de “raza” sino de adaptación, porque hay otras poblaciones indígenas de Brasil que comparten estrecho parentesco con las tribus aisladas pero sí que tienen inmunidad, gracias a siglos de exposición. Otro ejemplo es la tolerancia a lactosa, que lo tienen 100% de europeos de norte, 60% de europeos de sur, pero sólo 20% de asiáticos orientales.

Tribu amazónica

Tribu amazónica

El uso de la palabra “raza” en el lenguaje cotidiano

Coloquialmente, la palabra “raza” a menudo se usa para referirse a un grupo de personas que comparten ascendencia, origen geográfico, rasgos físicos o raíces culturales, pero el uso carece de validez científico, es totalmente subjetivo y la definición varia según el contexto.

En EEUU, por ejemplo, un censo racial en 1903 clasificaba a los inmigrantes anglo-germánicos como miembro de la “raza teutónico”, los irlandeses como miembros de la “raza celta”, los españoles e italianos eran de la “raza ibérica”…., Ahora todos los europeos son clasificados como de “raza blanca”, que suele excluir las poblaciones de Turquía, Líbano, Siria, Irán y Afganistán por tener religión musulmana, a pesar de que la mayoría de ellos son físicamente muy parecidos de los europeos de sur.

La definición de "raza blanca" a día de hoy suele excluir a todos los musulmanes, como los iraníes.

La definición de “raza blanca” a día de hoy suele excluir a todos los musulmanes, como los iraníes.

La diferencia ente “raza” y “grupo étnico”

Muchas veces, cuando decimos “raza”, lo que realmente queremos decir es “grupo étnico”.

Científicamente, “raza” es una terminología puramente biológica y genética, “grupo étnico” es un tema antropológico para describir un grupo de personas que comparten la misma identidad social, cultural y ancestral.

Por ejemplo, los kurdos son un “grupo étnico” porque representa a una población que habla la lengua kurda y practica las costumbres kurdas. Es cierto que la mayoría también descienden de padres kurdos, pero lo que hace el kurdo no es la sangre, sino la identidad cultural. Por ejemplo, los nietos de inmigrantes kurdos en Canadá que no hablan kurdo ni tienen conocimiento de sus raíces culturales, ya dejarán de ser miembro del pueblo kurdo.

Sin embargo, hablando de la “raza kurda” es un científicamente erróneo, porque por ser kurdo, uno no necesariamente se distingue biológicamente de un pueblo vecino, como los armenios, los árabes o los turcos.

Milicianas kurdas contra ISIS

Milicianas kurdas contra ISIS

Los tópicos raciales

Todos sabemos que hay muchos tópicos raciales, sobre todo en el terreno de deportes, porque hay algunas disciplinas, como el baloncesto y las carreras de correr, parecen ser dominadas por negros; otras, como la natación y el ciclismo, parecen ser dominadas por blancos.

Es cierto que la distinta fisonomía de las poblaciones pueden influir, pero la cultura y el estilo de vida también es un factor muy importante.

Carrera en Kenia

Carrera en Kenia

Por ejemplo, los altos tienen ventaja jugando a baloncesto y entre afroamericanos hay mucha gente alta, pero también es porque dentro de la comunidad negra en EEUU, el baloncesto es un deporte muy popular y muchos lo juegan desde pequeño.

Pero la situación no siempre ha sido así: en los años 20 y 30, la gran mayoría de los jugadores de baloncesto en EEUU eran judíos, porque en aquella época, eran ellos que vivían en los barrios marginales donde la vida social se centraba en las canchas de baloncesto.

Lo mismo sucede con el boxeo. Durante los años 40 y 50, muchos boxeadores norteamericanos eran de ascendencia italiana y judía. De los 60-90, la mayoría eran afroamericanos. Ahora, la mayoría son de origen latino o de Europa del éste.

Rocky Marciano vs Joe Louis, 1951

Rocky Marciano vs Joe Louis, 1951

En conclusión

El significado de la palabra “raza” varia según el contexto: si estamos hablando de biología (subespecie), de animales domésticos o de grupos humanos. Pero lo importante es, hay que saber que se tratan de conceptos totalmente distintos que no tienen paralelos.

 

Anuncios

Àrabes, moros, musulmanes e islamistas – una aclaración

7 Abr

Para mucha gente en los países occidentales, las palabras árabe, moro, musulmán e islamista suelen ser sinónimos. A menudo, hasta los medios de comunicación serios cometen errores garrafales en llamar a cualquier país musulmán un país “árabe” y a cualquier musulmán un “islamista”. Con este post me gustaría hacer una introducción de la definición correcta de estas terminologías.

El país con mayor población musulmana no es ningún país árabe, sino Indonesia

El país con mayor población musulmana no es ningún país árabe, sino Indonesia

Árabe

Se refiere a un grupo etnolingüística cuyo origen procedió de la península árabe, pero a día de hoy se extiende por todo el Oriente Medio y África del Norte. Según la clasificación lingüística, el árabe pertenece a la familia semita y es un pariente cercano de hebreo.

Los “árabes” engloban a todos los pueblos cuya lengua se deriva del árabe clásico, que incluyen a la mayoría de los países de la península árabe (Arabia Saudita, Yemen, Oman, Emiratos Árabes), el Oriente Medio (Irak, Jordania, Siria, Líbano) y el norte de África (Egipto, Libia) y un importante segmento de la población de Túnez, Marruecos, Argelia y Mauritania. La expansión árabe por el norte de África se realizó durante la conquista de Islam en el siglo VII y la posterior asimilación de las poblaciones autóctonas a su cultura.

Religiosamente, La mayoría de los árabes son musulmanes, pero también hay una importante minoría de cristianos, sobre todo en Egipto (15% de la población), Siria (10%) y Líbano (40%).
Países como Turquía, Irán y Afganistán, a pesar de estar situado en el Oriente Medio con mayoría musulmana, NO SON ÁRABES porque no comparten el idioma. En Túnez, Argelia, y Marruecos, la población es una mezcla entre árabes y bereberes. Estos últimos tampoco son árabes.

Mapa de países árabes

Mapa de países árabes

Moro

Esta palabra vino de la época romana en referencia a la población del norte de África (excluyendo Egipto), que los romanos llamaban Mauretania.
Los moros incluían a poblaciones de origen bereber (que no tienen nada que ver con árabes) y colonos fenicios y griegos. Mauretania era una de las regiones más romanizadas del imperio. De hecho, el emperador Séptimo Severo, que gobernó a finales del siglo IIera de origen “moro”.

El emperador romano Caracalla, que construyó los famosos baños, era de origen "moro"

Caracalla, hijo de Séptimo Severo, que construyó los famosos baños, era de origen “moro”

En el siglo VII, cuando los árabes sometieron al norte de África, muchos moros se convirtieron a Islam, y como la mayoría de los musulmanes que conquistaron Hispania eran nativos del norte de África, en español la palabra moro empezó a referirse a cualquier musulmán, sea de origen árabe, bereber o muladí (hispanos convertidos al Islam). Hasta el siglo XVI, cuando los españoles colonizaron las Filipinas, llamaron a los musulmanes locales moros, aunque no tenían nada que ver con el norte de África.
A día de hoy, coloquialmente la palabra moro puede tener 2 significados:
• Un nativo del Magreb
• Cualquier musulmán, normalmente en tono despectivo

Muchos "moros" son de origen bereber, como esta familia marroquí

Muchos “moros” son de origen bereber, no árabe, como esta familia marroquí

Musulmán

Se refiere a creyentes de la religión de Islam, independiente de nacionalidad o origen étnico.

El Islam era una religión fundada por los árabes, pero luego se difundió por el resto del mundo. A día de hoy, hay casi 1600 millones de musulmanes en el mundo, pero solo 20% son árabes. Los países con mayor población musulmana son Indonesia (casi 200 millones), Pakistán, India y Bangladesh.
Los musulmanes también se dividen en 2 principales ramas religiosas: suníes y chiitas, ambos creen en el profeta Mahoma, pero los segundos consideran su yerno Ali como el legítimo sucesor.

Mapa de importantes poblaciones musulmanas del mundo

Mapa de importantes poblaciones musulmanas del mundo

Grado de religiosidad entre musulmanes

Aunque los occidentales solemos asociar el Islam con mujeres veladas, una estricta separación de sexos, un rígido patriarcado, la abstención de cerdo y alcohol y rezar 5 veces al día, en realidad, el grado de religiosidad varía de forma enorme de país a país, individuo a individuo. En general, se puede clasificar por las siguientes tendencias:

No-creyentes: gente que se identifica con la religión solo por herencia familiar, pero no practica casi nada las costumbres religiosas.

Creyentes abiertos: gente que practica la religión pero con costumbres modernas. Las mujeres no llevan velo y los dos sexos suelen socializarse juntos. Pero a pesar de adoptar muchas costumbre occidentales como beber alcohol y bailar en discotecas, la mayoría reza con regularidad a Alá, practica el ramadán y se abstiene de comer cerdo.

Creyentes conservadores: gente que sigue las normas religiosas en su conducta cotidiana. Mantiene una estricta separación de sexos donde las mujeres siempre van tapadas. En algunos casos, los matrimonios son concertados.

Radicales, que practican los mandamientos del Corán a pie de la letra, como aplicar el código penal de Sharia para los delitos religiosos. Por supuesto, la interpretación del Corán es muy subjetiva, y la mayoría de los grupos que llamamos “fundamentalistas” hacen que su manera particular sea la única verdadera, calificando todo el resto de “herejes”.

La mayoría de las poblaciones musulmanas tienen una mezcla de las 4 tendencias. Pero en general, en los Balcanes, Rusia y las ex repúblicas soviéticas predominan las primeras 2, y en países como Pakistán, Arabia Saudita, Bangladesh y Jordania y predominan las últimas 2.

Los musulmanes radicales que pretenden establecer un estado confesional con un código civil y penal basado en el Corán se llaman islamistas.

A día de hoy, en varios países musulmanes hay una profunda división entre islamistas y laicos, que se ha radicalizado después de la Primavera Árabe, pero eso ya es otro tema de que hablaré en otro post.

Los medios de comunicación a menudo llaman “islamista” a cualquier musulmán, que no sólo es una terminología errónea, sino también crea una confusión potencialmente peligrosa.

La mayoría de la población kazaja son musulmanes, como los jóvenes de esta foto

La mayoría de la población kazaja son musulmanes modernos

La sociedad pakistaní es una de las más tradicionales

La sociedad pakistaní es una de las más tradicionales

El “one-drop-rule” y las desconcertantes zonas grises

22 Mar

Cada día nuestra mente recibe una gran cantidad de información, y para analizarla y clasificarla, creamos “categorías mentales” para agrupar los datos con características parecidas. Los fenómenos que no podemos meter en ningún cajón representan una “zona gris”, que a menudo nos desconcierta.

Sociológicamente, cada sociedad también crea categorías para clasificar a su población. Dependiendo del bagaje histórico de cada país, los criterios de clasificación pueden ser por creencia religiosa, origen tribal, el color de la piel, el idioma materno, o la ideología política.

Tradicionalmente, la administración estadounidense ha dividido la humanidad en 2 clasificaciones cerradas: "blancos" y "no-blancos", ignorando la diversidad real.

La diversidad de esta foto no se puede simplificar en 2 categorías tan simples como “blancos” y “no-blancos”

En EEUU, debido a la esclavitud negra y un sistema de apartheid que duró más de un siglo, tradicionalmente la administración ha clasificado la población en 2 categorías antropológicas cerradas: “blancos” y “no-blancos”. (A día de hoy, los  “no-blancos” se llaman “minorías”)

La primera incluyen a personas de ascendencia 100% europea, la segunda incluyen a personas cuyos ancestros venían de todo el resto de los continentes: sea África, Asia, o América Latina.

Distinto a América Latina donde los distintos grados de mestizaje entre españoles, indígenas y africanos han dado nombres como criollocastizomestizomulatocholo y zambo, en la clasificación anglosajona, cualquiera que no tiene 100% descendencia europea cae por defecto en la categoría de “no-blancos”. En inglés, este sistema de clasificación se llama el “one-drop-rule”, la ley de “una gota”.

Hasta el día de hoy, a pesar de una alta tasa de matrimonio mixto y asimilación cultural, muchos estadounidenses aun creen que exista una barrera infranqueable entre “blancos” y “no-blancos”, pensando que además de ser una cuestión de apariencia externa, el color de la piel también define la identidad cultural, el estándar moral y la inteligencia innata de cada individuo. Sus mentes no son capaces de asimilar que puedan existir mezclas, y la mera idea de que sus propios descendientes puedan tener sangre de chinos, mexicanos, congoleños e indios les desconciertan, porque representa una “zona gris” que no encaja en ninguno de sus “cajones mentales”.

Según el "one-drop-rule", esta mujer es una persona "de color"

Según el “one-drop-rule”, esta mujer es una persona “de color” por no tener 100% descendencia europea

España también tiene su propia versión de “one-drop-rule. Desde que surgió las “dos Españas” a principios de siglo XX, muchos españoles solo son capaces de clasificar las tendencias políticas en 2 categorías cerradas: “rojo” y “facha”. La primera engloba un gran espectro de ideologías desde la democracia social hasta el comunismo estalinista, la segunda incluye tanto a defensores del mercado libre y practicantes católicos como a ultra-fascistas de ideología hitleriana.

En realidad, las ideas políticas son una cuestión muy compleja, y la misma persona puede tener distintos grados de opinión sobre distintos asuntos. Uno puede estar a favor de un sistema de educación y sanidad pública pero también partidario de una economía de mercado libre, uno puede defender la igualdad de sexos pero no estar de acuerdo con la discriminación positiva, uno puede ser el católico más puritano pero defiende el estado de bienestar, uno puede reivindicar la nacionalización bancaria pero padece ideas xenófobas, uno puede reconocer los méritos de capitalismo y comunismo pero a la vez habla de sus defectos…

Un importante legado de la Guerra Civil española es la simplificación de las ideas políticas en 2 categorías: rojo y facha

Un importante legado de la Guerra Civil española es la simplificación de las ideas políticas en 2 categorías: rojo y facha

Sin embargo, los medios tienden a fomentar la idea de que cada uno solo puede “pertenecer” a una ideología u otra, sin ningún grado de mezcla. Si no sigues 100% a la doctrina socialista, eres neoliberal; si no sigues 100% la doctrina progresista, eres conservador;  si no sigues 100% la doctrina feminista, eres machista; si eres crítico con el sistema financiero, te tachan de “perroflauta antisistema”; si exiges un cambio en el modelo actual de democracia, te tachan de “anarquista”; si cuestionas cualquier medida tomada el gobierno de turno, eres simpatizante de la oposición.

Basta con leer las columnas de periódicos escritas por supuestos “intelectuales” para saber que la mayoría no sirven para hacer crítica ni análisis de la actualidad, sino para demostrar su lealtad hacia un bando político u otro, y muchos lectores, en vez de formar su opinión en lo que leen, averiguan primero si el artículo está escrito por un “rojo” o “facha”, y luego deciden si estar de acuerdo o no.

Un fino ejemplo del sectarismo político en la prensa española

Un fino ejemplo del sectarismo político en la prensa española

Cambiando de tema, otro asunto que crea una zona gris en la mente de muchos occidentales es el concepto de la religión en China. Durante siglos, en los países de herencia cristiana y musulmana la religión no sólo ha sido una cuestión de espiritualidad, sino también un pilar fundamental de la identidad colectiva. El ser cristiano o musulmán, católico o protestante representan identidades cerradas y excluyentes, si eres uno, no puedes ser otro, como lo de ser “blanco” o “no-blanco” en EEUU.

China, sin embargo, siempre ha sido una sociedad politeísta y durante sus 3500 años de historia ninguna religión se ha establecido como el culto del estado o ni siquiera la espiritualidad dominante. Cada región tiene sus propios dioses, mezclados con deidades importadas del budismo, taoísmo y el culto hacia los ancestros. La mayoría de los chinos no se identifican con ningún colectivo religioso pero tampoco se definen como “ateos”, ya que poseen una mezcla de creencias y supersticiones de diversos origenes.
Pues, el intento de algunos sociólogos occidentales de clasificar los chinos entre budistas, taoistas, confucionistas y cristianos carece de sentido, porque en la mentalidad china, creer en una divinidad no es excluyente de rendir culto a otra.

Quizás por eso, durante los miles de años de historia china ha habido cientos de guerras, pero ninguna ha sido a causa de diferencias religiosas.

China siempre ha sido un país politeísta donde conviven docenas de dioses en harmonía

China siempre ha sido un país politeísta donde conviven docenas de dioses en harmonía

En mi opinión, crear cajones y categorías de clasificación es algo natural, inevitable y necesaria para interpretar la realidad, pero las personas con la mente más abierta son las que tienen la capacidad de crear constantemente categorías nuevas, de dividir categorías existentes en sub-categorías y o de englobarles en “macro-categorías”. Las mentes más “cerradas” o “rígidas” son las que dividen la realidad en una simple cuestión de blanco y negro, aplicando el “one-drop-rule“.

En este sentido, los medios de comunición y el sistema educativo tienen la culpa de bombardarnos constantemente con categorías simplistas y cerradas que en muchos casos son obsoletos, o carecen de sentido.