Tag Archives: paleolítico

Mis ilustradores favoritos que representan la prehistoria

23 Jul

La prehistoria humana es un periodo muy largo, desde la aparición de los primeros homínidos hace 3 millones de años hasta las civilizaciones sumerias y egipcias hace poco más de 5000. Durante ese tiempo tan extenso, varias especies de homínidos habían surgido y extinguido, la agricultura y pastoreo habían sustituido la caza y recolección, las primeras ciudades se habían levantado y caído, y el hierro había sustituido bronce y el bronce había sustituido la piedra como el material preferido para fabricar herramientas.

Sin embargo, debido al retrato en los medios populares, existe un duradero mito de que antes de la civilización egipcia, todos los humanos eran trogloditas vestidos con un simple taparrabos que no se arreglaban ni se aseaban. En este post quiero presentar algunos ilustradores que retratan la prehistoria de una forma más acorde a los hallazgos arqueológicos e investigaciones científicas, aunque siempre echando un poco de su propia imaginación.

Paleontologists and their prehistoric pets

El primero que quiero presentar es el artista anónimo pelycosaur24. También tiene una página de Facebook. Su estilo se asemeja algo a dibujos animados, pero retrata ejemplares de seres humanos con su aspecto físico y vestimenta, en cada etapa de la prehistoria con un detalle bastante vivo.

Europa paleolítico
Europeos paleolíticos
El neolítico en el Oriente Medio
Los alpes durante la edad de cobre

Libor Balak – Antropark

El segundo ilustrador que quiero presentar es el checo Libor Balak, en cuya página web se encuentra una amplia colección de sus ilustraciones y textos.

Sus ilustraciones retratan con precisión la vida cotidiana durante cada etapa de la prehistoria, prestando atención en la vestimenta, las herramientas y la vivienda. Ha intentado hasta reproducir el peinado de las mujeres basado en los patrones en las estatuas de diosas. Lamentablemente, no he encontrado ilustraciones más recientes de 2014. A partir de ese año, a través del análisis genética han hecho grandes descubrimientos acerca del aspecto físico de los europeos paleolíticos, que no se parecían tanto a los europeos actuales, fruto de una mezcla entre 3 poblaciones de distintas características raciales en los últimos 5000 años.

Cosiendo ropa y bolsas en el paleolítico
La vida en una aldea mesolítica
Traje de la edad de hielo
El peinado paleolítico
Estatua vs realidad

Kathryn Killackey

Kathryn Killackey es la ilustradora oficial para retratar la vida cotidiana en el asentamiento neolítico Catalhoyuk: una urbe de hasta 10,000 habitantes poblada desde hace 9000 hasta hace 7700 años. La vida de los habitantes de dicha ciudad nos podría resultar más familiar, porque ya subsistían del cultivo de cereales y la cría de cabras y ovejas como en cualquier aldea en la historia reciente, excepto que aún no había divisiones de trabajo y todo el mundo era agricultor y a la vez artesano y comerciante.

Aquí son unos ejemplos de sus obras.

Tom Bjorklund

Pero entre todos los ilustradores, mi favorito es el islandés Tom Björklund, que retrata homínidos y humanos en cada etapa de la prehistoria con la fisonomía que corresponde al resultado de las investigaciones científicas (que por cierto, va variando con nuevas interpretaciones). Pero lo que más me gusta de él es el realismo de sus dibujos y el rostro y la expresión de los protagonistas, que parecen personas reales que puedes encontrar por la calle.

neandertales

Nadie sabe con certeza cómo era el aspecto físico exacto de nuestros ancestros durante el paleolítico y neolítico y tampoco de cómo se vestían o se peinaban. Pero dado que desde hace más de 100.000 años, nuestra especie, Homo Sapiens Sapiens, ya había desarrollado una capacidad intelectual y comunicativa igual que la que tenemos ahora, podemos imaginar que se cuidaban su aspecto físico con peinados, afeites, joyas, y estilos particulares de ropa y calzada para marcar su identidad, igual que ahora. Y la expresión de afecto entre seres queridos, sea una pareja de amantes o entre padres e hijos, era también muy parecida a la de ahora.

Gracias al trabajo de esos ilustradores, hemos podido tener una visión de nuestros antepasados, incluso de otras especies como neandertales, de una forma más cercana. A pesar de la gran diferencia en el uso de recursos, la tecnología y el estilo de vida, los seres humanos siempre han sufrido las mismas emociones, dilemas e inquietudes.

Los orígenes de la xenofobia y las medidas para combatirla

3 Jul

La semana pasada, en mi Reino Unido natal celebraron el referéndum de “Brexit” y ganaron los votos de salir de la Unión Europea. Conociendo la naturaleza práctica y negociadora de los políticos británicos, confío que en la negociación no harán leyes y normas que perjudiquen los derechos y libertades de la mayoría de los ciudadanos.

Sin embargo, lo que sí que me preocupa es el modo en que los partidarios de “Brexit” han hecho la propaganda, en vez de presentar objetivamente los pros y contras de permanecer o salir de la Unión Europea, hicieron un constante bombardeo de mensajes xenófobos a través de la prensa sensacionalista, echando la culpa de todos los problemas del Reino Unido, desde la quiebra de la sanidad pública hasta la escasez de las pensiones, a la política de la Unión Europea y la presencia de extranjeros en territorio británico. Muchos polacos, rumanos, italianos, franceses y españoles que llevan décadas residiendo y trabajando en el Reino Unido, donde se encuentran totalmente integrados, han empezado a sentir tratados como enemigos.

Cartel de propagando a favor de Brexit

Cartel de propagando a favor de Brexit

Durante toda la historia humana, la xenofobia siempre ha sido una herramienta de propaganda muy poderosa. En todos los países se oye la gente quejarse de extranjeros que han venido para robarles el trabajo, quitar las ayudas sociales, cometer delitos, ensuciar las calles y estropear la convivencia. En EEUU lo dicen de los mexicanos (como hace 100 años decían de los irlandeses), en México lo dicen de los centroamericanos, en la República Dominicana lo dicen de los haitianos, en Alemania lo dicen los turcos, en Turquía lo dicen de los sirios, en España lo dicen de los marroquíes, en Marruecos lo dicen de los subsaharianos…

Muchos sociólogos y economistas han realizado estudios exhaustivos en diversos países, analizando si aquellos tópicos asociados a la inmigración tienen alguna verdad, y la respuesta es casi siempre negativa. En ningún país la llegada de inmigrantes ha provocado una subida de desempleo entre la población autóctona, y en casi todos los países los inmigrantes han aportado mucho más a las arcas del estado que las ayudas que han cobrado. Sin embargo, las contribuciones positivas de inmigrantes suelen ser ignoradas. ¿Quién sabe que inmigrantes han fundado 25% de las empresas tecnológicas en EEUU en los últimos 10 años? ¿Quién sabe que Google, Paypal y Telsa fueron creados por inmigrantes? ¿Quién ha comentado que más de 50% de investigadores científicos en EEUU y Reino Unido son inmigrantes? ¿Quién ha mencionado que 30% de ganadores de premio Nobel tienen origen inmigrante?

Carteles en el Reino Unido reivindicando la contribución de inmigrantes

Carteles en el Reino Unido reivindicando la contribución de inmigrantes

Algunos antropólogos opinan que la xenofobia es un sentimiento tan universal en todas las sociedades porque forma parte de nuestro instinto, fruto de miles de generaciones de evolución. Una teoría propone que durante cientos de miles de años, los humanos habían vivido como cazadores-recolectores en pequeños grupos en un determinado territorio. Como la subsistencia dependía directamente en la cantidad de animales y vegetales que aportaba la naturaleza, si aparecieran miembros de otras tribus en el mismo territorio, implicaría que la misma cantidad  de recursos se repartiría entre un mayor número de personas. Si los forasteros fueran familiares con lazos de sangre, existiría la posibilidad de colaborarse para la supervivencia de genes comunes, pero si fuera gente totalmente desconocida con otra lengua, otras costumbres y otros rasgos, era más probable que fueran competidores.

Viñeta de siglo XIX que EEUU necesita un portero para echar a los inmigrantes europeos

Viñeta de siglo XIX que EEUU necesita un portero para echar a los inmigrantes europeos

Aquel instinto de desconfiar al extranjero puede haber ayudado a mucha gente sobrevivir durante miles de generaciones, pero desde que inventamos la agricultura, construimos ciudades y establecimos redes comerciales que extienden miles de kilómetros, ya ha perdido su sentido evolutivo. La economía moderna ya no es un juego de suma cero. Cada individuo no solo consume los recursos, sino también los produce. Cuánto más gente trabaja, más productos y servicios se consumen y más impuestos se pagan, creando más puestos de trabajo. Si la economía de cazador-recolector fuera un pastel de tamaño fijo, la economía moderna sería un pastel cuyo tamaño crece con el número de participantes. La llegada masiva de inmigrantes a EEUU durante principios y finales de siglo XX no solo no provocó el empobrecimiento de la población autóctona, sino coincidió con las épocas de mayor crecimiento económico.

Sin embargo, pocos miles de años de civilización no ha sido capaz de modificar un instinto que era millones de años de evolución, y el sentimiento irracional de “ellos vs nosotros” permanece en la subconsciencia de todos. En los pueblos pequeños de la España profunda, todavía se oye mucha gente quejarse de “forasteros que vienen para quitarnos las mujeres” o para “aprovecharse de nuestra fuente de agua”. Y cuando dicen “forasteros”, se refiere a gente que viene de un pueblo a solamente 30 km.

Pintadas en defensa de los "forasteros" en El Casar, Guadalajara.

Pintadas en defensa de los “forasteros” en El Casar, Guadalajara.

Entonces, si la xenofobia es parte de instinto humano, ¿cómo combatirlo?

La buena noticia es que aunque el sentimiento de “ellos vs nosotros” es imposible de eliminar, el criterio para clasificar quién es de los “otros” y quién es de los “nuestros” es altamente flexible y cambiante. En muchas ciudades donde se agrupan gente de distintos grupos étnicos, al principio, suelen mantenerse en comunidades separadas con una clara división psicológica. Pero con el tiempo que pasa, cuando miembros de cada comunidad empiezan a acostumbrarse con la presencia de otros, ya no les verán como tan “foráneos”. Y entre la generación que ha crecido juntos y entablado amistades, esta división ya se encuentra mucho más diluida.

Un ejemplo se refleja en la división generacional entre británicos sobre Brexit. La generación mayor de 60 años había crecido en una sociedad más homogénea y ve a cualquier persona con rasgos o acento extranjero como el “otro”. La generación menor de 30, sin embargo, se ha criado en una sociedad mucho más cosmopolita, donde muchos han ido al colegio con hijos de hindúes, paquistaníes, turcos, polacos, rumanos e italianos  y estudiado en universidades extranjeros. Para ellos, tener otro apellido, hablar otro idioma y tener piel oscura ya no es suficiente para clasificar a alguien como miembro de “otra tribu”.

Los jóvenes británicos ya tienen un sentido de identidad nacional más flexible que sus padres

Los jóvenes británicos ya tienen un sentido de identidad nacional más flexible que sus padres

Nuestro ADN dice que desde la prehistoria, gente de poblaciones muy lejanas había cruzado caminos, apareado y fundado nuevas identidades mestizas. La ciudad de Roma fue fundada por dos grupos étnicos con distintas lenguas, tradiciones familiares y aspecto físico: latinos y etruscos, que forjaron una nuevo concepto de ciudadanía romana ignorando las raíces étnicas. En la historia reciente, países como Canadá, EEUU, Brasil, Argentina y Australia fueron construidos en su totalidad por inmigrantes cuyos orígenes se encontraban en los cinco continentes. La historia y la prehistoria están lleno de ejemplos que demuestran que tanto la xenofobia como la capacidad de colaborar con grupos ajenos forman parte del mismo instinto humano.

Composición étnica de Canadá

Composición étnica de Canadá

Pues en mi opinión, creo que la xenofobia se combate con los siguientes 3 principios:

Estar consciente de que todos padecemos esta tendencia

Clasificar el mundo entre “ellos” y “nosotros” es inevitable, pero al estar consciente de ello, podríamos evitar ejercer prejuicios de forma inconsciente. Por ejemplo, cuando produce un atentado terrorista y el culpable es de otra nacionalidad o grupo étnico, muchos tenemos la reacción impulsiva de juzgar culpable a todo el colectivo. Pero si tomamos un momento para reflexionar si nos estamos dejando llevar por nuestro instinto tribal, podrías frenarnos antes de convertirnos en personas intolerantes.

La pregunta que hay que hacer es: ¿quieres que te juzguen a ti de la manera que estás juzgando otros?

Establecer comunicación entre distintas culturas

A día de hoy, es cada vez común que pueblos con costumbres, creencias y valores muy distintos convivan en la misma ciudad, como la llegada masiva de refugiados del Oriente Medio y el Cuerno de África a los países escandinavos durante los últimos 20 años. Mucha tensión se ha surgido a raíz del trato entre hombre-mujer, ya que la equidad de sexos es una de los pilares fundamentales de la sociedad escandinava, mientras que en el Oriente Medio y el Cuerno de África, la mayoría de las culturas son profundamente patriarcales, muchas con una estricta separación de sexos.

En Noruega, ya están impartiendo clases a refugiados sirios, iraquíes y afganos sobre las normas de “tratar con mujeres”, enseñando a los refugiados el papel de la mujer en la sociedad escandinava y el código de conducta en la vida social mixta. Algunos dicen que esta medida estigmatiza a inmigrantes, pero yo la veo una excelente iniciativa. Porque me imagino si un día me tocara vivir en un país donde las costumbres son muy distintas, también me gustaría que me las enseñara antemano para no meter la pata.

Clase sobre las normas de género, Noruega

Clase sobre las normas de género, Noruega

Crear proyectos de colaboración entre gente de distintas nacionalidades y culturas

Cuanto más relaciones personales establecemos con gente de “otras tribus”, menos la vemos como gente de “otra tribu”. Para lograr este objetivo, la clave es crear espacios y actividades donde se dejen mezclar y colaborar gente de distintas procedencias, religiones y culturas. Durante los últimos años, las redes sociales han ayudado mucho a crear grupos de quedadas para gente que comparte intereses, aficiones y prácticas deportivas, que en ciudades cosmopolitas, tienden a reunir personas de diversos orígenes que en ámbitos familiares y laborales no se habrían conocido.

Tanto en el ámbito residencial y escolar, habrá que evitar la formación de guetos. En las universidades habrá que seguir fomentando el intercambio de estudiantes extranjeros y becas para hacer prácticas en empresas extranjeras. De hecho, una amiga me ha dicho que no le parece mal la idea de obligar a todos los jóvenes pasar un año trabajando en un proyecto voluntario de la ONU en un país extranjero, como antes realizaban el servicio militar. Este planteamiento puede parecer algo alejado a la realidad, pero no me parece mal, porque así ayudaría a cada uno adaptarse al mundo cada vez más globalizado y vivir en sus propias carnes la experiencia de ser “extranjero”.

Practicar deportes es un modo eficaz para integrar a personas de entornos distintos

Practicar deportes es un modo eficaz para integrar a personas de entornos distintos

Fuentes:

http://www.huffingtonpost.com/michael-rosenblum/the-terrible-damage-that_b_10672508.html

https://news.vice.com/article/unauthorized-immigrants-paid-100-billion-into-social-security-over-last-decade

http://www.expansion.com/2011/05/04/economia/1304527911.html

http://stoprumores.com/

https://www.theguardian.com/uk-news/datablog/2015/nov/10/eu-migrants-on-benefits-separating-the-statistics-from-the-spin

http://www.telegraph.co.uk/news/uknews/immigration/11255425/How-much-do-immigrants-really-claim-in-benefits.html

http://blogs.elpais.com/cafe-steiner/2015/10/piojosos-europeos.html

El origen del patriarcado – 4 hipótesis

20 May

La gran mayoría de las sociedades humanas son patriarcales, y eso ha sido la norma durante los últimos milenios de historia, al menos en todas las civilizaciones complejas. Hasta en pueblos matrilineales y matrilocales donde la propiedad y la herencia se trasmite de madre a hija, como los tuaregs del Sáhara y los cherokees y navajos de América, los de la cúpula del poder político, militar y económico siguen siendo hombres.

¿Por qué tantos pueblos de distintas culturas, creencias y estilos de vida han adoptado este mismo comportamiento social? Hay varias hipótesis. En este artículo voy a presentar los 4 explicaciones más comunes, y mis argumentos para rebatirlos.

Los Tuareg son un pueblo matrilineal

Los Tuareg son un pueblo matrilineal

Hipótesis 1: los hombres sometieron a mujeres por la fuerza física

Una explicación muy popular es que los hombres lograron dominar a las mujeres por la fuerza física, obligándolas a asumir papeles sumisos bajo la amenaza de violencia. Esta hipótesis viene con la suposición de que desde que el hombre es hombre, la sociedad siempre ha sido patriarcal.

Examinando este argumento al fondo, encuentro varios agujeros. Para empezar, aunque es cierto que la mayoría de los hombres son más fuertes que la mayoría de las mujeres, la relación no es absoluta. Algunas mujeres son más fuertes que algunos hombres. Si la sociedad humana en el estado más primitivo estuviera dirigida por la ley del más bruto, los que dominan cualquier sociedad deberían ser los hombres y mujeres más forzudos. Sin embargo, desde la antigüedad, la mayoría de las personas que lideran tribus, ciudades y países no suelen ser los hombres físicamente más fuertes, sino los que poseen las mejores habilidades sociales a la hora de forjar alianzas, conexiones y redes de influencia.

¿Son las mujeres menos dotadas en esas habilidades sociales? No hay ningún indicio.

Hasta en el crimen organizado, los forzudos no suelen llegar a la cúspide de poder.

Hasta en el crimen organizado, los forzudos no suelen llegar a la cúspide de poder.

Hipótesis 2: los hombres controlaban los alimentos

Esta también es una hipótesis muy popular, argumentando que durante el paleolítico, los hombres eran los que cazaban y traían la comida a la tribu mientras las mujeres cuidaban a los niños. Y como ganadores del pan, se hicieron con el poder de mando.

Sin embargo, la idea de que “los hombres cazaban y las mujeres cuidaban los niños” no tiene ningún fundamento científico. Para empezar, dependiendo de donde vivían, los paleolíticos adquirían sus alimentos no solo de la caza de animales grandes como mamuts y bisontes, sino también de recoger plantas, frutas, cereales y de atrapar animales pequeños, actividades que participaban tanto hombres como mujeres. Examinando la vida de los pueblos cazadores-recolectores contemporáneos, como los bosquimanos de Sudáfrica, los aetas de filipinas y los hazdas de Tanzania, las mujeres participan en la caza mayor y adquieren al menos la mitad de los alimentos de la tribu. El cuidado de los niños suele ser una responsabilidad comunal, compartida entre madres, padres, tíos, abuelos y hermanos mayores.

Bosquimanos, entre los últimos paleolíticos.

Bosquimanos, entre los últimos paleolíticos.

Hipótesis 3: un legado de la tradición guerrera

Esta hipótesis surge a raíz de la observación de en que la gran mayoría de pueblos cazadores-recolectores, la relación entre los sexos suele ser bastante igualitaria, así que el patriarcado debía haberse convertido en norma después del invento de la agricultura, notablemente durante la edad de bronce y de hierro, cuando los conflictos violentos entre distintos pueblos por disputas de tierra, ganado y esclavos se volvieron cada vez más frecuentes.

En muchos pueblos surgió una élite guerrera, hombres que dominaban el arte de la espada, lanza y jabalina, que protegían a las tierras de los campesinos y el ganado de los pastores. Tanto entre los celtas de Europa central, los vikingos de Escandinavia como en las antiguas sociedades feudales en la India y Japón, los guerreros ocupaban un estatus social más alto que los campesinos y eran los únicos que podían participar en las decisiones políticas. Como los hombres tienen más testosterona que les hacen más agresivos en la lucha cuerpo-a-cuerpo, la mayoría de los guerreros eran varones. Y cuando la casta guerrera llegó a dominar la mayoría de las sociedades, el patriarcado también echó sus raíces.

La casta guerrera dominaba muchos pueblos durante la edad de hierro

La casta guerrera dominaba muchos pueblos durante la edad de hierro

Este argumento puede tener su lógica, pero si la tradición guerrera estuviera directamente ligado al patriarcado, los pueblos más guerreros también deberían ser los más machistas, pero la situación no es así. En algunos pueblos de tradición muy bélica, como los escitas y sármatas de Asia Central y los sasánidas de Persia, las mujeres también acudían al campo de batalla y de ahí surgió la leyenda de las amazonas. En la política, las mujeres también jugaban un papel crucial en la toma de decisiones, mucho más que en algunas culturas más pacíficas, como los egipcios y babilonios.

En el imperio chino, desde hace más de 2000 años ya se implantó una clara separación de las funciones militares y administrativas, poniendo los militares bajo las órdenes de los mandarines. Desde entonces, la mayoría de los soldados, hasta los guerreros de élite, solían ser reclutados entre los ciudadanos más humildes y no disfrutaban de un estatus social destacado. La casta dominante constaba de funcionarios que habían aprobado oposiciones, cuya mayoría era gente de letras que nunca habían cogido una lanza en su vida. Sin embargo, durante 2000 años, la inmensa mayoría de los funcionarios eran varones.

¿Son las mujeres menos capacitadas para estudiar historia, geografía, derecho, ciencias y filosofía?

Guerrera sármata, un pueblo iraní de tradición bélica

Guerrera sármata, un pueblo iraní de tradición bélica

Hipótesis 4: la presión de la natalidad vs la división de trabajo

Esta última hipótesis surge a raíz de la observación de que durante la mayor parte de la historia, la mortalidad infantil era altísima, y como muchos niños murieron antes de llegar a la edad de reproducción, las mujeres tenían que tener un elevado número de niños para mantener la población estable. Como ellas son las que físicamente dan a luz y amamantan a los críos, al pasar tantos años entre embarazos, partos y lactancias, tendrían menos tiempo para realizar trabajos que requerían la dedicación de mucho tiempo y esfuerzo, como dirigir un gran negocio, mandar un ejército o gestionar los impuestos y distribuir los recursos. Poco a poco, todos aquellos puestos acabaron asumidos por varones.

Mortalidad infantil del siglo XIX

Mortalidad infantil del siglo XIX

Es decir, el sexismo surgió al raíz de la división de trabajo, a medida que la organización social se volvió más complejo. Esta hipótesis coincide con la tendencia de que los pueblos cazadores-recolectores suelen ser más sexualmente igualitarios (menos división de trabajo) mientras la mayoría de las sociedades agrícolas y ganaderas son bastante más machistas. Por supuesto, la transición ocurrió de forma gradual, a través de siglos y milenios, porque en las primeras civilizaciones neolíticas, como Catalhoyuk en Turquía y Cucuteni en Rumanía, la distinción de estatus por género brillaba por su ausencia.

Sin embargo, la hipótesis no explica por qué en algunos pueblos de tradición más patriarcal, el trabajo que realizan las mujeres son irónicamente los físicamente más duros, como caminar varios kilómetros cada mañana para coger el agua, y no descansan aún estando embarazadas. Si pudieran compaginar la maternidad con trabajos tan duros, ¿por qué no la pueden compaginar con un trabajo físicamente mucho menos exigente, como administrar, mandar y dirigir?

Estatua de una diosa neolítica de Cucuteni (hace 6000 años)

Estatua de una diosa neolítica de Cucuteni (hace 6000 años)

¿El fin del patriarcado?

Desde hace un siglo y medio, debido a la medicina moderna que redujo la mortalidad infantil, las mujeres ya no tienen que tener más de 5 hijos para evitar un colapso demográfico. Este fenómeno, combinado con el invento de contraceptivos, liberó aún más a las mujeres del papel de “madre por obligación”. Disponiendo de más tiempo y energía, ellas se han dedicado a estudiar, trabajar y a luchar por sus derechos, hasta llegar a integrarse en casi todos los ámbitos que hace apenas un siglo era de dominio masculino. A día de hoy, la mayoría de las sociedades del mundo siguen siendo dominadas por hombres, pero los avances realizados durante el último siglo han sido impresionantes.

Lo que se ha demostrado es que las mujeres son igual de capacitadas para realizar todas las profesiones, cargos y responsabilidades que durante siglos eran reservados solamente por hombres.

Si esta tendencia continuase, ¿dentro de un par de generaciones el patriarcado ya se habrá convertido en historia?

Todavía es pronto para llegar a esta conclusión, pero por mi gusto personal, me gustaría ver que algún día en un futuro no tan lejano, la equidad de género se convirtiera en la norma de la gran mayoría de las sociedades humanas, pero eso no sería sólo el trabajo de las mujeres, sino de ambos sexos en conjunto.

Equipo de exploración arqueológica

Equipo de exploración arqueológica

Lo que dice la ciencia sobre “razas humanas”

14 Jul

Un tema muy polémico en la antropología es la pregunta: ¿existen razas humanas?

Para contestar esta pregunta, primero tenemos que definir la palabra “raza” en el sentido biológico. Y aplicando el mismo criterio, vamos a averiguar si los seres humanos puedan ser clasificados del mismo modo.

"Razas del hombre", siglo XIX

“Razas del hombre”, siglo XIX

La definición de “raza” en biología

En biología, “raza” normalmente se refiere a “subespecie“. ¿Pero qué es una “subespecie”?

Una “especie” biológica se refiere a un conjunto de organismos que pueden reproducirse entre sí y tener descendientes fértiles. Los leones son una especie, los lobos son una especie, los osos polares son una especie… Una “subespecie” se refiere a poblaciones de la misma especie con diferencias biológicas marcadas entre sí, pero siguen pudiendo reproducirse unos con otros.

El lobo (canis lupus), tiene 37 subespecies (canis lupus dingo, canis lupus lupus), correspondiendo a varias zonas geográficas, una de las cuales es el perro doméstico (canis lupus familiaris).

Subespecie: cans lupus lupus

Subespecie: cans lupus lupus

Subespecie: canis lupus dingo

Subespecie: canis lupus dingo

¿Cómo se divide una especie en varias subespecies?

Cuando miembros de una misma especie se separan en varios grupos y asientan en distintas regiones geográficamente aisladas, cada grupo evolucionará rasgos distintos debido a la endogamia. Cuando este aislamiento dure suficientes generaciones, los grupos podrán tomar caminos de evolución tan distintos que se convertirán en especies distintas, pero antes de llegar a este nivel, habrá una época en que cuando los distintos grupos vuelven a encontrarse, sus miembros aún pueden reproducirse entre sí y tener descendientes fértiles, a pesar de sus diferencias morfológicas.

Todavía no hay un consenso científico en el nivel de divergencia entre 2 poblaciones para clasificarse como “subespecies”, pero en general, hace falta que la diferencia genética entre cada población sea mayor que 30% de la diversidad genética total de la especie. Eso normalmente necesita un aislamiento durante miles de generaciones, con cero intercambio genético entre grupos.

Distribución de las subespecies de lobo

Distribución de las subespecies de lobo

Las “razas” de animales domésticos

Hablando de “razas” en animales domésticos, como perros, vacas o gatos, normalmente no se refiere a “subespecies”, sino a un grupo de estos animales que comparten ciertos rasgos físicos y comportamientos como fruto de la selección artificial.

Para criar una raza de perros de determinados rasgos, los criadores puedan empezar con una población basal de 100 machos y 100 hembras y encierran juntos los 10 machos y las 10 hembras que más poseen los rasgos deseados. Entre ellos reproducirán una generación de cachorros que tendrían ciertos rasgos más destacados que la generación anterior. Entre esta siguiente generación, los criadores repetirán el mismo apareamiento selectivo… 4 generaciones después, ya tendrán una raza nueva.

Entre perros, la gran mayoría de las razas sólo han sido criadas en los últimos 2 siglos, y siguen existiendo sólo porque los criadores continúan la práctica la crianza selectiva, bien por el capricho de los dueños, o por las labores que realizan.

Razas de perro

Razas de perro

El caso de los humanos

Los humanos modernos, homo sapiens, surgió hace 200.000 años en África y hace unos 60.000 años, unos pocos individuos salieron del continente. Desde entonces, nuestros ancestros han tomado una compleja red de rutas migratorias para poblar todos los continentes del mundo.

A pesar de las grandes distancias que separaban a unas poblaciones humanas de otras, pocos pueblos se han quedado totalmente aislados durante miles de años. Desde el paleolítico, siempre ha habido viajeros y tribus migratorias que recorrían largas distancias, que apareaban con gente de poblaciones lejanas y así manteniendo un constante flujo genético entre África, Oriente Medio, Europa y Asia. Según el análisis de nuestro ADN, sólo un 15% de la diversidad genética de nuestra especie depende del origen geográfico de la población en cuestión, bastante menos que el 30% necesario para clasificarse como “subespecies”.

Migraciones prehistóricas

Migraciones prehistóricas

En general, las pueblos geográficamente más cercanos comparten más afinidades genéticas, pero la relación no es lineal, porque en África, la cuna de la humanidad, hay mayor diversidad genética que el resto de los continentes juntos.

Así que, por consenso unánime de la comunidad biológica, todos los seres humanos vivos pertenecen a la misma especie, homo sapiens, y a la misma subespecie, homo sapiens sapiens. Aplicando este criterio, no existen razas humanas, o todos los seres humanos pertenecen a la misma raza.

La diversidad genética del pueblo bosquimano es mayor que el resto de los continentes juntos

La diversidad genética del pueblo bosquimano es mayor que el resto de los continentes juntos

¿Entonces, por qué somos tan distintos?

La afirmación de que “no existen razas humanas” no pretende decir que todos los humanos somos iguales, tampoco niega las diferencias entre gente de distintas regiones, sino sólo afirma que la diferencia genética entre distintas poblaciones humanas no es suficiente para clasificarnos como “subespecies”.

Los rasgos humanos externos, como el color de la piel y la forma de la nariz o los ojos, son fruto de varios factores: la expresión genética para adaptarse al entorno (fenotipo), la selección natural bajo distintas condiciones climáticas, la deriva genética, las normas de selección sexual, la dieta, y el mestizaje con otras poblaciones. Pero en general, las diferencias son muy superficiales y sufren constantes cambios.

Reconstrucción de un hombre de Rusia hace 35000 años.

Reconstrucción de un hombre de Rusia hace 35000 años.

La gran mayoría de los rasgos “raciales” que atribuimos a cada región es una evolución muy reciente. Según hallazgos arqueológicos, los indígenas americanos de hace 9000 años no se parecían mucho a los de ahora, los europeos de hace 8000 años tenían piel oscura y ojos azules, el pelo rubio apareció por primera vez hace solamente 10.000 años, y ningún cráneo encontrado en China hace más de 7000 años tenían los típicos “rasgos asiáticos”.

Estudios de ADN demuestran que los europeos modernos descienden de la mezcla de 3 poblaciones distintas hace apenas 5000 años: los cazadores autóctonos, los agricultores de Oriente Medio y los ganaderos de la estepa rusa. Más probable, ninguna de estas 3 poblaciones tenía los rasgos “raciales” de los europeos actuales, que surgieron como la mezcla de los 3.

Reconstrucción de europea occidental (Francia) hace 20.000 años

Reconstrucción de europea occidental (Francia) hace 20.000 años

Dicho esto, debido a adaptaciones a distintos entornos, la diferencia entre el sistema digestivo e inmunitario puedan variar bastante entre poblaciones. Un buen ejemplo es con las tribus aisladas de las Amazonas, cuyos miembros no tienen inmunidad a la mayoría de las enfermedades de las ciudades. Pero eso no es una cuestión de “raza” sino de adaptación, porque hay otras poblaciones indígenas de Brasil que comparten estrecho parentesco con las tribus aisladas pero sí que tienen inmunidad, gracias a siglos de exposición. Otro ejemplo es la tolerancia a lactosa, que lo tienen 100% de europeos de norte, 60% de europeos de sur, pero sólo 20% de asiáticos orientales.

Tribu amazónica

Tribu amazónica

El uso de la palabra “raza” en el lenguaje cotidiano

Coloquialmente, la palabra “raza” a menudo se usa para referirse a un grupo de personas que comparten ascendencia, origen geográfico, rasgos físicos o raíces culturales, pero el uso carece de validez científico, es totalmente subjetivo y la definición varia según el contexto.

En EEUU, por ejemplo, un censo racial en 1903 clasificaba a los inmigrantes anglo-germánicos como miembro de la “raza teutónico”, los irlandeses como miembros de la “raza celta”, los españoles e italianos eran de la “raza ibérica”…., Ahora todos los europeos son clasificados como de “raza blanca”, que suele excluir las poblaciones de Turquía, Líbano, Siria, Irán y Afganistán por tener religión musulmana, a pesar de que la mayoría de ellos son físicamente muy parecidos de los europeos de sur.

La definición de "raza blanca" a día de hoy suele excluir a todos los musulmanes, como los iraníes.

La definición de “raza blanca” a día de hoy suele excluir a todos los musulmanes, como los iraníes.

La diferencia ente “raza” y “grupo étnico”

Muchas veces, cuando decimos “raza”, lo que realmente queremos decir es “grupo étnico”.

Científicamente, “raza” es una terminología puramente biológica y genética, “grupo étnico” es un tema antropológico para describir un grupo de personas que comparten la misma identidad social, cultural y ancestral.

Por ejemplo, los kurdos son un “grupo étnico” porque representa a una población que habla la lengua kurda y practica las costumbres kurdas. Es cierto que la mayoría también descienden de padres kurdos, pero lo que hace el kurdo no es la sangre, sino la identidad cultural. Por ejemplo, los nietos de inmigrantes kurdos en Canadá que no hablan kurdo ni tienen conocimiento de sus raíces culturales, ya dejarán de ser miembro del pueblo kurdo.

Sin embargo, hablando de la “raza kurda” es un científicamente erróneo, porque por ser kurdo, uno no necesariamente se distingue biológicamente de un pueblo vecino, como los armenios, los árabes o los turcos.

Milicianas kurdas contra ISIS

Milicianas kurdas contra ISIS

Los tópicos raciales

Todos sabemos que hay muchos tópicos raciales, sobre todo en el terreno de deportes, porque hay algunas disciplinas, como el baloncesto y las carreras de correr, parecen ser dominadas por negros; otras, como la natación y el ciclismo, parecen ser dominadas por blancos.

Es cierto que la distinta fisonomía de las poblaciones pueden influir, pero la cultura y el estilo de vida también es un factor muy importante.

Carrera en Kenia

Carrera en Kenia

Por ejemplo, los altos tienen ventaja jugando a baloncesto y entre afroamericanos hay mucha gente alta, pero también es porque dentro de la comunidad negra en EEUU, el baloncesto es un deporte muy popular y muchos lo juegan desde pequeño.

Pero la situación no siempre ha sido así: en los años 20 y 30, la gran mayoría de los jugadores de baloncesto en EEUU eran judíos, porque en aquella época, eran ellos que vivían en los barrios marginales donde la vida social se centraba en las canchas de baloncesto.

Lo mismo sucede con el boxeo. Durante los años 40 y 50, muchos boxeadores norteamericanos eran de ascendencia italiana y judía. De los 60-90, la mayoría eran afroamericanos. Ahora, la mayoría son de origen latino o de Europa del éste.

Rocky Marciano vs Joe Louis, 1951

Rocky Marciano vs Joe Louis, 1951

En conclusión

El significado de la palabra “raza” varia según el contexto: si estamos hablando de biología (subespecie), de animales domésticos o de grupos humanos. Pero lo importante es, hay que saber que se tratan de conceptos totalmente distintos que no tienen paralelos.

 

La prehistoria, y los conceptos erróneos sobre ella.

11 Feb

En la imaginación popular, la historia de la humanidad empezó cuando fundaron las civilizaciones sumerias y egipcias hace 5000 años, y hasta entonces, nuestros ancestros eran “medio monos” que vivían en cuevas.

En realidad, la historia de la humanidad empezó cientos de milenios antes de la aparición de las primeras civilizaciones en el Oriente Medio, pero por la falta de documentos escritos, la información que tenemos es muy limitada. Sin embargo, con los avances en los estudios arqueológicos y genéticos, muchos enigmas de la prehistoria están saliendo a la luz, aunque todavía queda mucho por descubrir.

En este artículo quiero hablar de los conceptos equivocados más comunes que tenemos sobre la prehistoria.

Un pueblo paleolítico

Un pueblo paleolítico

Error 1: durante toda la prehistoria éramos “medio-monos”

La prehistoria de la humanidad fue una época muy larga, desde hace 4 millones de años cuando algunos monos empezaron a caminar sobre 2 patas, hasta hace 5000 años cuando los sumerios inventaron la escritura. La evolución humana no seguía un único hilo, sino varias ramificaciones que se divergían y convergían. Hace 2 millones de años, Homo erectus ya había perdido la mayor parte del pelo corporal, así que se puede decir que a partir de ahí ya habíamos dejado de ser “monos”.

Los humanos anatómicamente modernos, Homo sapiens sapiens, evolucionaron en África hace 200.000 años, y desde entonces ya poseían la misma fisonomía y capacidad intelectual que cualquier ser humano en la actualidad. De hecho, cuando nuestros ancestros salieron de África hace menos de 100.000 años, ya eran humanos modernos en todos sentidos, y más probable, ya llevaban ropa y calzado, se cortaban el pelo, se maquillaban y se afeitaban.

La reconstrucción del rostro de homo sapiens de hace 100.000 años

La reconstrucción del rostro de homo sapiens de hace 150.000 años

Error 2: el hombre prehistórico vivía solo en cavernas

Tenemos esta idea porque la mayoría de los hallazgos arqueológicos de la prehistoria se hallaron en cuevas como en Altamira y Atapuerca. Sin embargo, eso no implica que las cuevas eran su único hogar de residencia. Hace 50.000 años, los humanos (modernos y arcaicos) ya habían colonizado casi todos los rincones de África, Europa, Asia y Australia, y no en todos lugares había cuevas.

Más probable, como llevaban la vida nómada de cazador-recolector, construían cabañas con madera, huesos y pieles de animales, o cualquier material que podían encontrar en el entorno. Las cuevas podían haber sido lugares de reunión entre distintas tribus para celebrar ceremonias religiosas e intercambiaban bienes y compañeros sexuales.

No dudo que muchas poblaciones podían haber refugiado en cuevas durante temporales violentos, pero más probable, no era el tipo de residencia más típica.

Muy probable, los humanos antiguos construyeron sus viviendas con huesos de mamut

Muy probable, los humanos antiguos construyeron sus viviendas con huesos de mamut

Error 3: en la prehistoria comían carne cruda

Eso, otra vez, depende de la época en cuestión. A día de hoy, los arqueólogos todavía no llegan a un consenso acerca de cuándo empezamos a comer comida caliente. Estimaciones varían desde hace 1.5 millón de años a hace solamente 500.000 años. Algunos científicos alegan que comer comida caliente fue un paso importante en la evolución, porque la comida cocinada facilita la absorción de calorías, que deja crecer el volumen del cerebro. Pero de todos modos, hace 100.000 años, nuestros ancestros, tanto homo sapiens como neandertales, ya calentaban la comida antes de comerla.

Como cazadores-recolectores, la gente se alimentaba de lo que el entorno ofrecía. Dónde abundaban animales grandes como bisontes y mamuts, la gente probablemente llevaba una dieta más carnívora, pero en bosques donde abundaban plantas comestibles, la gente podía haber obtenido una gran parte de sus nutrientes desde frutas y vegetales.

Una charla de TED sobre la evolución del cerebro humano y su relación con la comida cocinada

Error 4: la sociedad prehistórica era muy machista

Existe un concepto de que el sexo en la prehistoria consiste en un hombre pegando a una mujer para dejarla inconsciente y arrastrarla a una cueva, donde se imponía sexualmente sobre ella.

Irónicamente, en la mayoría de las tribus cazadoras-recolectoras del siglo XX, había bastante igualdad de sexos, donde la jerarquía de cada uno solía depender más de la edad y la experiencia y no de si era hombre o mujer. Las parejas se formaban respetando un claro código de cortejo, y raptos forzosos o violaciones no ocurrían con mayor frecuencia que en las sociedades “civilizadas” del Occidente.

Con eso no quiero generalizar ni idealizar la edad paleolítica, pero hasta ahora todavía no hemos encontrado ninguna prueba que demuestra que las sociedades prehistóricas eran machistas, y tampoco ninguna prueba demostrando que no lo eran.

Los San, un pueblo cazador-recolector de la época actual, vive en una sociedad con mucha igualdad sexual

Los San, un pueblo cazador-recolector de la época actual, vive en una sociedad con mucha igualdad de sexos

Error 5: las lenguas que se hablaban en la prehistoria era muy simple

Eso también depende de la época y de la subespecie humana que se trata. La lengua forma parte de nuestro instinto innato y desde que nuestros ancestros eran humanos anatómicamente modernos hace 200.000 años, ya hablaban idiomas tan complejos como inglés, español, chino o árabe. Seguro que no tenían palabras como ciudad, calle, ordenador, coche o bicicleta, pero probablemente tenían miles de palabras para relacionarse con la naturaleza que no podemos ni imaginar.

Es cierto que la escritura fue inventada mucho más tarde, pero la falta de escritura no significa que un idioma no existe. Hasta el siglo XX un gran porcentaje de la población española no sabía leer ni escribir, pero nadie diría que no hablaban una lengua humana.

Error 6: los neandertales eran tontos, brutos, y más parecidos a monos que nosotros

Según los últimos análisis genéticos, los neandertales no era de un “escalón anterior” de la evolución humana, sino una “escalón paralelo”. Era una subespecie humana que evolucionaron durante cientos de miles de años en Europa y Asia para adaptarse en un clima frío, mientras nuestros ancestros, Homo sapiens sapiens, evolucionaron en África bajo un clima tropical. Cuando las dos especies se encontraron hace más de 50.000 años, se mezclaron, pero a día de hoy, el legado genético de los neandertales es muy limitado (0-4%), y las causas todavía se desconocen. Pero de todos modos, el nivel de sofisticación de sus herramientas, sus costumbres de cuidar a los enfermos crónicos y enterrar a sus muertos, las pinturas rupestres que dejaron en Altamira etc, demostraron que de tontos y brutos no tenían nada.

Esta pintura rupestre en Altamira data de hace 40.000 años, y más probable sus autores eran neandertales

Esta pintura rupestre en Altamira data de hace 40.000 años, y más probable sus autores eran neandertales

Error 7: en la prehistoria la gente vivía en comunidades muy aisladas y endogámicas

Durante el paleolítico, la gente vivía en tribus nómadas pequeñas de entre 20 a 50 personas, caminando constantemente de un lugar a otro en busca de alimentos, pero se mantenían en contacto con regularidad con otras poblaciones. Hallazgos arqueológicos encontraron herramientas hechas de minerales a miles de kilómetros de su lugar de origen, y el análisis genético de un niño que vivía en el Éste de Siberia hace 20.000 años reveló que tenían antepasados recientes procedentes de Europa. Eso demuestra que las poblaciones humanas establecían redes de comunicación que llegaban hasta miles de kilómetros de distancia.

Figurines de mujeres voluptuosas se encontraron desde Rusia hasta la Peninsula Ibérica, demostrando que pueblos muy distanciados compartían la misma forma de expresión artística

Figurines de mujeres voluptuosas se encontraron desde Rusia hasta la Peninsula Ibérica, demostrando que pueblos muy distanciados compartían la misma forma de expresión artística

Error 8: la vida cambió poco del Paleolítico al Neolítico

En mi opinión personal, la transformación del “Paleolítico” a “Neolítico” hace 10.000 años fue la revolución más importante de la historia humana, porque el ser humano dejó atrás la vida de cazadores/recolectores para dedicarse a la agricultura y la ganadería.

Nuestros ancestros empezaron a asentarse en pueblos con poblaciones cada vez más grandes que les obligaron a formar sistemas políticos y económicos más sofisticados. Muchos de los conceptos sociales que tenemos ahora, como la propiedad inmobiliaria, la división de trabajo, los ahorros, el gobierno, el estado, las fronteras y los impuestos se desarrollaron durante el Neolítico.

Hace 8000 años, los europeos probablemente eran de piel oscura y ojos azules.

Hace 8000 años, los europeos nativos probablemente eran de piel oscura y ojos azules. Se volvieron”blancos” debido al cambio de dieta

A nivel biológico, los cambios en la dieta y el estilo de vida provocaron una evolución acelerada en el fenotipo humano, que desarrolló mecanismos digestivos para digerir lactosa, alcohol y una mayor cantidad de hidratos de carbono, tanto como la inmunología a cientos de enfermedades contagiosas, la mayoría surgida a causa de la domesticación de animales.

Más probable, los cambios en la sociedad, economía, estilo de vida y fisonomía humana del Paleolítico al Neolítico fueron mucho más pronunciados que entre el Neolítico y el siglo XVIII, en la víspera de la revolución industrial.

En el Neolítico, ya surgían urbes de hasta 10.000 habitantes, como Catalhoyuk en Turquía

En el Neolítico, ya surgían urbes de hasta 10.000 habitantes, como Catalhoyuk en Turquía

Otra forma de contar la historia humana

Personalmente, no estoy muy de acuerdo de contar la historia de la humanidad dividiéndola entre la “prehistoria” y la “historia”, marcada por el invento de la escritura. Prefiero contar la historia a través de los grandes saltos evolutivos, revoluciones tecnológicas y migraciones masivas.

Pero eso ya es tema que trataré en otro artículo.