Tag Archives: Nueva York

El perfil sociológico del gángster norteamericano

26 Jun

Uno de los prototipos de personaje histórico más retratado en el cine comercial estadounidense, a parte de los cowboys del Oeste, es el gángster durante los violentos años 20 y 30. En muchas películas, el típico gángster norteamericano es retratado como un tipo que se vestía de forma elegante, de naturaleza violenta y carácter asertivo, pero poseía ciertos principios y valores, que por regla general, nunca traicionaba a sus amigos ni hacía daño a mujeres, niños y personas inocentes. A pesar de ganarse la vida apretando el gatillo, solo ejercía la violencia cuando era estrictamente necesario, y siempre contra quién se lo merecía.

A veces me pregunto: ¿esos “bandidos caballerosos” con la ética de Robin Hood existieron de verdad? En este post, voy a analizar un poco el perfil sociológico del “típico” gángster estadounidense de la época de la ley seca.

1291687_f520

Cuando oímos la palabra “gángster” solemos asociarlo a un miembro del crimen organizado. En EEUU, el crimen organizado no apareció de día a mañana, sino evolucionó poco a poco desde un modo de delincuencia mucho más crudo: la banda callejera. Desde el siglo XIX, en muchas ciudades americanas como Nueva York, Chicago y Boston, la presencia de bandas callejeras ya era conocida. En ciertos barrios neoyorquinos como Five Points y Hell’s Kitchen, algunos visitantes contemporáneos, como Davy Crockett y Charles Dickens, ya comentaban de fenómenos como docenas de jóvenes armados con machetes, navajas y palos que se enfrentaron en plena calle para resolver sus diferencias del modo más salvaje.

¿Por qué surgieron las bandas callejeras? Durante el siglo XIX, en la mayoría de las ciudades la ley y orden no funcionaban de forma tan eficaz como ahora. Los cuerpos de policía constaban de pocos efectivos y carecían de recursos para atender a las necesidades de los cientos de miles de habitantes de las ciudades industrializadas, cuya población no dejaba de aumentar por la llegada sin cesar de inmigrantes. Una gran parte de las ciudades carecían de las infraestructuras más básicas como alcantarillas y agua corriente. Derrumbes de edificios, incendios y brotes de enfermedades contagiosas eran ocurrencias cotidianas. Las comunidades inmigrantes, por la barrera cultural y lingüística y los abusos que sufrían a manos de las autoridades, confiaban aún menos en las fuerzas de orden. La gran mayoría de los problemas, desde pequeñas deudas hasta robos y violaciones, se resolvían por cuenta propia a través de amenazas y venganzas. Las bandas callejeras, en cierto modo, surgieron como meros agentes para resolver las disputas entre vecinos en los barrios marginales abandonados por las autoridades.

Harvard_Theatre_Collection_-_Chanfrau_as_Mose,_TS_939.5.3

Pandillero neoyorquino, siglo XIX (De James Brown)

La gran mayoría de las bandas callejeras se organizaban por barrio y por origen étnico. A principios de siglo XX, en Nueva York las más conocidas eran el Eastman Gang, de origen judío, y el Five Points Gang, de origen italiano. La mayoría de los pandilleros no eran nada elegantes ni sofisticados, sino chavales de aspecto huraño que pasaban todo el día en la calle, en las tabernas y en los prostíbulos más sórdidos, siempre con una navaja en la mano dispuestos a usarla contra cualquiera que les faltaba respeto. Su principal actividad era extorsionar comercios, controlar apuestas, hacer de proxeneta a las prostitutas y pelearse con miembros de bandas rivales, pero su influencia raras veces excedía a las pocas manzanas que constituían su barrio. A pesar de todos los golpes que daban y los sectores de la economía negra que controlaban a nivel local, pocos llegaron a ser ricos. Hasta los líderes de las bandas no ganaban ni un ingreso medio.

Todo cambió en 1921, cuando el gobierno federal estadounidense puso en marcha la ley seca. Como el contrabando de licor era un negocio tan lucrativo, muchos pandilleros empezaron a dedicarse a ello. De día a mañana, Los que antes eran chulo-putas de barrios bajos se volvieron ricos. Los que antes peleaban con navajas ahora disponían de pistolas y armas automáticas. Otros delincuentes también se aprovecharon del boom del mercado negro, algunos asaltando a los camiones de contrabando, otros secuestrando a los traficantes ricos pidiendo rescates astronómicos. La violencia se escaló tanto en frecuencia como en intensidad, con noticias de tiroteos, asesinatos, atracos y secuestros llenando las portadas de la prensa sensacionalista. Para marcar el nuevo estatus socioeconómico que disfrutaban, los pandilleros ya no se vestían como rufianes del barrio bajero, sino con trajes hechos a medida y camisas de seda. Se alojaban en hoteles de lujo y frecuentaban restaurantes y casinos de mayor estatus, haciéndose pasar por hombres de negocio de clase alta. De ahí, el pandillero se convirtió en el “gángster”.

Fivepointsgang

La banda callejera “Five Points gang”, formada por pandilleros italianos

Pero la verdadera transformación de “banda callejera” a “crimen organizado” sucedió en 1931, cuando un grupo de gángsteres liderado por Lucky Luciano y Meyer Lansky, tras llegar a la cima del mundo de la hampa, decidieron formar un pacto de colaboración entre todas las bandas de Nueva York, conocido como la “comisión del crimen“. A partir de ahí, todas las bandas tenían que respetar el territorio de otras y la violencia entre bandas fue estrictamente prohibida bajo la pena de muerte. En respuesta a cualquier delito cometido por un miembro de la comisión, todos los gángsteres tenían la obligación de colaborarse entre sí para ocultar pruebas, mentir en el juicio, sobornar a policías, fiscales y jueces, y amenazar, o matar, a testigos. Entonces, el contrabando de licor, la prostitución, el juego, la extorsión, la venta de drogas y los atracos armados se convirtieron en actividades económicas de una empresa multinacional con sus propias normas de conducta, estrategias empresariales y jerarquía de mando.

A pesar de que la ley seca fue revocada en 1933, el crimen organizado ya había acumulado tanto poder que a parte de dominar a los bajos fondos, también controlaba a muchos negocios legítimos e influenciaba al sistema judicial y la política. Desde los años 30 hasta finales de 60, la mayoría de sus crímenes se quedaron impunes. Los perpetradores raras veces fueron detenidos, imputados y casi nunca condenados. Muchos de los pandilleros de los años 20 habían muerto jóvenes con un tiro en la nuca, pero otros amasaron auténticas fortunas. Los más listos abandonaron la vida de crimen y invirtieron la capital en negocios legítimos, transformándose en empresarios respetables en los años 50 y 60. Efectivamente, habían conseguido el “sueño americano”.

meyer-lansky-1902-1983-in-1949-everett

Meyer Lansky, uno de los fundadores de la “comisión de crimen”

Ahora, vamos a llegar al punto clave: ¿cómo era el típico gángster norteamericano de los años 20?

El típico gángster era un joven procedente de un gueto de inmigración. Algunos habían nacido en Irlanda, Italia, Rusia, el imperio otomano o austrohúngaro, otros habían nacido en EEUU de padres que habían emigrado de esas tierras, pero en la mayoría de los casos, EEUU era el país donde habían pasado su infancia y también donde habían iniciado su carrera criminal. Así que efectivamente, el “gángster americano” era un producto del nuevo mundo, independiente de su origen étnico.

Todos, sin excepción, habían pasado la adolescencia viviendo de la hampa en los bajos fondos, robando carteras, timando a forasteros, atracando a transeúntes, vendiendo drogas, amenazando a morosos o dando palizas por la calle. Cuando entró en vigor la ley seca en 1921, la gran mayoría de los gángsteres eran muy jóvenes. Lucky Luciano tenía apenas 24 años, Meyer Lansky 19, Bugsy Seigal 16 y Al Capone 22, pero todos ya gozaban de una reputación temerosa en los barrios donde residían. Contraria a la idea de muchas películas que era la ley seca que “volvió delincuentes” a hombres normales, eran más bien delincuentes curtidos que aprovecharon la ley seca para hacerse ricos. De hecho, antes de 1921, muchos de los futuros gángsteres ya habían sido detenido por docenas de delitos desde robo con violencia hasta agresiones sexuales. Básicamente, no era gente con la que preferirías pasar una tarde tomando cañas.

¿Entre ellos había ladrones honrados como en las películas? En mi opinión, si lo hubiera, el porcentaje no sería mayor que entre los delincuentes de hoy en día o entre los presos de cualquier cárcel, porque al fin y al cabo, se trababa de gente acostumbrada de vivir de la estafa, de la coacción y de la violencia. La única diferencia fue que debido a las peculiares circunstancias históricas, se hicieron ricos.

p543

Los bajos fondos…

Entonces, ¿por qué hay tanto culto en Hollywood hacia el gángster americano?

En mi opinión, representaba la visión más extrema del sueño americano, en que cualquier persona, por lo humilde que fueran sus raíces, podría llegar a la cúspide de la sociedad si tuviera dinero, aunque lo hubiera conseguido a través de robos, contrabando y asesinatos. No hay que olvidar que los gángsteres eran en su mayoría hijos de inmigrantes, de grupos étnicos que en la época que vivían, no eran bien aceptados en la sociedad norteamericana. A pesar de que muchos habían vivido casi toda la vida en EEUU, no solían ser percibidos como “verdaderos americanos” por su apellido, religión o rasgos. Los partidos conservadores de la época usaban la alarma social hacia el gansterismo como excusa para defender sus políticas xenófobas y antisemitas, retratando los gángsteres como una corrupción extranjera a los valores estadounidenses. Por eso, el gángster americano también representaba el triunfo de los marginados, rechazados y discriminados, que habían logrado el respeto en la sociedad a través de la violencia, que probablemente, para las circunstancias en que se criaron, era la única medida que disponían para perseguir el sueño americano.

Anuncios

Una Historia del Bronx

23 Dic

Todo el mundo ha oído hablar del Bronx. Para muchos es sinónimo a la decadencia urbana, una barriada poblada de los más marginados, plagada de delincuencia, drogas y bandas callejeras. En el lenguaje popular, desde China hasta España, mucha gente se refiere a cualquier barrio chungo de su ciudad como “el Bronx”.

Hace poco he hecho un estudio sobre la historia de este municipio, y llego a la conclusión de que la decadencia del Bronx era un caso más bien especial (sino único) provocado por la combinación de varios fracasos en la planificación urbanística. Las verdaderas causas seguro que son mucho más complejas, pero aquí comparto un resumen.

El Bronx está ubicado en el norte de Manhattan

El Bronx está ubicado en el norte de Manhattan

Antes de los 1940s

Administrativamente, la ciudad de Nueva York se divide en 5 municipios: Manhattan, Bronx, Brooklyn, Queens y Staten Island. El Bronx ocupa la zona más al norte, separada de Manhattan del Harlem River. “El Bronx” de la imaginación popular se refiere solamente a la parte sur del municipio, porque los barrios del norte siempre han sido zonas residenciales de la clase media-alta.

El sur de Bronx fue urbanizado a principios de siglo XX, cuando llegó la oleada de inmigración más importante de la historia de EEUU. La mayoría de los inmigrantes se concentraron en las barriadas empobrecidas en la parte sur de Manhattan, con docenas de familias masificadas en infraviviendas verticales de 4-5 plantas. El Bronx, con sus viviendas unifamiliares más espaciosas, avenidas anchas, parques y zonas recreativas, era el sueño de muchos inmigrantes.

Niños en el Bronx, 1920s

Niños en el Bronx, 1920s

A partir de la Primera Guerra Mundial, El Bronx se convirtió el destino popular para los hijos de irlandeses, italianos, griegos, polacos, españoles, alemanes y (sobre todo) judíos de Europa del Éste que habían mejorado su nivel socioeconómico en respecto a los padres. En los años 30, casi 45% de los residentes del Bronx eran de origen judío, convirtiéndolo en la segunda Judería más importante de Nueva York después del Lower East Side de Manhattan.

Entonces, la fama que tenía el Bronx era la de un típico municipio obrero, de calles bulliciosas llenas de panaderías, carnicerías, ferreterías, costureros, fruterías, tabernas, ropa tendida en los balcones y vecinos reunidos en los portales. La mayoría de los barrios eran segregados por origen étnico, con italianos, irlandeses y judíos ocupando sus perspectivas manzanas. Ya tenía fama de ser un caldo de cultivo de “tipos duros”: boxeadores, macarras, buscavidas y gánsteres, pero la mayoría de los residentes era gente humilde, trabajadora, con un fuerte sentido de familia y comunidad, que vivía en pisos de alquiler de renta controlada.

En 1936, la mayoría de los residentes del Bronx eran hijos de inmigrantes europeos

En 1936, la mayoría de los residentes del Bronx eran hijos de inmigrantes europeos

La vida social se centraba en una gran avenida llamada The Grand Concourse que recorría 6 kilómetros del norte al sur de Bronx, repleta de tiendas de moda, teatros, cines, restaurantes y discotecas. Algunos la llamaban “El Park Avenue de la clase obrera”.

Una ilustración del Grand Concourse

Una ilustración del Grand Concourse

Los años pos-guerra

La prosperidad de los años pos-guerra trajo un boom de la construcción. En el norte de la ciudad se levantaron nuevas urbanizaciones de chalets que se vendían a precio barato. Miles de residentes judíos, italianos e irlandeses, atraídos por la perspectiva de tener su propia vivienda, abandonaron el Bronx para trasladarse a las nuevas urbanizaciones. Sus plazas fueron relevadas por miles de afroamericanos y puertorriqueños, la mayoría trabajadores industriales recién-llegados a Nueva York desde el Sur y el Caribe.

Niños haciendo cola para entrar en el cine, 1959

Niños haciendo cola para entrar en el cine, 1959

Esta primera oleada de los negros y puertorriqueños instalados en el Bronx era de un origen social muy parecido a los inmigrantes europeos que les precedían: gente humilde y trabajadora con un fuerte sentido de comunidad. A pesar del cambio demográfico, el carácter del Bronx se mantenía.

Hasta ahí todo se había ido bien. Sin embargo, a partir de los años 60, el ayuntamiento de Nueva York tomó varias decisiones que resultaron desastrosas para el municipio.

El Cross-Bronx Expressway y la solución “chapuza”

A finales de los años 50, la extensión de la ciudad de Nueva York crecía a un ritmo mucho más rápido del crecimiento demográfico. Para facilitar la comunicación entre las nuevas urbanizaciones de chalets del norte y el centro de Manhattan, el ayuntamiento ordenó construir una autovía que conectaba a estas comunidades directamente con el corazón de Nueva York, traspasando el medio del Bronx cortando el municipio en dos, llamada el Cross-Bronx Expressway.

Cross-Bronx expressway

Cross-Bronx expressway

Con la construcción de esta carretera, los barrios situados en el sur del Bronx se encontraron cada vez más aislados, y cuando los inquilinos se iban, los propietarios tenían cada vez más dificultades en alquilar su piso. Para acatar el problema, el ayuntamiento ofreció subvenciones a los propietarios para acoger a inquilinos entre la clase “no-trabajadora”, familias que subsistían de ayudas sociales. Eso incluía a ex presidiarios, alcohólicos, enfermos mentales y los crónicamente desempleados.

En una cuestión de pocos años, la convivencia se deterioró de forma  notable. Cuando los antiguos vecinos exigieron una solución urgente, el ayuntamiento les respondió con la construcción de una nueva urbanización cooperativa en el norte extremo del Bronx, llamada Co-op City.

Los rascacielos son Co-op city, una cooperativa creada en los 1970s

Los rascacielos son Co-op city, una cooperativa creada en los 1970s

El final de los años 60 vio el éxodo de las últimas familias de clase trabajadora hacia Co-op City, convirtiendo el sur del Bronx de un “barrio obrero de trabajadores” a un “barrio marginal de no-trabajadores”. En una cuestión de 10 años, el municipio había perdido más de la mitad de la población (de 1.2 millones a 600.000). Muchas calles que antes estaban llenas de negocios del barrio se convirtieron en un baldío de locales vacíos y viviendas desocupadas.

Los años 70, el Bronx se arde

El precio de las viviendas en el Bronx sufrió una fuerte caída durante los años 60, y muchos propietarios, para no perder el valor de su casa, contrataron a pirómanos a quemar su casa para cobrar el seguro. Durante toda la década de los 70 había un incendio en el Bronx cada mes, algunos de los cuales también fueron provocados por los propios inquilinos, para que el ayuntamiento les realojara a una vivienda de mejor calidad.

Incendio en el Bronx, 1980s

Incendio en el Bronx, 1980s

Como la zona no salía rentable para los inversores, la mayoría de los edificios quemados fueron abandonados en estado carbonizado. Las estructuras quemadas y derelictas atraían aún más los elementos más marginales de la sociedad, convirtiéndose en centros de distribución de droga, prostitución, o lugares de reunión para bandas callejeras.

Bronx, años 80

Bronx, años 80

El ayuntamiento daba la zona por “perdida” y la mayoría de los neoyorquinos, hasta la policía, trataba de evitarlo lo más posible.

Al mismo tiempo, las comunidades del Bronx, la mayoría de origen afroamericano y puertorriqueño, también desarrollaron su propia cultura a raíz de la pobreza, la más destacada siendo el hip-hop, el break-dance, el grafiti y la música Salsa.

El hip hop y el break dance nacieron en el Bronx durante los 70

El hip hop y el break dance nacieron en el Bronx durante los 70

La mala fama del Bronx también lo convirtió en escenario de muchas películas de bandas callejeras, como The Warriors, The Wanderers y Rumble in the Bronx.

Aquí pongo el enlace de una película documental rodada en 1979: 80 Blocks from Tiffany’s, sobre las verdaderas bandas callejeras y de moteros que dominaban las calles del Bronx durante los 60 y 70.

 

El renacimiento: 1990 –

A partir de los años 90, el ayuntamiento de Nueva York ha lanzado varios planes de renovación urbanística del Bronx. Muchos de los edificios quemados fueron reconstruidos, y una nueva oleada de inmigración trajo nuevos residentes al barrio, la mayoría de Latinoamérica y Asia. Las calles que llevaban décadas abandonadas se llenan otra vez de tiendas de alimentación, locutorios, supermercados y cafeterías. Pero a pesar de esa notable mejora, el Bronx sigue siendo el municipio más conflictivo de Nueva York, con la mayor tasa de pobreza, delincuencia, abandono escolar y problemas de salud.

Calle en el Bronx, 2012

Calle en el Bronx, 2012

Algunos especuladores ya tienen un ojo puesto en el Bronx para transformarlo en un “zona de moda”. Si eso sucediera, los residentes actuales del Bronx se encontrarían otro problema: el desplazamiento y la pérdida de una comunidad humilde pero estable que había tardado tanto tiempo y esfuerzo en reconstruir.

Aquí os dejo con un enlace de 2 videos: uno era una recopilación de varias películas rodadas en el Bronx durante los 70, otro es un video casero rodado en los mismos barrios en 2011. Se nota mucho los cambios.

Mestizos, sin patrias, o ciudadanos del mundo

16 Nov

Ayer cuando estuve en la clase de boxeo, uno de los monitores me hizo una pregunta inesperada:

“¿De dónde eres…? Déjame adivinar …. Eres…… ¡estadounidense!”

Le contesté que no, que soy británico.

Me dijo que había adivinado “estadounidense” por mi acento inglés, y el hecho de que entre norteamericanos hay bastante gente de ascendencia asiática, pretendiendo que sabía desde principio que no era un chino nacido en China, porque mi fisonomía, mi forma de vestir y mi forma de gesticular no se parecían nada a los “típicos chinos de las tiendas”.

A pesar de haberse equivocado, era una de las pocas personas que no habían asumido directamente que mi nacionalidad era china o japonesa solo por ver a mis rasgos orientales.

Una foto de mí. Poca gente adivinaría que mi nacionalidad es británica, pero por el momento, me siento más "madrileño"

Una foto de mí. Poca gente adivinaría que mi nacionalidad es británica.

Muchas veces, también me hago a mi mismo esta misma pregunta: ¿de dónde soy? ¿de qué nacionalidad soy? ¿dónde está mi patria?

Oficialmente, mi pasaporte dice que nací en el Reino Unido y mi nacionalidad es británica, pero mis 2 padres nacieron en China. Cuando tenía 9 años, fuimos toda la familia a vivir en Taiwan y regresamos al Reino Unido cuando tenía 14. Pasé los años más claves de mi juventud en Londres, donde estudiaba y trabajaba rodeado de gente de diversas nacionalidades. Ahora, llevo más de 10 años viviendo Madrid, donde me encuentro totalmente integrado en la sociedad autóctona.

Hablando de mis costumbre gastronómicas, diría que soy principalmente chino, de mi gusto musical (y cervecera) y sentido de humor , me considero británico, la sociedad donde me siento mejor integrado y aceptado es sin duda la española. Debido a que tengo muchos familiares en EEUU, también siento ciertos lazos hacia aquel país, aunque solo lo he conocido de visita.

Hablando de sentimientos, diría que el lugar donde más  me siento identificado en este momento es Madridpero me puedo imaginar si mañana me toca mudarme a Moscú, igual después de varios años ahí me haría moscovita. Lo que es cierto es que todos los lugares donde he vivido, o donde tengo algún lazo familiar, ha dejado una huella en mi sentido de identidad.

Ricken Patel, el fundador de Avaaz.org, es canadiense, pero sus raíces familiares son indios y británicos

Ricken Patel, el fundador de Avaaz.org, es canadiense, pero sus raíces familiares son indias y británicas

Con la globalización, la gente que siente identificada con varias nacionalidades pero ninguna en concreto, somos cada vez más. Algunos sociológos nos llaman “ciudadanos del mundo”. A mí este nombre me parece un poco excesivo, porque el mundo es un lugar muy grande con culturas demasiadas diversas. Por ejemplo, nunca me veo capaz de sentirme a gusto en un país con una sociedad muy machista o con mucha segregación de sexos, porque van demasiado en contra de mis principios.

En vez de decir “ciudadano del mundo”, quizás la palabra más adecuada sería simplemente “mestizo”.

Por supuesto, los mestizos siempre han formado un porcentaje importante de los países de inmigración, como EEUU, Canadá y Australia porque los hijos de inmigrantes a menudo sienten identificados tanto con el país donde han nacido como el país donde nacieron sus padres. Durante las últimas décadas, hay otro fenómeno en EEUU que se hace cada vez más visible: que los hijos y nietos de inmigrantes, de diversos origenes continentales, se están mezclando a un ritmo más rápido que nunca, fundiendo las antiguas divisiones étnicas.

NATIONAL GEOGRAPHIC ha publicado un estudio sobre la experiencia de los “mestizos norteamericanos”, y he topado con 2 casos muy interesantes.

http://www.npr.org/2013/11/11/242357164/seeing-opportunity-in-a-question-where-are-you-really-from

El primero se trata de un neoyorquino de Brooklyn cuyo padre es japonés y madre es judía procedente de Europa del Éste.

Alex Segiura es medio japonés medio judío centroeuropeo. Mucha gente lo confunde con latinoamericano

Alex Segiura es medio japonés medio judío centroeuropeo. Mucha gente lo confunde con latinoamericano

Él tiene un apellido japonés, nombre inglés, pero rasgos muy parecidos a mucha gente de Latinoamérica. En cambio, tiene un hermano que parece 100% asiático.

Muchas veces, la gente le ha confundido con latino y le habla en español, y por esta misma razón, ha aprendido el idioma para no decepcionar a la gente.

Reconoce que su herencia particular le ha dado la ventaja de poder “esquivar” los tópicos asociados a los asiáticos (qué él consideraba gravemente ofensivos), pero a veces sufren en la calle la discriminación dirigida a latinos, aunque él no lo es.

Étnicamente, sin embargo, se identifica como “judío”, por sus creencias religiosas.

http://www.npr.org/2013/10/14/231447526/holding-onto-the-other-half-of-mixed-race

Esta familia norteamericana se considera de origen "noruego"

Esta familia norteamericana se considera de origen “noruego”

El segundo se trata de una mujer noruega viviendo en EEUU, que ha tenido 2 hijos mulatos con un negro americano, pero les ha criado sola y con su segundo esposo, también de origen noruego.

Así que, los 2 chicos, ahora ya adultos, a pesar de tener la piel oscura, étnicamente se identifican como “americanos de raíces noruegas” por la estrecha relación que mantienen con el país nórdico. Sin embargo, otras personas no les perciben como tal y siempre les dicen: “no podéis ser noruegos porque no sois rubios con ojos azules”.

Esta niña neoyorquina tiene ascendencia china, indonesia, alemana, polaca y galesa, pero 100% americana

Esta niña neoyorquina tiene ascendencia china, indonesia, alemana, polaca y galesa, pero 100% americana

Durante muchas décadas, la administración estadounidenses ha confundido el significado de 2 términos: “etnia” y “raza”, que en realidad, son conceptos bien distintos porque el primero se refiere a una identidad cultural, idiosincrática o lingüística, el segundo solamente se refiere a la herencia genética asociada a la apariencia externa.

Por ejemplo, blanco, negro, asiático no son etnias, sino “razas”, porque se refieren a la apariencia física, pero árabe, persa, kurdo, ruso, griego, chino han, yoruba, gitano, beréber o bantú sí que son identidades “étnicas”, porque se refieren a colectivos que comparten una determinada lengua, idiosincrasia o memoria histórica en común.

Hay países étnicamente diversos pero racialmente homogéneos, como en Europa del Éste y el Oriente Medio, también hay países racialmente diversos pero étnicamente homogéneos, como Brasil y Cuba. Hay países étnicamente y racialmente homogéneos, como Japón y Corea del Sur, y también países con mucha diversidad tanto en el sentido racial como en el sentido étnico, como India, Afganistán, Sudáfrica y Etiopía.

En casos como EEUU y Canadá es muy difícil clasificar la situación, porque con el mestizaje y la asimilación cultural, muchas identidades, tanto racial (blanco, negro) como étnica (italoamericana, chino-americana, judeo-americana) se están fundiendo o redefiniéndose a medida que transcurre cada generación. Durante las últimas décadas, esta tendencia también se ha extendido a muchas ciudades grandes de Europa y Asia, como Londres, Paris, Berlín, Bruselas y Ámsterdam.
30mixed1_span-articleLarge[1]

Es imposible adivinar la nacionalidad de estos jóvenes por el aspecto

Es imposible adivinar la nacionalidad de estos jóvenes por el aspecto

Recuerdo que hace unos meses había visto una charla de TED, en que el divulgador nació en la India, pero vivió casi toda su infancia en el Reino Unido, y nada más de terminar la carrera, se fue a vivir en EEUU, y durante los últimos años, el país donde más se siente en casa es Japón.  Él hablaba de que los “mestizos” en general tienen una tendencia mucho mayor de casarse con otros “mestizos”.

Por ejemplo, cuando el hijo de un alemán y una tailandesa nacido en Londres, conoce a la hija de un iraní y una francesa nacida en Ámsterdam, podría sentir mayor complicidad con ella que con cualquier británica, alemana o tailandesa, porque comparten la misma experiencia de vivir entre varias culturas y de haber sufrido los mismos conflictos de identidad; y si se casan, es muy probable que se instalen en otra ciudad cosmopolita, como Nueva York, Berlín o Toronto, donde abundan casos como ellos.

Para una minoría de reaccionarios, nacionalistas y salvapatrias, el mestizaje sigue representando una amenaza a la identidad nacional, una degradación de morales y una pérdida de valores tradicionales, pero en realidad, es lo que siempre ha sucedido a lo largo de la historia humana, sólo que ahora sucede de forma más rápida, y más pacífica.

El mito de la inseguridad y delincuencia

25 Abr

Hace unos meses, leí un artículo en Internet en el que entrevistaron a un residente de toda la vida de un barrio neoyorquino en el distrito de Queens. Hablando de los cambios en el vecindario, dijo: “Cuando yo era pequeño (en los 80), pasaba todo el día jugando en la calle con mis amigos. Ahora, ya no puedo permitirlo a mis hijos porque hay drogas, bandas, pederastas y toda clase de peligros….”

Un barrio en Queens, Nueva York

Un barrio en Queens, Nueva York

Tanto en España como en el Reino Unido, también he escuchado a gente hablar con nostalgia sobre los viejos tiempos cuando las calles eran “supuestamente” más seguras: una “Edad de la inocencia” en la que no había bandas, drogas, pederastas, violadores ni violencia doméstica. Algunos culpan a leyes demasiadas laxas y policías corruptos e incapaces, otros a la inmigración y la decadencia en los valores éticos de las nuevas generaciones.

Si tuvieran razón, esta tendencia no habría sido solo de los últimos 20 años, sino que empezó mucho antes, porque recuerdo que de niño durante los años 80, ya oía a los adultos quejarse de lo mismo. Y según mi padre, cuando él era joven durante los años 60, los medios ya hablaban de un “apocalipsis” por el aumento de delincuencia y el menguante poder de la ley.

Muchas veces me ha dado a pensar ¿Es verdad que durante el último siglo la delincuencia ha subido sin parar? ¿Es verdad que alguna vez hubo una “Edad de la inocencia” cuando la mayoría de los vicios modernos no existían?

Vamos a ver los estadísticos reales de la tasa de delincuencia tomada en 3 países: EEUU, Reino Unido y España.

tasa de homicidios en EEUU, 1900-2006

tasa de homicidios en EEUU, 1900-2006

Es cierto que no todos los delitos se denuncian, así que el número de delitos cometidos siempre es más alto que el número de denuncias, pero un indicador fiable puede ser la tasa de homicidios, porque cuando muere o desaparece alguien, siempre se abre una investigación policial.

En EEUU, a nivel nacional, las estadísticas revelan que durante la primera mitad del Siglo XX, la tasa de homicidios llegó a un pico en los años 30 y luego empezó de disminuir, y continuó una tendencia bajista hasta los años 60, cuando volvió a subir. En los años 90 llegó a otro auge y empezó otra vez a disminuir, y la tendencia ha continuado hasta el día de hoy. En el año 2013, la tasa de homicidios es igual a la que existía a mediados de los años 50.

delincuencia en NY, Los Ángeles y Chicago

delincuencia en NY, Los Ángeles y Chicago

Mirando a una ciudad concreta como Nueva York, más o menos refleja la misma tendencia nacional, excepto que el descenso de delincuencia a partir de los 90 ha sido más pronunciado y en 2013 ha llegado al nivel más bajo jamás registrado. A día de hoy es una de las ciudades más seguras de EEUU. Así que, volviendo al residente de Queens que se queja de que las calles están menos seguras ahora que durante los años 80, está MUY equivocado, porque cuando él jugaba en las calles de niño, la probabilidad de sufrir un delito violento era más de triple que la que hay ahora.

Para el Reino Unido, el crimen violento también llegó a un auge a principios de los años 90, pero luego empezó a bajar. En 2008, al empezar la recesión, muchos sociólogos previeron un aumento de delincuencia por los recortes de policía y la alta tasa de desempleo juvenil, pero también han estado equivocados. A pesar de los disturbios del 2011, el número total de delitos ha disminuido un año tras otro hasta 2013.

Evolución de crimen violento en el Reino Unido

Evolución de crimen violento en el Reino Unido

En España, a veces escucho a la gente opinar que somos uno de los países más peligrosos de Europa y que en los países del norte son más seguros porque la policía y la justicia funcionan de forma mucho más eficaz. Vamos a comprobar la validez de esta afirmación con un informe emitido por el Ministerio de Interior en el año 2010, comparando las tasas delictivas entre distintos países europeos.

http://www.interior.gob.es/file/54/54476/54476.pdf

Criminalidad en la UE

Tasa comparativa de criminalidad en la UE

Como bien muestra este gráfico, España, lejos de ser el país más peligroso, tiene una de las tasas más bajas de delincuencia de toda la Unión Europea, superada solo por Portugal y Grecia. Y el país con más delitos cometidos, sorprendentemente, es Suecia.

En el siguiente gráfico que muestra la evolución de delitos cometidos de 2000-2010. Se nota que llegó a un auge en 2002 y luego empezó a bajar. Pero incluso en el punto más alto de 2002, no llegó ni cerca al medio europeo.

A partir de 2010, debido a la dureza de la crisis, ha aumentado el número de robos, sobre todo a supermercados y casas particulares, pero la inseguridad tampoco se ha convertido en una preocupación ciudadana. Yo, al menos, paseo por las calles con la misma tranquilidad de siempre, y vivo en un barrio obrero con fama de haber sido un barrio un poco difícil.

Evolución de criminalidad en España 2000-2010

Evolución de criminalidad en España 2000-2010

Con las estadísticas, podemos más o menos llegar a la conclusión de que la sensación de que las calles están “cada vez más peligrosas” no tiene respaldo estadístico, sino es más bien un sentimiento subjetivo, quizás parte del instinto humano de pensar siempre que “el pasado fue mejor”. Pero aparte de eso, también hay otros factores que alimentan este miedo.

La televisión

Ciertos telediarios dedican un tiempo desproporcionado para informar sobre delitos violentos, muchas veces sacando imágenes de la escena de crimen y de la tristeza que sienten los amigos y familiares de la víctima. Efectivamente, cuando se comete un delito, se entera todo el país, mientras que hace décadas solo se enteraba los directamente afectados. Eso provoca la sensación de que las calles están más peligrosas por la pura propaganda.

La creciente conciencia de ciertos tipos de crímenes

Lo que sí que ha aumento durante los últimos años son las denuncias de violencia doméstica. ¿Pero antes había menos? Eso es muy difícil saber, porque hasta hace poco, no era ni considerado un delito y casi nunca se denunciaba.
Algo parecido sucede con la pederastia. Los pedófilos han existido desde los inicios de la humanidad, pero antes lo tenían bien-callado (sobre todo el abusador está en una situación de poder). De hecho, muchos abusos que salen a la luz ahora fueron cometidos hace décadas, pero solo ahora las víctimas se han atrevido a hablar.
Efectivamente, la sociedad se ha concienciado más sobre la violencia doméstica y la pederastia, pero eso no significa que ocurren más ahora que antes.

El creciente aislamiento e individualismo

Hasta los años 80, en muchos barrios y pueblos todo el mundo se conocía y cuando un niño salía a jugar en la calle, estaba bajo la mirada de muchos vecinos, familiares y amigos, que aportaba un sentido de protección. A día de hoy, uno no conoce la mayoría de sus vecinos y una vez que un niño salga a la calle, está pisando un terreno desconocido, e inconscientemente, todo lo desconocido representa un peligro.

El cambio demográfico de ciertos barrios

Muchas ciudades en Europa y América, los barrios obreros experimentan un cambio demográfico constante. Por un lado los hijos de los “antiguos residentes” prosperan y se trasladan a barrios más acomodados, por otro lado llegan inmigrantes extranjeros para rellenar el hueco. Por supuesto, los “nuevos maleantes” también sustituyen a los “viejos maleantes”. Sin embargo, para muchos viejos vecinos, ya acostumbrados a los “viejos maleantes” de toda la vida, ven con desconcierto a los “nuevos maleantes” porque representan un rostro desconocido. Sin embargo, los “nuevos maleantes” no son necesariamente más numerosos ni más violentos que los “viejos”, sino solo distintos.

El barrio madrileño de Lavapies es donde más ha crecido la población inmigrante

El barrio madrileño de Lavapies es donde más ha crecido la población inmigrante

Tanto en EEUU como en Europa mucha gente relaciona la inmigración con la delincuencia, por el hecho de que un alto porcentaje de delitos son cometidos por extranjeros. Pero dicho esto, de 1990 a 2010, ciudades como Nueva York y Los Ángeles han registrado el mayor descenso de criminalidad y el mayor aumento de población inmigrante, tanto legal como ilegal. En España, la inmigración también aumentó año tras año de 1998 a 2008, pero la tasa delictiva empezó a bajar a partir de 2002.

Así que, puede ser verdad que un mayor porcentaje de delincuentes sean extranjeros, pero el número total de delitos cometidos no ha subido con la inmigración.

Mapa mundial de homicidos

Mapa mundial de homicidos

En conclusión, a lo largo de la historia, la delincuencia y los delitos violentos han subido y bajado en ciclos, como la economía, pero no van en aumento constante como es la percepción popular de la gente. En la mayoría de los países desarrollados, estamos en una de las épocas más seguras desde principios de siglo XX, aunque nadie niega que todavía hay mucho trabajo por hacer.

Acerca de qué factores causan la subida y bajada de delincuencia y el tipo de crimen que se “pone de moda”, eso ya es otro tema de que hablaré en el próximo post.

Nueva York: de la convivencia multicultural a la identidad americana

22 Feb

Una de las ciudades que más me ha fascinado es Nueva York, sobre todo por su peculiar papel como el principal puerto de inmigración a EEUU. En este post quiero hacer un resumen de la historia de Nueva York de finales de siglo XIX a la actualidad, desde el punto de vista migratoria y étnica.

A las puertas de América: inmigrantes en Ellis Island, 1890

A las puertas de América: inmigrantes en Ellis Island, 1890

EEUU ha sido un país de inmigración desde su fundación, pero la mayor ola migratoria llegó entre las últimas décadas del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial, cuando millones de hambrientos europeos fueron a buscarse la vida en el Nuevo Mundo.

Nueva York, como el puerto de entrada, vio su población crecer de unos 1,5 millones en 1870 a 3.5 millones en 1900. Entre los recien-llegados se encontraban docenas de nacionalidades distintas, pero las principales eran alemanes, irlandeses, europeos del éste e italianos.

Para absorber este radical aumento de población, la ciudad no solo creció en extensión, sino también construyeron edificios cada vez más altos. Los inmigrantes, al ser el sector más desfavorecido de la sociedad, solían agruparse con sus compatriotas en los barrios más humildes, formando “guetos”. La vida en aquellos barrios era dura. Muchos edificios no tenían agua caliente y varias familias de 8 0 9 miembros vivían hacinadas en un apartamento de 50 metros. Incendios, derrumbes y tuberculosis eran acontecimientos diarios y la esperanza de vida era corta.

Mapa de barrios étnicos en la parte baja de Manhattan 1920

Mapa de barrios étnicos en la parte baja de Manhattan 1920

En Manhattan a principios de siglo XX, los italianos asentaron en los barrios de East Harlem y Little Italy, los irlandeses en Hell’s Kitchen, los alemanes en Yorkville, los chinos en Chinatown y los judíos en el Lower East Side. Otras nacionalidades como griegos, españoles, polacos, húngaros, sirios y turcos también habían fundado cada una su propio vecindario. La peor fama la tuvo la judería de Lower East Side, que en el año 1910 era el barrio con mayor densidad de población del Occidente, también uno de los más castigados por la delincuencia y las epidemias.

Lower East Side, la antigua judería

Lower East Side, la antigua judería

La ciudad estaba tan segregada que hasta las profesiones se dividían por nacionalidad: los irlandeses ejercían monopolio entre policías, bomberos y transportistas, los italianos en los muelles y las obras de construcción; los judíos dominaban el sector textil y las lavanderías. La política municipal también se decidía a a gran medida por el “voto étnico”. Cuando se presentaba un candidato irlandés, contaba con el apoyo de toda la comunidad irlandesa, cuando se presentaba un italiano, contaba con el voto de todos los italianos.

Huelga de estibadores

Huelga de estibadores, 1940s

Muchos americanos de clase media, la mayoría blancos protestantes que ya llevaban varias generaciones ahí, miraban con recelo a los nuevos inmigrantes y se preocupaba del “hundimiento” del país por la invasión de hordas extranjeras con costumbres “salvajes”. Cedido a la presión popular, en 1924, el gobierno estadounidense aprobó leyes para restringir a la entrada de nacionalidades del sur y éste de Europa, entonces consideradas las más problemáticas. Trágicamente, estas mismas leyes denegaron el asilo de miles de judíos huyendo de Nazismo durante los años 30. La mayoría de ellos murieron en campos de concentración.

Después de la Primera Guerra Mundial, muchos hijos de italianos, irlandeses y judíos, con mejor formación y dominio de inglés, abandonaron los guetos de sus padres para criar sus familias en barrios más espaciosos en Brooklyn, Bronx y Queens. Aunque estos barrios de la “segunda generación” solían ser menos segregados, seguían respetando las agrupaciones étnicas. En 1940, 45% de la población del Bronx era judía, y los italianos formaron la mayoría en muchas partes de Brooklyn y Queens.

La mayoría de estos americanos de segunda generación sentían plenamente integrados en la sociedad norteamericana pero al mismo tiempo conservaban la lengua y costumbres de sus padres. Se denominaban orgullosamente italo-americanos, irlandés-americanos, polaco-americanos o judío-americanos para reivindicar sus raíces. De ahí, surgió la idea de que uno podía ser un patriota americano sin tener que renunciar la identidad cultural de sus ancestros.

Arthur Avenue, barrio italiano en el Bronx, 1950s

Arthur Avenue, barrio italiano en el Bronx, 1950s

En la cultura popular, los “barrios de inmigración” eran escenas típicas de las películas de gángsteres. Era cierto que en el callejón de aquellos barrios marginales surgieron mantones y bandas callejeras dedicadas a la extorsión, atraco, prostitución y juegos ilegales, que durante la Ley Seca (1920-1933) se convirtieron en “empresas de crimen organizado”, pero en realidad, la mayoría de los residentes era gente honrada y trabajadora. A día de hoy, 1/3 de estadounidenses trazan sus ancestros a estos guetos.

Escena de "Once Upon A Time in America", sobre la vida de gángsteres judíos

Escena de “Once Upon A Time in America”, sobre la vida de gángsteres en la judería de Lower East Side

Después de la Segunda Guerra Mundial, la inmigración extranjera se redujo, pero Nueva York recibió una nueva ola migratoria que originó desde dentro de las fronteras de EEUU: la de afroamericanos desde los estados sureños y puertorriqueños del Caribe.

Los primeros negros llegaron  Nueva York durante el siglo XIX como esclavos liberados y formaron comunidades en Harlem. Pero durante los años 50 llegaron millones desde el campo del sur de EEUU en busca de trabajo en el sector industrial, entonces abandonado por los nietos de inmigrantes europeos que habían mejorado su situación socioeconómica.

Verano en un barrio negro neoyorquino

Verano en un barrio negro neoyorquino

Los puertorriqueños también tuvieron presencia en la ciudad desde los años 30, pero durante los años posguerra llegó una gran oleada de inmigrantes rurales sin formación y con escaso dominio al inglés. Al instalarse en la nueva ciudad, pronto se convirtieron en mano de obra barata para cubrir los puestos más precarios.

Inmigrantes puertorriqueños, 1950s

Inmigrantes puertorriqueños, 1950s

El legado racista de la sociedad norteamericana generó una alarma social entre las comunidades europeas, haciéndoles creer que la entrada masiva de gente piel oscura en la ciudad causaría una decadencia en la calidad de vida. Las constructoras también aprovecharon este miedo para construir nuevas urbanizaciones de chalets en las afueras, comunicadas con el centro urbano por autopistas urbanas.

Durante los años 50 y 60, millones de neoyorquinos de descendencia irlandesa, alemana y judía abandonaron los barrios urbanos para trasladarse a las afueras, dejando hueco para los negros y puertorriqueños. El caso más extremo sucedió en el Bronx, donde muchos propietarios, por el miedo de perder el valor de sus viviendas, contrataron pirómanos para prender fuego a su casa con el fin de cobrar el seguro. En cuestión de 10 años, el sur de Bronx se transformó de un barrio judío repleto de negocios familiares, mercadillos y sinagogas a un baldío de edificios quemados, locales vacíos y apartamentos con fachada leprosa, poblado exclusivamente por drogadictos, alcoholicos, enfermos mentales, y negros y puertorriqueños con pocos recursos. Durante este periodo, el Bronx perdió un 60% de su población y 40% de sus viviendas.

El Bronx en llamas, 1970s

El Bronx en llamas, 1970s

Algunos italoamericanos, sufriendo el miedo de perder su barrio a la “invasión negra”, organizaron “patrullas” para mantener lejos cualquier negro de su vecindario con amenazas de violencia. El conflicto entre las comunidades afroamericanas y italoamericanas es un tema recurrente en las películas de Spike Lee.

La pelicula "Do the RIght Thing" va sobre la tensión entre negros e italianos

La pelicula “Do the RIght Thing” va sobre la tensión entre negros e italianos

Desafortunadamente, los negros y puertorriqueños, a pesar de  sufrir la misma discriminación que habían sufrido los inmigrantes europeos medio siglo antes, no lograron conseguir la misma movilidad social. La generación nacida en Nueva York no solo no logró mejorar su situación económico, sino cayó víctima a la epidemia de heroína que llegó en los años 70. Después de la heroína llegó el crack. A finales de los años 80, la mayoría de los barrios negros y latinos en Nueva York eran zonas muy marginales dominadas por drogadictos, camellos y bandas juveniles donde nadie se atrevía a entrar. La tasa de delincuencia llegó al nivel más alto desde el fin de la guerra.

Barrio de renta baja, poblado en su mayoría por negros y puertorriqueños

Barrio de renta baja, poblado en su mayoría por negros y puertorriqueños

A partir de mediados de los años 90, como consecuencia de varios factores sociales (entre ellos el envejecimiento de la población, mayor grado de conciencia entre jóvenes y medidas policiales más duras), la tasa de delincuencia empezó a bajar. A partir de 2010, se han registrado las tasas más bajas de criminalidad en la historia de la ciudad. Al mismo tiempo, la ciudad recibió una nueva oleada de inmigración extranjera, esta vez procedente de países asiáticos, latinoamericanos y antiguas repúblicas soviéticas.

El paisaje urbano de Nueva York sufrió una radical transformación, caracterizada por el aburguesamiento de los barrios humildes y la formación de nuevos enclaves étnicos.

Algunos vecindarios obreros de toda la vida como Hell’s Kitchen, East Village y Williamsburg en Brooklyn, se transformaron primero en barrios de artistas y bohemios y luego en zonas residenciales de lujo. Muchos de los antiguos residentes, incapaces de pagar el alquiler, se vieron obligados a desplazarse a la periferia.

East Village era un gueto latino y ucraniano hasta los años 90. Ahora es uno de los barrios más "guays"

East Village era un gueto latino y ucraniano hasta los años 90. Ahora es uno de los barrios más “guays”

El viejo Chinatown, tras recibir nuevas oleadas de inmigrantes, expandieron de forma tan agresiva que absorbió la mayor parte de “Little Italy” y “Losaida”, un barrio latino al lado. A día de hoy es hogar de más de 150.000 chinos y chino-americanos.

Chinatown NY es ahora el barrio chino más grande de todo EEUU

Chinatown NY es ahora el barrio chino más grande de todo EEUU

A partir de los años 90, inmigrantes de la antigua URSS asentaron en Brighton Beach en Brooklyn, yemeníes y senegaleses se establecieron en Harlem, dominicanos en Washington Heights, mexicanos, colombianos y ecuatorianos en Jackson Heights,  indios en Richmond Hill, israelíes en el sur de Brooklyn… transformando el perfil demográfico de aquellos barrios.

Importantes enclaves étnicos en NY, 2010

Importantes enclaves étnicos en NY, 2010

Los nuevos inmigrantes incluyen tanto a profesionales con estudios superiores como obreros poco cualificados, realizando trabajos desde profesores de universidad hasta fregadores de platos. En comparación con la gran oleada migratoria de principios de siglo XX, el ritmo de integración es más acelerado. Entre la generación nacida en Nueva York, la tasa de mestizaje es muy alta entre americanos de descendencia asiática, europea y latinoamericana.

Brighton Beach, Brooklyn, es una importante comunidad de inmigrantes soviéticos

Brighton Beach, Brooklyn, es una importante comunidad de inmigrantes soviéticos

Según el censo de 2006, los principales grupos ancestrales en Nueva York son afroamericanos (20%), puertorriqueños (9%), italianos (8%), dominicanos (7%), irlandeses (5%), alemanes (3.5%). Más de un millón de neoyorquinos se identifican de origen “judío”, constituyendo más de 12% de la población metropolitana y 20% de la población de Manhaattan, convirtiéndo Nueva York en la mayor ciudad judía después de Tel Aviv.

Neoyorquinos celebrando la victoria de Obama, 2012

Neoyorquinos celebrando la victoria de Obama, 2012

En la ciudad se hablan más de 800 idiomas. A parte de inglés, la lengua más hablada es el español.

Pero según otro estudio,  a pesar de ser una meca de diversidad linguistica, Nueva York también es la tumba de los idiomas, porque a medida que trascurre el tiempo, los hijos, nietos y bisnietos de inmigrantes no pueden escapar del destino de asimilación total en la sociedad americana. Pocos nietos de inmigrantes polacos hablan polaco, de filipinos hablan talego, de japoneses hablan japonés, de rusos hablan ruso. Al final, el destino de mestizaje es la homogenización cultural.

Algunas personas pueden decir que “Nueva York no es EEUU porque ahí hay de todo menos americanos”. Pero también se puede argumentar que la identidad nacional estadounidense está definida por los inmigrantes que lo fundaron. Y Nueva York, siendo el mayor puerto de inmigración, es la ciudad que más representa el auténtico espiritu estadounidense.