Tag Archives: igualdad de géneros

Las 5 cosas que detesto de la propaganda “políticamente correcta”

24 Sep

En este artículo, voy a hablar un poco sobre mi opinión personal, de un modo muy subjetivo.

Por las redes sociales sigo varias páginas que se dedican a difundir noticias, opiniones e historias personales y me he dado cuenta, que muchas fuentes de información de ideología “progresista” no hacen nada más que difundir la doctrina de lo “políticamente correcto”. Mencionando unos ejemplos, lo más representativo es la página estadounidense Upworthy, y a menor medida, El Huffington Post (aunque también tiene muchos buenos artículos). El diario español más cercana a esta tendencia es el Público.

Antes que nada quiero aclarar, que en general comparto muchas opiniones con los “progresistas”. Aunque no me gusta identificarme con ninguna corriente política de etiqueta, siempre he defendido la igualdad de sexos, los derechos de las minorías, el estado laico, la sociedad plural, la educación y sanidad pública de calidad, el trabajo digno y el principio de “universalismo”: que todas las personas, independiente de género, edad, sexualidad, nacionalidad, grupo étnico, religión, clase social… tengan los mismos derechos y las mismas obligaciones.

Por supuesto, siempre he rechazado cualquier forma de explotación, cualquier forma de maltrato y cualquier forma de segregación, sea por grupo étnico, sexo, o cualquier rasgo de nacimiento.

Sin embargo, cuando leo artículos y veo videos de divulgación “progresista”, me producen un sentido de profunda repugnancia, no tanto por el objetivo que pretenden conseguir, sino por la forma de conseguirlo. Aquí explico por qué.

Muchas veces, la mejor manera de tratar con los tópicos es reírse de ellos, en vez de prohibirlos como hacen los "políticamente correctos".

Muchas veces, la mejor manera de tratar con los tópicos es reírse de ellos.

 

1. En la lucha contra el sexismo, siempre retratan las mujeres como víctimas y los hombres como unos pervertidos, violadores y explotadores

Antes de nada reconozco que la discriminación sexual existe y, en las sociedades occidentales, el hecho más obvio es que las mujeres que realizan el mismo puesto de trabajo que un hombre suelen cobrar menos. En el ámbito laboral, el acoso sigue existiendo, y en el ámbito familiar, todavía hay muchos casos de maltrato ignorados por el sistema judicial.

Sin embargo, lo que hace la propaganda “política correcta” es repetir siempre el mismo mensaje: las mujeres como pobres y vulnerables, los hombres como violentos y manipuladores, como si la relación más típica que existe entre hombre y mujer es la de “explotador-explotada”, y los hombres que no lo hacen son unos “santos”.

En muchos casos aplican hasta el doble-estándar. Hablan de celos y posesividad entre la pareja. Si un hombre es celoso y controlador, le llaman machista pero no mencionan nada de las mujeres que también son celosas y posesivas, que hay bastantes casos.

En mi opinión, el machismo es una actitud, una creencia de que el varón es superior a la mujer. Hay hombres y mujeres machistas y también hay hombres y mujeres que no lo son. La lucha contra el machismo no es una guerra de sexos, sino una lucha contra la discriminación a base de los estereotipos tradicionales de género, que hacen sufrir tanto a los hombres como a las mujeres. Yo mismo lo he sufrido. Como chico capaz de entablar amistades estrechas con el sexo opuesto, mucha gente ya te juzga: 1) que quieres algo más 2) eres gay 3) eres un pagafantas incapaz de ligartelas. Y las personas que opinan así incluyen a ambos sexos.

Pero lo único que hace la propaganda “políticamente correcta” es perpetuar el antiguo tópico de que el hombre es fuerte y malo y la mujer es débil e inocente por lo que merece un cuidado y simpatía especial, bajo un pretexto totalmente paternalista.

Muchas veces, he pensado que si yo fuera una mujer con un poco de dignidad, no me gustaría que los hombres me trataran como un ser igual sólo porque les “diera pena”.

Me alegro que cada vez hay más mujeres que practican deportes y actividades antes sólo considerados "para hombres"

Me alegro que cada vez hay más mujeres que practican deportes y actividades antes sólo considerados “para hombres”

 

2. En la lucha contra el racismo y xenofobia, siempre retratan los “blancos” como los malos y los “no-blancos” como las víctimas

Ese tópico nace en EEUU. Durante siglos la sociedad había segregado a los ciudadanos por el color de la piel entre “blancos”, gente de ascendencia europea pura y “no-blancos”: cualquiera que no fuera de ascendencia europea pura. A día de hoy, la sociedad es mucho más compleja y la discriminación racial sigue existiendo, pero no siempre en líneas de “blancos” contra “no-blancos”.

La discriminación racial/étnica no fue inventada por los europeos de piel clara y religión cristiana, sino que siempre ha existido en cualquier sociedad humana. Los griegos, los romanos y los chinos llamaban “bárbaros” y “salvajes” a todos sus vecinos, los árabes consideraban inferiores a los bereberes, los ingleses a los irlandeses.

Hablando de ejemplos más actuales, uno de los grupos étnicos más perseguidos en Afganistán son los hazara, sólo por tener rasgos mongoles. En el sudeste asiático, la mayoría de la violencia racista ha sido dirigida contra la minoría china; en EEUU, los negros no son necesariamente más tolerantes que los blancos hacia la inmigración latina y los mexicanos tratan a los inmigrantes centroamericanos casi peor que los estadounidenses tratan a los mexicanos.

Es obvio que cualquier persona puede ser tanto la víctima como el verdugo de discriminación racial, independiente de su color, nacionalidad u origen étnico. Por ejemplo, un español puede discriminar contra un marroquí o sudamericano que viene a buscarse la vida en España, pero cuando él mismo emigra a Alemania, podría sufrir el mismo tipo de rechazo a manos de los alemanes.

Sin embargo, la propaganda “políticamente correcta” no difunde este importante mensaje de que “hoy eres el verdugo, mañana podrás ser la víctima”, sino se concentra en reforzar los viejos tópicos de “blancos” contra “no-blancos”, como si sólo por el color de la piel, uno ya estuviese destinado por vida de ser verdugo o víctima. Lo que fomenta no es la solidaridad entre pueblos, sino un reforzado sentido de identidad de “ellos” y “nosotros”.

Los hazara de Afganistán, uno de los grupos más perseguidos

Los hazara de Afganistán, uno de los grupos más perseguidos

 

3. Atribuye el “machismo” a cualquier diferencia de comportamiento sexual

En general, los hombres y las mujeres no nos vestimos igual, no nos gesticulamos de la misma forma y no somos clones en la mayoría de los comportamientos. En las carreras y profesiones, también hay algunas que atraen más a hombres, otras que atraen más a mujeres. Por el momento, no sabemos hasta qué punto se debe a la educación social o las cualidades innatas, pero lo que es cierto es que entre hombres y mujeres sí que existen diferencias biológicas, que más probable, afectan a la psicología, las preferencias y los gustos, aunque no de forma absoluta.

Sin embargo, los partidarios de lo “políticamente correcto” atribuyen cualquier diferencia a la “discriminación machista”. Por ejemplo, cuando hay mucho menos mujeres que hombres que estudian carreras de ingenierías y ciencias, saltan directamente a la conclusión de que es por la supuesta “cultura machista” de estas profesiones. Recuerdo leer el titular de un artículo que decían: “Las carreras tecnológicas deberían abrir sus puertas a las mujeres”. Mi pregunta es: ¿desde cuándo está la puerta cerrada?

No digo que el machismo no exista en estos sectores, pero si es la única causa de la reducida presencia femenina, no estoy tan seguro. Yo llevo años trabajando en informática, una profesión mayoritariamente masculina, pero, según varios estudios, es una de las que menos diferencias salariales hay entre los sexos. Por otro lado, hay profesiones mayoritariamente femeninas en las que las mujeres tienen mucho más oportunidades de ascenso si son guapas y delgadas. Entonces, ¿cuál es la profesión más machista?

Estoy de acuerdo que dando la misma educación (no sólo escolar, sino familiar) a los niños y las niñas se puede reducir la desigualdad sexual en las profesiones y aficiones, y me parece estupendo que cada vez haya más mujeres que ejercen profesiones tradicionalmente dominadas por hombres, pero, no creo que llegue el día en el que seamos totalmente iguales porque no lo somos y tampoco es una cosa mala mientras que exista el respeto.

Lo más importante es que cuando una mujer quiera meterse en un mundo dominado por hombres o cuando un hombre quiere meterse en un mundo dominado por mujeres, no encuentre obstáculos.

Hay pocas mujeres DJ, como Miss Kittin, ¿pero es por la cultura machista de la profesión?

Hay pocas mujeres DJ, como Miss Kittin, ¿pero es por la cultura machista de la profesión?

 

4. Convierte ciertos asuntos en temas tabú

Hay algunos asuntos que afectan a la vida cotidiana de muchos ciudadanos pero, una vez que alguien empieza a hablar de ello en un espacio público, le tachan de “fascista” antes de que haya expresado su opinión. Por ejemplo, en muchos países europeos existen un problema de convivencia entre los de cultura autóctona y los de cultura musulmana, pero el momento en que alguien abre la boca para hablar de esos problemas, los “políticamente correctos” ya se le echan encima. Pero dejar de hablar de un problema no hace que desparezca.

Yo soy de la opinión de que de todos los problemas hay que hablarlos en público y sin tabús, para resolverlos entre todos. Si existe un problema de convivencia entre dos comunidades, la mejor solución es dejar que cada bando exprese abiertamente sus preocupaciones para que se entiendan mutuamente la postura de cada uno. Porque cuando más tabú se vuelve un tema, más fácil es para los grupos extremistas difundir bulos y provocar el recelos, tal y como ha sucedido en Francia con el triunfo del Frente Nacional.

Sin embargo, tachar de “xenófobo” cualquiera que expresa su preocupación sólo consigue el efecto contrario, que los radicales se vuelvan cada vez más radicales y los mal-informados sigan creyendo en los bulos de siempre.

Musulmanas en Francia

Musulmanas en Francia

 

5. Convierte en tabú ciertos términos del lenguaje cotidiano

Los defensores de lo “políticamente correcto” creen que por prohibir palabras despectivas hacia ciertos colectivos o nacionalidades como negrata, moro, sudaca, panchito o de dejar de señalar a cada individuo por su origen o nacionalidad en el lenguaje callejero, los prejuicios ya desaparecen.

Voy a confesaros algo: cuando era estudiante en Londres tenía amigos de todos los colores, nacionalidades y procedencias y entre nosotros siempre nos llamábamos en términos “despectivos” pero en plan cariñoso: yo era el chink; llamábamos a un amigo francés frog, a una chica polaca pollack, a un irlandés paddy y a un amigo de origen paquistaní paki. Recuerdo que había un chico de Sri Lanka del que nadie sabía pronunciar su nombre correctamente, así que todos lo llamábamos Sri Lanka Man, pero él se lo tomaba en broma.

En España, también tengo amigas que me llaman chinori, chinito, chini, chinuki, chinito de amol pero nunca me lo he tomado mal porque sé que no lo hacen en plan despectivo, del mismo modo que llamamos a uno de Jaén el Jaén y a uno de Guarromán el Guarro. Cuando vamos a comprar una litrona de cerveza en la tienda china del barrio decimos en voz alta “vamos al chino” y nunca lo he tomado como gesto de desprecio.

En mi opinión, no es tanto la palabra que hace daño, sino el contexto en que se usa la palabra. Y sin utilizar palabras despectivas, uno ya puede decir cosas mucho más hirientes. Sin embargo, lo que intentan hacer los “políticamente correctos” es prohibir las palabras sin importar el contexto. ¿Pero consiguen algún resultado? Los que antes tenían prejuicios los siguen teniendo, aunque cambien las palabras para expresarse.

Esta canción de Miliki no es exactamente "políticamente correcta", pero me encanta

Esta canción de Miliki no es exactamente “políticamente correcta”, pero me encanta

 

Resumiendo:

creo que el problema fundamental de los “políticamente correctos” es que para luchar contra los estereotipos ellos mismos, más que nadie, los están propagando recordando constantemente las diferencias que existen entre grupos en vez de ver las similitudes, y, a la vez, inculcando un sentimiento de culpa entre los que supuestamente son del “grupo privilegiado”.

Por último, quiero señalar también algunas páginas de divulgación que aprecio mucho porque, por un lado muestran el compromiso social y analizan la causa de las desigualdades e injusticias y por otro lado nunca caen en la doctrina de lo “políticamente correcto”. Estas incluyen a TED, VICE News y la página cultural española Jot Down.

 

Anuncios

La prehistoria, y los conceptos erróneos sobre ella.

11 Feb

En la imaginación popular, la historia de la humanidad empezó cuando fundaron las civilizaciones sumerias y egipcias hace 5000 años, y hasta entonces, nuestros ancestros eran “medio monos” que vivían en cuevas.

En realidad, la historia de la humanidad empezó cientos de milenios antes de la aparición de las primeras civilizaciones en el Oriente Medio, pero por la falta de documentos escritos, la información que tenemos es muy limitada. Sin embargo, con los avances en los estudios arqueológicos y genéticos, muchos enigmas de la prehistoria están saliendo a la luz, aunque todavía queda mucho por descubrir.

En este artículo quiero hablar de los conceptos equivocados más comunes que tenemos sobre la prehistoria.

Un pueblo paleolítico

Un pueblo paleolítico

Error 1: durante toda la prehistoria éramos “medio-monos”

La prehistoria de la humanidad fue una época muy larga, desde hace 4 millones de años cuando algunos monos empezaron a caminar sobre 2 patas, hasta hace 5000 años cuando los sumerios inventaron la escritura. La evolución humana no seguía un único hilo, sino varias ramificaciones que se divergían y convergían. Hace 2 millones de años, Homo erectus ya había perdido la mayor parte del pelo corporal, así que se puede decir que a partir de ahí ya habíamos dejado de ser “monos”.

Los humanos anatómicamente modernos, Homo sapiens sapiens, evolucionaron en África hace 200.000 años, y desde entonces ya poseían la misma fisonomía y capacidad intelectual que cualquier ser humano en la actualidad. De hecho, cuando nuestros ancestros salieron de África hace menos de 100.000 años, ya eran humanos modernos en todos sentidos, y más probable, ya llevaban ropa y calzado, se cortaban el pelo, se maquillaban y se afeitaban.

La reconstrucción del rostro de homo sapiens de hace 100.000 años

La reconstrucción del rostro de homo sapiens de hace 150.000 años

Error 2: el hombre prehistórico vivía solo en cavernas

Tenemos esta idea porque la mayoría de los hallazgos arqueológicos de la prehistoria se hallaron en cuevas como en Altamira y Atapuerca. Sin embargo, eso no implica que las cuevas eran su único hogar de residencia. Hace 50.000 años, los humanos (modernos y arcaicos) ya habían colonizado casi todos los rincones de África, Europa, Asia y Australia, y no en todos lugares había cuevas.

Más probable, como llevaban la vida nómada de cazador-recolector, construían cabañas con madera, huesos y pieles de animales, o cualquier material que podían encontrar en el entorno. Las cuevas podían haber sido lugares de reunión entre distintas tribus para celebrar ceremonias religiosas e intercambiaban bienes y compañeros sexuales.

No dudo que muchas poblaciones podían haber refugiado en cuevas durante temporales violentos, pero más probable, no era el tipo de residencia más típica.

Muy probable, los humanos antiguos construyeron sus viviendas con huesos de mamut

Muy probable, los humanos antiguos construyeron sus viviendas con huesos de mamut

Error 3: en la prehistoria comían carne cruda

Eso, otra vez, depende de la época en cuestión. A día de hoy, los arqueólogos todavía no llegan a un consenso acerca de cuándo empezamos a comer comida caliente. Estimaciones varían desde hace 1.5 millón de años a hace solamente 500.000 años. Algunos científicos alegan que comer comida caliente fue un paso importante en la evolución, porque la comida cocinada facilita la absorción de calorías, que deja crecer el volumen del cerebro. Pero de todos modos, hace 100.000 años, nuestros ancestros, tanto homo sapiens como neandertales, ya calentaban la comida antes de comerla.

Como cazadores-recolectores, la gente se alimentaba de lo que el entorno ofrecía. Dónde abundaban animales grandes como bisontes y mamuts, la gente probablemente llevaba una dieta más carnívora, pero en bosques donde abundaban plantas comestibles, la gente podía haber obtenido una gran parte de sus nutrientes desde frutas y vegetales.

Una charla de TED sobre la evolución del cerebro humano y su relación con la comida cocinada

Error 4: la sociedad prehistórica era muy machista

Existe un concepto de que el sexo en la prehistoria consiste en un hombre pegando a una mujer para dejarla inconsciente y arrastrarla a una cueva, donde se imponía sexualmente sobre ella.

Irónicamente, en la mayoría de las tribus cazadoras-recolectoras del siglo XX, había bastante igualdad de sexos, donde la jerarquía de cada uno solía depender más de la edad y la experiencia y no de si era hombre o mujer. Las parejas se formaban respetando un claro código de cortejo, y raptos forzosos o violaciones no ocurrían con mayor frecuencia que en las sociedades “civilizadas” del Occidente.

Con eso no quiero generalizar ni idealizar la edad paleolítica, pero hasta ahora todavía no hemos encontrado ninguna prueba que demuestra que las sociedades prehistóricas eran machistas, y tampoco ninguna prueba demostrando que no lo eran.

Los San, un pueblo cazador-recolector de la época actual, vive en una sociedad con mucha igualdad sexual

Los San, un pueblo cazador-recolector de la época actual, vive en una sociedad con mucha igualdad de sexos

Error 5: las lenguas que se hablaban en la prehistoria era muy simple

Eso también depende de la época y de la subespecie humana que se trata. La lengua forma parte de nuestro instinto innato y desde que nuestros ancestros eran humanos anatómicamente modernos hace 200.000 años, ya hablaban idiomas tan complejos como inglés, español, chino o árabe. Seguro que no tenían palabras como ciudad, calle, ordenador, coche o bicicleta, pero probablemente tenían miles de palabras para relacionarse con la naturaleza que no podemos ni imaginar.

Es cierto que la escritura fue inventada mucho más tarde, pero la falta de escritura no significa que un idioma no existe. Hasta el siglo XX un gran porcentaje de la población española no sabía leer ni escribir, pero nadie diría que no hablaban una lengua humana.

Error 6: los neandertales eran tontos, brutos, y más parecidos a monos que nosotros

Según los últimos análisis genéticos, los neandertales no era de un “escalón anterior” de la evolución humana, sino una “escalón paralelo”. Era una subespecie humana que evolucionaron durante cientos de miles de años en Europa y Asia para adaptarse en un clima frío, mientras nuestros ancestros, Homo sapiens sapiens, evolucionaron en África bajo un clima tropical. Cuando las dos especies se encontraron hace más de 50.000 años, se mezclaron, pero a día de hoy, el legado genético de los neandertales es muy limitado (0-4%), y las causas todavía se desconocen. Pero de todos modos, el nivel de sofisticación de sus herramientas, sus costumbres de cuidar a los enfermos crónicos y enterrar a sus muertos, las pinturas rupestres que dejaron en Altamira etc, demostraron que de tontos y brutos no tenían nada.

Esta pintura rupestre en Altamira data de hace 40.000 años, y más probable sus autores eran neandertales

Esta pintura rupestre en Altamira data de hace 40.000 años, y más probable sus autores eran neandertales

Error 7: en la prehistoria la gente vivía en comunidades muy aisladas y endogámicas

Durante el paleolítico, la gente vivía en tribus nómadas pequeñas de entre 20 a 50 personas, caminando constantemente de un lugar a otro en busca de alimentos, pero se mantenían en contacto con regularidad con otras poblaciones. Hallazgos arqueológicos encontraron herramientas hechas de minerales a miles de kilómetros de su lugar de origen, y el análisis genético de un niño que vivía en el Éste de Siberia hace 20.000 años reveló que tenían antepasados recientes procedentes de Europa. Eso demuestra que las poblaciones humanas establecían redes de comunicación que llegaban hasta miles de kilómetros de distancia.

Figurines de mujeres voluptuosas se encontraron desde Rusia hasta la Peninsula Ibérica, demostrando que pueblos muy distanciados compartían la misma forma de expresión artística

Figurines de mujeres voluptuosas se encontraron desde Rusia hasta la Peninsula Ibérica, demostrando que pueblos muy distanciados compartían la misma forma de expresión artística

Error 8: la vida cambió poco del Paleolítico al Neolítico

En mi opinión personal, la transformación del “Paleolítico” a “Neolítico” hace 10.000 años fue la revolución más importante de la historia humana, porque el ser humano dejó atrás la vida de cazadores/recolectores para dedicarse a la agricultura y la ganadería.

Nuestros ancestros empezaron a asentarse en pueblos con poblaciones cada vez más grandes que les obligaron a formar sistemas políticos y económicos más sofisticados. Muchos de los conceptos sociales que tenemos ahora, como la propiedad inmobiliaria, la división de trabajo, los ahorros, el gobierno, el estado, las fronteras y los impuestos se desarrollaron durante el Neolítico.

Hace 8000 años, los europeos probablemente eran de piel oscura y ojos azules.

Hace 8000 años, los europeos nativos probablemente eran de piel oscura y ojos azules. Se volvieron”blancos” debido al cambio de dieta

A nivel biológico, los cambios en la dieta y el estilo de vida provocaron una evolución acelerada en el fenotipo humano, que desarrolló mecanismos digestivos para digerir lactosa, alcohol y una mayor cantidad de hidratos de carbono, tanto como la inmunología a cientos de enfermedades contagiosas, la mayoría surgida a causa de la domesticación de animales.

Más probable, los cambios en la sociedad, economía, estilo de vida y fisonomía humana del Paleolítico al Neolítico fueron mucho más pronunciados que entre el Neolítico y el siglo XVIII, en la víspera de la revolución industrial.

En el Neolítico, ya surgían urbes de hasta 10.000 habitantes, como Catalhoyuk en Turquía

En el Neolítico, ya surgían urbes de hasta 10.000 habitantes, como Catalhoyuk en Turquía

Otra forma de contar la historia humana

Personalmente, no estoy muy de acuerdo de contar la historia de la humanidad dividiéndola entre la “prehistoria” y la “historia”, marcada por el invento de la escritura. Prefiero contar la historia a través de los grandes saltos evolutivos, revoluciones tecnológicas y migraciones masivas.

Pero eso ya es tema que trataré en otro artículo.

El feminismo – un movimiento de múltiples corrientes

10 May

Hace poco, en la página de la organización focusonwomen, me topé con esta imagen.

Hiyab, niqab o maquillaje... todos ellos esconden tu propia identidad. La artista Boushra Almutawakel trabaja el feminismo islámico desde las artes plásticas

Hiyab, niqab o maquillaje… todos ellos esconden tu propia identidad. La artista Boushra Almutawakel trabaja el feminismo islámico desde las artes plásticas

Es la propaganda difundida por un grupo de feministas islámicas, que comparan el uso del velo en la sociedad islámica con el uso de maquillaje en las demás culturas, porque ambos “tapan” la verdadera identidad de la mujer.

Estar o no estar de acuerdo con el mensaje, me ha dado por pensar que el “feminismo” es una de las ideologías más diversas y desunidas, con varias ramas que defienden a posturas casi opuestas, y curiosamente, los seguidores de cada corriente a menudo tachan a otras de “machista”.

En su significado original, el “feminismo” es un movimiento que lucha para conseguir la igualdad de hombres y mujeres, y técnicamente, cualquiera que defiende la igualdad de sexos puede considerarse “feminista”. Así que, salvo los grupos más radicales, prefiero decir “los” feministas en vez de “las” feministas, porque uno no tiene que ser mujer para ser feminista.

En general, todos los feministas reivindican ciertas causas en común: como la igualdad de salarios, el acceso al aborto y la lucha en contra de la violencia de género, pero acerca de temas como la interpretación de la feminidad, la relación con los hombres y las maneras para conseguir la igualdad, hay diferencias substanciales. Sacando mis propias conclusiones en lo que he encontrado en debates y foros de discusión, creo que clasificado por ideología, el feminismo se puede dividir en 3 corrientes: la de “equidad”, la de “género” y la “separatista”.

La estadounidense Christina Hoff Sommers se declara una feminista de "equidad"

La estadounidense Christina Hoff Sommers se declara una feminista de “equidad”

El feminismo de “equidad” es la corriente más antigua, que lucha por la igualdad de sexos en el terreno de derechos y obligaciones. Eran ellos que consiguieron el voto femenino, la admisión de chicas en universidades y escuelas masculinas y la integración de la mujer en el mercado laboral. A día de hoy, luchan principalmente contra cualquier discriminación, segregación o violencia por razones de sexo, pero otro lado, sí que aceptan que existen diferencias innatas tanto físicas como psicológicas entre hombres y mujeres, y que por naturaleza, las mujeres puedan tener mayor inclinación hacia ciertas profesiones y los hombres en otras; lo importante es que cuando una mujer elige trabajar en una profesión dominada por hombres, no sufre discriminación por su sexo.

En 30 años, la profesión médica que evolucionado de un sector de mayoría masculina a mayoría femenina, sin cuotas de discriminación positiva

En 30 años, la profesión médica que evolucionado de un sector de mayoría masculina a mayoría femenina, sin cuotas de discriminación positiva

El feminismo de “género” es una corriente que niega la existencia de diferencias innatas en aptitud ni en psicología entre hombres y mujeres, y que todos los papeles de “género” es producto de la sociedad patriarcal, que oprime sistemáticamente a la mujer. Así que para conseguir una sociedad igualitaria, la igualdad de derechos no es suficiente, sino habrá falta “forzar” cambios sociales para erradicar las diferencias sexuales. Alegan que la principal razón de que hay pocas mujeres que trabajan de ingenieras, informáticos, científicas, policías, bomberas o militares es por el machismo institucional en estas profesiones, y para eliminarlo, habrá que imponer cuotas de discriminación positiva, o tomar iniciativas especiales orientada a mujeres para que un mayor número entren en estos ámbitos.

Solo un 30% de programadores son mujeres, pero según encuestas, la informática es uno de los sectores con menos machismo

Solo un 20% de programadores son mujeres, pero según varios estudios, la informática es uno de los sectores con menos machismo

La discriminación positiva es el principal terreno donde los feministas de “equidad” los de “género” se chocan, porque los primeros, como defensores de igualdad en derechos, la ven como una medida que viola los principios más básicos de igualdad, y en el peor de los casos, un paternalismo humillante. Los segundos, sin embargo, defienden que es la única manera de eliminar los papeles tradicionales de género.

El “feminismo separatista” representa la ideología que pretende excluir a los hombres, alegando que las mujeres tienen que ayudarse entre sí antes que a los hombres. Están a favor de crear espacios e instituciones solo para mujeres, como colegios femeninos, empresas que contratan solamente (o contratan con preferencia) a mujeres, u organizaciones que ayudan solamente a mujeres. Las más radicales reivindican la superioridad de la mujer frente al hombre, culpando a la masculinidad como fuente de todos los males de la sociedad.

Esta corriente choca tanto con el feminismo de equidad como lo de género por estar partidaria a la segregación sexual. Muchos les llaman “hembristas” en tono despectivo. Sin embargo, ellas mismas no se consideran así sino “verdaderas feministas”, y en inglés la palabra “hembrista” todavía no tiene traducción.

Mucha gente confunde el "feminismo" con el "hembrismo", que pretende la exclusion de hombres

Mucha gente confunde el “feminismo” con el “hembrismo”, que pretende la exclusion de hombres

Hace poco leí los comentarios de un debate online sobre una medida propuesta en Islandia para prohibir toda forma de prostitución y de pornografía online, fue donde me di cuenta de que acerca de asuntos más personales, el feminismo también se puede dividir entre una corriente más autoritaria y otra más libertina.

Los feministas “autoritarios” en general consideran que ciertos negocios, comportamientos y vestimenta son degradantes para la mujer y deben estar prohibidos, por ejemplo, el uso del velo islámico, la prostitución, la pornografía y hasta la práctica de bondage y dominación en los juegos sexuales de pareja.

Los feministas “libertinos” consideran que cada mujer tiene derecho de hacer lo que quiere con su cuerpo, y que nada es degradante ni humillante si ella lo ha elegido por su propia voluntad.

Muchos feministas están en contra de la pornografía, pero no a la "erótica". ¿Pero cómo y quién define la diferencia?

Muchos feministas están en contra de la pornografía, pero no a la “erótica”. ¿Pero cómo y quién define la diferencia?

Las dos posturas chocan sobre todo en el asunto de la prostitución, donde los “autoritarios” presionan por prohibirlo y los “libertinos “apuestan por su regularización legal. Los primeros insisten que “ninguna mujer ejercería la prostitución por su propia voluntad”, los segundos dicen que “¿Quién eres tú para decidir sobre el cuerpo de otras personas?”

Durante los últimos años, también ha aparecido el “feminismo islámico”. Suena curioso, porque desde el punto de vista occidental, ser musulmana parece ser totalmente contraria a ser feminista. Sin embargo, ellas defienden la “igualdad de sexos” desde dentro de las normas de la sociedad islámica. Curiosamente, muchas alegan que la sociedad occidental es “machista” porque convierte la mujer en un objeto de deseo sexual del hombre.

Al final, para conseguir el mismo fin, salen docenas de propuestas, y por naturaleza, cada uno piensa que la suya es la única que tiene razón.

Cada vez hay más chicas jóvenes que practican boxeo. En general, pocas se han quejado del machismo

Cada vez hay más chicas jóvenes que practican boxeo. En general, pocas se han quejado del machismo

Una verdadera amistad, ¿o pagafantas?

6 May

Con la sociedad evolucionando hacia la igualdad de sexos, hay un comportamiento que se hace cada vez más común, pero frecuentemente ignorado por los estudios sociólogos y de género, es la amistad entre hombres y mujeres.

Casi todos hemos participado en el debate de “¿hombres y mujeres pueden ser amigos de verdad?” o “¿es norma la amistad platónica entre dos personas de sexo opuesto?”

Las películas americanas han repetido esta misma historia docenas de veces: un chico y una chica se hacen amigos, la amistad puede durar mucho tiempo, pero luego siempre acaban enamorándose, que es el caso de “When Harry Met Sally” y los protagonistas de la serie de “Friends“. Según Hollywood, la amistad entre dos personas de sexo opuesto es meramente una “fase de transición” hacia una relación romántica. Además, según el canon del cine, si una mujer tuviera un “amigo de alma” de verdad, siempre sería un homosexual, que la acompaña a hacer las compras y a hablar de ropa, cosméticas y problemas de chicas.

¿Pero, este retrato de Hollywood se ajusta a la realidad?

El único genero de cine/televisión en que figura ejemplos de amistad hombre-mujer es el policiaco, como "The Killing"

Un genero de cine/televisión en que figura amplios ejemplos de amistad entre hombre-mujer es el policiaco, como “The Killing”

En una sociedad tradicional, donde hombres y mujeres reciben educaciones separadas y ocupan papeles distintos en la vida cotidiana, eso puede ser verdad, pero a día de hoy, donde los dos sexos estudian juntos, trabajan juntos, socializan juntos y se diviertan juntos, las probabilidades de formar vínculos estrechos con una persona del sexo opuesta van aumentando.

Sin embargo, para mucha gente sigue siendo una misión imposible por la supuesta diferencia psicológica entre hombres y mujeres, y el factor de la atracción sexual que parece ser incompatible con la amistad. Pero por otro lado, también hay muchos que lo han conseguido, y hasta opinar que estas amistades pueden ser las más robustas y duraderas por tener lo mejor de los dos mundos.

Yo, como un hombre heterosexual que ha tenido largas amistades femeninas de máxima confianza, digo que al menos en mi caso, sí que es posible.

"The Avengers", una serie de ciencia ficción británica de los años 60, figuran 2 protagonistas que son solo "buenos amigos"

“The Avengers”, una serie de ciencia ficción británica de los años 60, figuran 2 protagonistas que son solo “buenos amigos”

El tópico de que a las mujeres solo les interesa hablar de compras, ropa y maquillaje y que a los hombres solo les interesa jugar fútbol, beber cerveza y hablar de tías de bolas sólo se aplica a los prototipos más extremos de ambos géneros. Cada vez hay más hombres y mujeres que comparten las mismas pasiones e intereses, como la música, los deportes, la cultura, los viajes o las actividades al aire libre. Así que, para entablar amistad con una mujer, uno no tiene por qué ser aficionado a las compras 0 los bolsos; para ser amigos con un hombre, tampoco tiene por qué hablar de fútbol y sexo todo el día.

Pero dicho eso, sí que existen diferencias en tendencias generales entre amistades femeninas y masculinas.

Las mujeres suelen tener una relación mucho más íntima con sus amigas, con las que comparten sentimientos y historias íntimas de sus vidas personales. La amistad entre hombres se suele basar más en la camaradería: de realizar una actividad juntos o hablar de un tema de interés común. Es muy raro que entre amigos masculinos se expresen sentimientos, sino suelen manifestar su cariño a través de otros comportamientos, como poner motes, gastar bromas e intercambiar ayudas y favores.

"Antes de Amanecer" es una de las pocas películas que se trata de la amistad

“Antes de Amanecer” es una de las pocas películas que se trata de la amistad

Por mi propia observación, la mayoría de las amistades entre hombre/mujer se semejan más a una amistad “masculina”, en que los sujetos forman una “camaradería” por una actividad o tema de interés en común. En algunos casos, a medida que van cogiendo confianza, la mujer, por su naturaleza más sensible y protectora, empieza a compartir más sentimientos y afectos, y la relación llega a tener un nivel de intimidad mayor que una típica amistad entre amigos masculinos.

Lo que mucha gente duda, es si la mayoría de las amistades entre personas de sexo opuesto es “platónica” de verdad, ¿o esconde alguna intención?

Creo que la respuesta a esta pregunta es la misma a la de: ¿es posible que haya una verdadera amistad entre hombres gays, o entre mujeres lesbianas?

Como seres sexuales, es muy normal que sentimos atracción física hacia cualquier persona del sexo opuesto, pero nunca hay que confundir la atracción con el enamoramiento.

Un grupo de amigos

Un grupo de amigos

¿Pero es la atracción sexual incompatible con la amistad?

En mi opinión, no tiene porqué serlo. Todo depende de cómo somos capaces de controlar nuestros instintos. Yo, como cualquier hombre con un sano dosis de testosterona, siento “físicamente atraído” a la mitad de las chicas que andan por la calle, pero solo se trata a una reacción visual que no llega a nada más.

Con las amistades pasa lo mismo. Un amigo o amiga del sexo opuesto nos puede parecer físicamente atractivo, pero eso no significa que vamos a intentar llevarlo a la cama. Y normalmente, una vez que tengamos una clase de relación establecida con una persona, ya la veremos y trataremos como esta “personalidad”, en vez de un “objetivo sexual”.

No deniego que una amistad pueda convertirse en un rollo o noviazgo, pero eso tampoco quita legitimidad a la amistad mientras que duraba. Incluso dos personas que se han enrollado también pueden ser amigos, por lo tanto que ambas entienden la relación por la misma manera y nadie está siendo engañado o aprovechado.

Cartelera de la película "Pagafantas"

Cartelera de la película “Pagafantas”

El tipo de “amistad” que sí que creo que no es real, y que siempre fracasa, es la de “paga-fantas”.

¿Qué es un paga-fantas?

Es cuando a un chico quiere conseguir a una chica como novia, pero ella no lo tiene claro, pero al mismo tiempo le gusta tener un chico persiguiéndola para engordar el ego. El chico entonces se hace amigo de ella, pero con un objetivo: que algún día se enamore de él.

En la mayoría de los casos, estos tipos de relación acaban mal, tanto desde el punto de vista de amistad como de noviazgo. Porque cuando uno tiene una intención alternativa, ya no es una verdadera amistad. Y desde el punto de vista de coqueteo, cuando más un hombre anda detrás de una mujer haciendo todo lo que ella diga, más respeto se pierde.

Sobre todo durante los años de adolescencia de la juventud, muchos de los que pretenden ser “amigos”, son en realidad “paga-fantas”, creando el tópico que cualquier chico que se hace amigo de una chica tenga segundas intenciones.

Pero no todas las amistades entre sexos opuestos son así. Personalmente, he conocido casos de chicos y chicas que han sido mejores amigos durante muchos años, y siguen siéndolos cuando ambos ya tienen su propia pareja.

Doctor Who con su amiga y compañera de aventuras Amy Pond. Más tarde, el marido de ella también se juntó a la pandilla

Doctor Who con su compañera de aventuras Amy Pond. Más tarde, el marido de ella también se junta a la pandilla

En conclusión: para contestar la pregunta de si “¿es posible existir una verdadera amistad con el sexo opuesto?” la respuesta depende totalmente de la persona en cuestión: hay gente que sí y gente que no.

Como cualquier tipo de relación: platónica, carnal, profesional, amistad con roce o sin roce…, mientras que ambas partes expresan la misma sinceridad y entienden la relación de la misma forma sin ninguna agenda oculta, la amistad sí que es verdadera.

La educación “diferenciada”: los pros y mis contras

8 Mar

Antes de los años 60, en muchos países la mayoría de colegios eran separados por sexo por una explicación muy lógica: el hombre y la mujer empeñaban papeles diferentes en la sociedad. En las familias de clase media solían ser solo el marido que trabajaba mientras la mujer cuidaba a los hijos; en las familias humildes ambos trabajaban pero solían ejercer profesiones muy diferenciadas: con el hombre explotando su fuerza en los astilleros, minas o muelles y la mujer en la limpieza, enseñanza o la industria costurera.

A partir de los años 60,  las mujeres poco a poco empezaron a integrarse en las profesiones tradicionalmente dominadas por hombres. El papel tradicional de géneros empezó a diluirse. Para preparar a las nuevas generaciones a adaptarse a una sociedad “unisex”, los colegios también se volvieron mixtos, que a día de hoy, ya es la norma en la mayoría de los países europeos, americanos y ex comunistas.

Sin embargo, sigue habiendo un puñado de gente que defiende la educación separada por sexo, entre ellos se encuentran conservadores nostálgicos a la sociedad tradicional, radicales religiosos con moralidad puritana, pero también hay una significante minoría de “activistas” que no se consideran conservadores ni religiosos, sino “prácticos” o hasta “progres”, sobre todo en países angolsajones.

Los “prácticos” apoyan la educación diferenciada partiendo del hecho de que los alumnos que estudian en colegios masculinos o femeninos suelen sacar mejores notas que los de colegios mixtos, por estar en un entorno sin la distracción del sexo opuesto. Y como existen diferencias innatas en el cerebro masculino y femenino, cuando están en clases separadas, los profesores pueden enfocar mejor en la aptitud de los alumnos. En varios medios he leído algunos comentarios que dicen: “la separación de sexos es la medida más eficaz contra el fracaso escolar”.

Los “progres” son en mayoría “feministas”, o mejor decir una determinada clase de feministas, que reivindican su ideas basada en el hecho de que las chicas que estudian en colegios femeninos suelen sacar mejores notas en ciencias, matemáticas o asignaturas tradicionalmente dominadas por hombres. Dan la explicación de que cuando las chicas están con chicos, por intentar aparentar más “femeninas”, tratan de evitar estudiar asignaturas consideradas poco-femeninas, pero cuando están en un entorno con solamente chicas, no tienen este complejo. Alegan que la enseñanza separada por sexo es la única vía para conseguir la igualdad profesional entre hombres y mujeres.

Yo, personalmente, tengo mis ideas muy claras en este asunto.

El colegio es un lugar donde el niño aprende a adaptarse a la sociedad, y si la sociedad es una donde conviven hombres y mujeres, en el colegio también debe ser así.

¿Los alumnos de colegios de sólo un sexo sacan mejores notas? Puede que sí, pero también hay que recordar que sacar buenas notas no es el único objetivo de ir al colegio, sino también aprender a relacionarse con gente.

A día de hoy, no vivimos en una sociedad como la de Arabia Saudita donde hombres y mujeres nunca se ven de cara. A lo largo de la vida, tratamos y trataremos a nivel cotidiano con personas de sexo opuesto no solamente en el entorno de pareja o de familia, sino también como amigos, conocidos, compañeros de trabajo, jefes, subordinados, clientes, socios, vecinos y toda clase de relaciones, así creo que es importantísimo que los niños y adolescentes aprendan a relacionarse con el sexo opuesto de la forma más natural posible.

Según me cuenta un amiga mía que había pasado toda su adolescencia estudiando en un colegio femenino, lo peor de su educación es que no podía ver a los chicos como “gente normal”, sino siempre como algo “exótico”. Podía verlos como un novio o objeto de deseo, pero nunca como “uno de la pandilla”.

¿Los niños y niñas tienen aptitudes y psicologías distintas? Claro que sí, pero en mi opinión, eso sólo aumenta la importancia de educar niños y niñas juntos, para hacerles aprender convivir con lo diferente y tener más respeto mutuo.

¿Como una medida contra el fracaso escolar? Seguro que hay otras medidas mucho mejores, como mejorar la discplina escolar, dar mayor poderes y flexibilidad a los profesores y reducir la burocracia adminstrativa. Según un estudio internacional, los países con el mejor nivel de educación secundaria son Finlandia, Canadá, Japón, Dinamarca, Suecia…, y curiosamente, la mayoría de los colegios en estos países son mixtos.

Por último, para las feministas que pretenden que los colegios femeninos son la única manera de conseguir que más mujeres sean científicas, ingenieras o financieras. No han pensado alguna vez que si hace falta utilizar la segregación para conseguir la igualdad, ¿esta igualdad es real?