Tag Archives: fascismo

De skinheads y cosacos

5 Nov

Los skinheads

Para la mayoría de la gente, la palabra skinhead es sinónimo a neonazi, miembro de una banda de matones que pegan palizas a inmigrantes, minorías étnicas, homosexuales e izquierdistas. Sin embargo, si estudias la historia de este movimiento, te sorprenderá que los orígenes de la movida no tenía nada que ver con ideologías políticas de la extrema derecha, más bien todo lo contrario.

En resumen, la moda de skinhead nació en Londres a finales de los años 60, importada por inmigrantes afrocarribeños que llegaron en masa para buscarse la vida en las fábricas y los muelles, conocida como la generación Windrush. Muchos de ellos se concentraron en los barriadas obreras en el sur y éste de Londres, compartiendo vecindario con familias inglesas de clase humilde.

Los jóvenes jamaicanos trajeron consigo la moda de los rude boys de Kingston, un estilo mezclando la elegancia clásica con la rudeza callejera, caracterizado con el pelo corto, cara afeitada, camisa con cuello, tirantes, pantalones de cintura alta y botas. Frecuentando los mismos bares y discotecas, muchos ingleses blancos de origen humilde también adoptaron la misma estética como una seña identidad propia de la clase obrera, formando un contraste radical al pelo largo del movimiento hippie, dominante entre las clases medias.

Rude boys jamaicanos

Rude boys jamaicanos

Los primeros garitos de skinheads surgieron en los barrios de Brixton, Clapham y otros barrios en el sur de Londres, donde jóvenes blancos y negros bailaron a música de reggae, R & B y rocksteady importados desde el Caribe. De estos mismos garitos surgió un nuevo género de música: skinhead reggae, también conocido como el ska. Durante la mayor parte de los años 60 y principios de 70, la cultura skinhead era un movimiento multirracial. Desde sus raíces en Londres se extendió a otras ciudades industriales del norte. En aquella época, ya tenía la fama de gamberros ya que muchos skinheads estaban asociados a los ultras de futbol que participaban en reyertas callejeras durante derbys. Sin embargo, carecían de ideología política.

Skinheads londinenses, 1960

Skinheads londinenses, 1960

El gran cambio sucedió a finales de los años 70, cuando la inmigración masiva de indios y paquistaníes, la llegada de refugiados hindúes expulsados de las ex colonias africanas, la recesión económica y una elevada tasa de desempleo provocaron un aumento de sentimientos xenófobos. Se fundó un partido político de corte fascista llamado British National Party, que reivindicaba la expulsión de todos los inmigrantes y el retorno a una Inglaterra de blancos anglosajones de pura cepa. El partido reclutó sus miembros principalmente entre ultras de futbol y jóvenes desempleados de barrios deprimidos, muchos de los cuales eran skinheads.

Poco a poco, el movimiento de extrema derecha se apropió del movimiento skinhead, a tal punto de regentar discotecas de música skinhead donde solo dejaba entrar gente afiliada al partido. Sin embargo, no todos los skinheads se dejaron seducir por el movimiento fascista. Hasta el día de hoy, sigue habiendo colectivos de skinheads que celebran las raíces originales del movimiento: la fusión de la cultura afrocaribeña con la de la clase obrera londinense, que a finales de los años 80 formaron una asociación conocida como SHARP (Skinheads against racial prejuidice). Empero, en la mente popular, la asociación de la estética skinhead con la ideología fascista ya está establecida. Y la reacción instintiva de cualquiera, al ver un grupo de skinheads en una calle desolada por la noche, es cambiar de acera.

Reunión de la primera generación de skinheads

Reunión de la primera generación de skinheads

Los cosacos

Otro grupo demográfico que a día de hoy está asociado a la extrema derecha son los cosacos. Son comunidades paramilitares que residen en la estepa rusa entre los ríos Dnieper, Don y Volga. Tienen la reputación de ultranacionalistas rusos o ucranianos que defienden la autoridad imperialista y el sometimiento de las minorías étnicas. En su vida cotidiana, reivindican los papeles tradicionales de género y la obediencia absoluta a la autoridad patriarcal. En la guerra civil actual en Ucrania, muchos de los combatientes en ambos bandos pretenden ser cosacos, que luchan para defender la supremacía de una nación sobre la otra.

Combatientes cosacos en la guerra civil de Ucrania

Combatientes cosacos en la guerra civil de Ucrania

¿Pero de dónde vienen los cosacos? La respuesta se remonta al siglo XIV, cuando Rusia aun formaba parte del imperio mongol-tártaro.

Un siglo después de la épica conquista de Gengis Khan, el imperio más grande del mundo estaba a punto de desintegrarse. La disciplina de hierro que ejercían los jefes militares mongoles sobre sus subordinados se desmoronó. Muchos soldados desertaron, terminando en tierra de nadie en la estepa rusa al norte del Mar Negro, donde formaron pandillas que vivían de la caza, la pesca y el bandidaje. Aquellos bandoleros de origen mongol, túrquico y circasiano eran conocidos como cosacos, que en la lengua turca significaba “hombre libre” o “filibustero”.

Cosaco, siglo XVI

Cosaco, siglo XVI

Cuando Rusia se consolidó como la fuerza dominante de Europa del éste en el siglo XV, la estepa al norte del Mar Negro se convirtió en una zona fronteriza entre los imperios ruso, otomano y varios kanatos tártaros. Muchos siervos rusos, hartos de la explotación de los latifundistas y la represión de los señoritos, huyeron a la estepa, donde se unieron con los fugitivos de las naciones turco-mongoles. El mestizaje de las dos poblaciones crearon una nueva identidad híbrida: una sociedad de campesinos guerreros que hablaban la lengua rusa y practicaban el cristianismo ortodoxo, pero en vestimenta, equitación, tácticas militares y costumbres cotidianas, heredaron tradiciones de Asia Central.

Se organizaron en varios huestes, cada uno gobernado por un sistema democrático donde un escuadrón (sotnia) de diez guerreros elegían a un mando, cada diez de esos mandos elegían a un mando de cien hombres, cada diez mandos de cien hombres elegían a un mando de mil hombres… hasta llegar a un jefe de los jefes conocido como el ataman. Todas las tierras que cultivaban y el botín de guerra se repartían entre los miembros del hueste.

Cosacos ucranianos

Cosacos ucranianos

Durante los siglos XVI y XVII, cada hueste cosaco era prácticamente un estado independiente que no se sometía a ningún poder imperial. Atacaban a caravanas comerciales de todos los países y saqueaban a latifundios tanto en territorio ruso como en el otomano o polaco. Su espíritu bélico y aventurero les convirtió en pioneros para colonizar las tierras salvajes más al Oriente, formando nuevos huestes en Siberia y Asia Central. Sin que ellos lo supieran, se habían convertido en la vanguardia de la expansión rusa en Asia.

Familia cosaca siberiana en vestimenta tradicional

Familia cosaca siberiana en vestimenta tradicional

Por los constantes hostigamientos a la frontera y por dar cobijo a fugitivos y campesinos huidos, varios emperadores rusos iniciaron campañas militares para aniquilar a los cosacos, pero la simpatía de las clases populares hacia aquellos guerreros libres solo salió reforzada. Durante los siglos XVII y XVIII, dos de las mayores rebeliones de campesinos contra la monarquía fueron liderados por cosacos, la de Stenka Razin en 1670 y la de Yemalián Pugachov en 1775. Ambas terminaron en fracaso con los líderes torturados y ejecutados. Pero los emperadores rusos habían aprendido una lección importante: en vez de hacer la guerra contra ellos, era más eficaz sobornarlos para convertirlos en sus propios matones.

La película "De fuego y espada" retrata una rebelión cosaca del siglo XVII.

La película “De fuego y espada” retrata una rebelión cosaca del siglo XVII.

Desde los tiempos de Pedro el Grande (1682-1725), el imperio ruso empezó a ofrecer tratos a los atamanes cosacos, convirtiéndoles en milicias fronterizas contra la invasión turca a cambio de privilegios fiscales. En los tiempos de Catalina la Grande (1762-1796), casi todos los huestes cosacos habían perdido su independencia. Sin embargo, los cosacos, a diferencia a la mayoría de campesinos rusos, cultivaban cada familia su propia parcela sin ser siervo de nadie, y seguían disfrutando de su sistema democrático a la hora de elegir a sus oficiales. Todos aquellos privilegios vinieron a cambio de 20 años de servicio militar bajo las órdenes de la monarquía rusa. Pero más importante de todo, prohibieron la acogida de fugitivos o siervos huidos. A partir de ahí, los cosacos se convirtieron en una casta militar apartada del campesinado ruso; una sociedad cerrada, endogamica con poca simpatía hacia las clases populares.

Veteranos cosacos, siglo XIX

Veteranos cosacos, siglo XIX

Durante el siglo XIX y XX, los emperadores rusos emplearon los cosacos como una fuerza de choque para reprimir manifestaciones obreras y someter rebeliones de pueblos indígenas. En ojos de muchas minorías étnicas, se convirtió en sinónimo a la represión imperialista. Por los violentos pogromos que ejecutaron contra los judíos, los cosacos ganaron la reputación de antisemitas radicales y verdugos de la iglesia ortodoxa.

Al estallar la revolución de 1917, algunos cosacos se unieron a los bolcheviques, pero la mayoría de los atamánes apoyaron a los imperialistas. Al consolidar la URSS, con el fin de castigar a esta población reaccionaria, el gobierno estalinista desmanteló la mayoría de los huestes cosacos, deportando sus miembros a tierras lejanas y repoblando su territorio con colonos procedentes de otras regiones. Docenas de miles se exiliaron a Francia, China, Alemania y EEUU. Entonces. La identidad cosaca se quedó aniquilada en un “genocidio cultural”.

Cosacos como represores

Cosacos como represores

Cuando el URSS se desintegró en 1991, muchos descendientes de cosacos regresaron a sus antiguos huestes. Reconstruyeron sus comunidades y reeligieron atamánes acorde con las antiguas tradiciones. Sin embargo, después de 60 años de exilio y represión, el espíritu de “hombres libres de la estepa” se ha perdido, y lo que más definen a los cosacos actuales es su fuerte patriotismo hacia la nación rusa (o ucraniana), su rechazo radical hacia las políticas de izquierda y un sentimiento de recelo hacia las minorías étnicas, sobre todo los judíos y los musulmanes de Cáucaso.

Desde el punto de vista histórico, es algo irónico, considerando que en sus orígenes, los cosacos eran amantes de libertad, rebeldes contra el sistema y una sociedad abierta que acogían a todos los elementos repudiados de cualquier nación. Ni siquiera se consideraban rusos.

Los cosacos actuales mantienen su arraigada tradición bélica

Los cosacos actuales mantienen su arraigada tradición bélica

Tanto los skinheads como los cosacos representan ejemplos que cualquier movimiento social, independiente de sus raíces, se puede tergiversarse a tal punto para convertirse en algo totalmente contrario a su espíritu inicial.

Anuncios

Cosas que me molestan del lenguaje cotidiano

18 Jun

Hay varias expresiones, comparaciones y adjetivos en el lenguaje cotidiano que cada vez me molestan más, y me gustaría hablar de algunas de ellas en este artículo.

La banalización de la palabra “esclavitud”

Se oye mucho la gente comparar cualquier trabajo precario con la esclavitud, y algunos extremistas hasta pretenden que la esclavitud de ayer se ha convertido en el contrato de empresario-trabajador hoy. Quien dice eso obviamente no entiende el significado de la palabra “esclavo”.

La esclavitud ha existido en casi todas las civilizaciones, y lo que define un esclavo no es la pobreza o la precariedad laboral, sino su condición de cautiva. Un esclavo es básicamente una persona que es propiedad de otra, que carece de los derechos y libertades más fundamentales de un ser humano, que puede ser azotado, violado, explotado, vendido o comprado según el capricho de su amo con total impunidad.

Tanto en el imperio romano como en la América colonial, en muchos talleres y granjas trabajaban esclavos y hombres libres codo a codo, los primeros como propiedad de los dueños, los segundos como mano de obra contratada. Cuando un hombre libre incumplía con su deber, lo peor que le podía pasar era el despido, pero un esclavo podía ser castigado con 100 azotes, un par de días encerrado en un zulo sin comida o la venta a otro amo.

Lo que define la esclavitud es la condición de cautiva

Lo que define la esclavitud es la condición de cautiva

A día de hoy, la esclavitud sigue existiendo y afectan a más de 46 millones de personas, la mayoría son víctimas de tráfico humano, inmigrantes ilegales retenidos por las mafias, prostitutas obligadas a trabajar en burdeles, o personas que por su etnia o condición de nacimiento, carecen de estatus como personas legales. Pero los trabajadores europeos, por lo duro que pueden ser las condiciones laborales y lo precario que pueden ser los salarios, no se puede comparar con la esclavitud ni de lejos porque nadie vive en cautividad ni es considerado legalmente propiedad de su empresa.

Así que, en mi opinión, confundir cualquier precariedad laboral con la esclavitud no es sólo una comparación injusta, sino también una falta de respeto a las 46 millones de personas que todavía viven bajo condiciones de verdadera esclavitud.

Muchos inmigrantes en EEUU trabajaban de sol a sol por poco dinero, pero no eran esclavos porque vivían en libertad.

Muchos inmigrantes en EEUU trabajaban de sol a sol por poco dinero, pero no eran esclavos porque vivían en libertad.

La banalización de la palabra “fascista”

Otra palabra que se dice mucho en el lenguaje cotidiano, a menudo en tono de insulto, es “fascista”, ¿pero cuánta gente realmente conoce el significado original de la palabra?

Volviendo a sus orígenes, el fascismo era un movimiento popular de los años 20 y 30 que llegó a poder en Italia, Alemania y Japón pero tuvo seguidores en casi todos los países europeos. Su doctrina se basaba en la fundación de un estado autoritario, uniendo a todas las clases sociales bajo un nacionalismo cerrado y excluyente. Socialmente, pretendía construir una nueva sociedad estratificada por una jerarquía racial, dando prioridad a los más “puros” y excluyendo a extranjeros, minorías culturales y “razas inferiores”. Económicamente, defendía la nacionalización de todos los sectores económicos claves pero a la vez protegía a la propiedad privada y los negocios pequeños y medianos.

Fascistas italianos

Fascistas italianos

La doctrina fascista estaba radicalmente en contra de la democracia parlamentaria, la igualdad de derechos y oportunidades, la libertad individual, el libre pensamiento, el mestizaje racial y la diversidad cultural. Y para llevar a cabo la revolución, justificaba el uso de la violencia a través de movilizaciones callejeras. Durante los años 30, en todos los países europeos formaron milicias ciudadanas, como los camisas negras de Italia y Reino Unido, los camisas marrones en Alemania y Austria, los camisas azules en España y los camisas verdes en Francia, que participaron en reyertas callejeras con grupos anarquistas y comunistas.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el fascismo entró en decadencia. A día de hoy hay políticos populistas xenófobos como Marine LePen de Francia, Nigel Farrage de Reino Unido y Donald Trump de EEUU, pero ninguno se puede clasificar como “fascista” porque no pretenden sustituir la democracia por una dictadura ni justifican la violencia callejera. Quizás el partido político actual que más se aproxima al fascismo de los años 30 es Amanecer Dorado de Grecia.

Si el fascismo hubiera servido de algo, sería para dar una lección histórica para que no se repita jamás. Con la banalización de la palabra, estamos consiguiendo justo lo contrario, porque cuando todo el mundo llama “fascista” a cualquier político que le cae mal, el verdadero peligro de esta ideología se queda olvidado.

Amanecer Dorado es el único partido fascista actual

Amanecer Dorado es el único partido fascista actual

La banalización de la palabra “machista”

Otra palabra que se dice mucho, sobre todo en la boca de feministas, es “machista”.

El machismo en su origen se refiere a la creencia de que el hombre es superior a la mujer y que la mujer debe estar recluida a los roles tradicionales femeninos.

A día de hoy, se usa mucho la palabra “machista” para descalificar una serie de comportamientos y pensamientos, por ejemplo, cuando alguien afirma que existan diferencias innatas de psicología entre hombres y mujeres, cuando alguien está en contra de las cuotas de discriminación positiva, cuando alguien cuestiona la ley de violencia de género o cuando muestra su desacuerdo con cualquiera de las doctrinas del feminismo moderno.

La definición de igualdad de género es subjetiva

La definición de igualdad de género es subjetiva

En el fondo, la “igualdad” es un concepto abstracto y totalmente subjetivo. Hasta entre feministas, no todos tienen la misma definición de la palabra. Para algunos se refiere a la igualdad bajo la ley, para otros se refiere a la igualdad de derechos y oportunidades, para otros implica la eliminación de todas las diferencias de comportamientos entre hombres y mujeres. Pero opina lo que opina, cada uno tiene sus razones, pero en muchísimos debates sobre las cuestiones de género, muchos feministas usan la palabra “machista” para descalificar a cualquier opinión contraria.

En mi opinión, “machismo” es una palabra que no hay que banalizar precisamente porque sigue existiendo. Basta con leer la sección de comentarios de cualquier artículo de prensa online, encuentras un montón de insultos misóginos, sobre todo cuando el artículo ha sido escrito por una mujer. Ya está demostrado que en muchas empresas, a una mujer que hace el mismo puesto que un hombre le paga un sueldo inferior y cuando tiene hijos, es ella quien tiene que sacrificar más su carrera profesional por su vida familiar. Y hablando de los derechos de la mujer en países musulmanes, todavía queda un largo camino a recorrer…

Así que, esta palabra, igual que la “esclavitud” y “fascista”, es mejor usarla para situaciones que realmente encaja con el significado original.

Las actitudes machistas aún se notan mucho en el mundo de videojuegos

Las actitudes machistas aún se notan mucho en el mundo de videojuegos

La palabra “liberal” como eufemismo de políticas de derechas

En España, debido al legado de la dictadura franquista, la derecha no está bien visto, y mucha gente que defiende las mismas causas que el Partido Conservador del Reino Unido, los Democráticos Cristianos de Alemania y o el Partido Republicano de EEUU, en vez de definirse de “derechas”, se definen como del “centro”. Y como el centro político en muchos países está ocupado por partidos liberales, muchos españoles de la derecha radical también empiezan a denominarse como “liberales”.

Sin embargo, el verdadero liberalismo no sólo se trata de la libertad económica, sino también de la libertad social, que incluye la libertad de movimiento, la libertad de expresión, la libertad de asociación, la libertad religiosa, la libertad sexual, la igualdad entre hombres y mujeres y los derechos de las minorías étnicas y sexuales. Durante siglos, los liberales han luchado en contra de la monarquía absoluta, los poderes de la Iglesia, los grandes terratenientes y los privilegios hereditarios. En el siglo XX, jugaron un papel crucial para conseguir el voto femenino, legalizar el aborto, defender los derechos de minorías étnicas y crear el sistema de educación y sanidad pública.

Pero la mayoría de los que se denominan como “liberales” en España es gente que sólo defiende la libertad económica de las grandes empresas, dando la espalda a todo el resto de clases de libertades. Muchos valoran la unidad de España más que la voluntad del pueblo, defienden los privilegios de la monarquía, justifican la explotación de las grandes empresas a los trabajadores y el medio ambiente y oponen abiertamente el aborto, el matrimonio homosexual y la acogida de refugiados.

Lo que más molesta es que con la apropiación de la palabra “liberal” por la derecha radical, dentro de pocos años, ya nadie recordará la verdadera esencia del liberalismo.

Hay "liberales" en España que hace apología a la dictadura franquista

Hay “liberales” en España que hace apología a la dictadura franquista

El liberalismo: los inicios, la evolución y la corrupción

25 Feb

En España, el “liberalismo” a día de hoy es casi sinónimo al “conservadurismo” o “capitalismo extremo”. Sin embargo, en sus raíces, se trata de una filosofía que defiende unos principios bien distintos. En este artículo me gustaría hablar de la definición original del “liberalismo clásico”, y de cómo la palabra “liberal” ha ido distorsionando de significado a lo largo de los siglos, en distintos países.

John Locke, el fundador del liberalismo

John Locke, el fundador del liberalismo

En sus inicios, el liberalismo surgió durante los siglos XVII y XVIII. Muchos lo atribuyen al filósofo inglés John Locke (1632-1704). En aquella época, se trataba de una corriente política que oponía a la monarquía absoluta y el sistema feudal, luchando a favor de un estado laico y democrático, donde todos los individuos, independiente de su procedencia, edad, sexo, clase social o religión, disfrutaban los mismos derechos y las mismas libertades.

La filosofía central del liberalismo era que el individuo (en contraposición a la familia, pueblo o patria) formaba el pilar fundamental de la sociedad, y que cada uno era solamente responsable por sus propios actos. Bajo esos principios, lucharon contra la esclavitud, la aristocracia hereditaria, la religión del estado o cualquier persecución por motivos de raza, nacionalidad o religión. También reivindicaban la libertad económica, por lo tanto que los intereses de unos no perjudicaban los derechos básicos de otros, y que la propiedad privada siempre estuviera adquirida por el propio esfuerzo de cada individuo.

El liberalismo clásico jugó un papel importante en la revolución francesa, la revolución gloriosa y la guerra de independencia de EEUU, en una lucha de sustituir los privilegios hereditarios con un sistema de meritocracia.

Caricatura del siglo XVIII de la política británica: Conservadores vs Liberales

Caricatura del siglo XVIII de la política británica: Conservadores vs Liberales

Después de la revolución industrial, muchos liberales se concienciaron de la emergente desigualdad en las ciudades, dándose cuenta de que la libertad individual y la meritocracia sólo tenían sentido cuando se implantase en una sociedad donde había justicia social e igualdad de oportunidades. De ahí, surgió una nueva corriente de liberalismo social que aparte de defender la libertad individual, también reivindicaba el papel de estado de garantizar el bienestar básico de sus ciudadanos. Esos activistas fundaron los primeros sistemas de educación y sanidad pública, que se convirtieron en los pilares del estado de bienestar. La voz más destacada de esta corriente de liberalismo era el británico John Maynard Keynes.

John Maynard Keynes, el padre del liberalismo social

John Maynard Keynes, el padre del liberalismo social

Durante siglos, los liberales eran la principal facción política en contra de los conservadores, hasta que aparecieron los primeros sindicatos que formaron los partidos socialistas. A principio, los liberales y socialistas compartían muchas reivindicaciones, como el estado laico, la democracia representativa, la educación y sanidad pública, la legalización del divorcio, el derecho a aborto y la igualdad de sexos, pero la principal diferencia era que los socialistas nacieron a raíz de la negociación colectiva de trabajadores con el patronal a través de los sindicatos, algo que los liberales consideraron una supresión a la libertad individual.

En países como el Reino Unido surgió un sistema de 3 partidos: los conservadores de derecha, los liberales del centro, y los laboristas de la izquierda.

En el siglo XX, el socialismo sustituyó al liberalismo como la voz del pueblo

En el siglo XX, el socialismo sustituyó al liberalismo como la voz del pueblo

Durante el siglo XX, los dos enemigos principales del liberalismo eran el fascismo y el comunismo, porque ambos reivindicaban la importancia del colectivo (estado, partido, clase social, raza, religión o patria) sobre del individuo. Tanto el partido bolchevique de la URSS como el partido nazi alemán persiguieron a los liberales. En España, muchas reformas de la II república se basaban en principios liberales, sobre todo en el terreno de la educación, la política territorial, la expresión cultural y los derechos de la mujer, pero al estallar la guerra civil, la sociedad se fracturó entre la extrema derecha y la extrema izquierda y los liberales se quedaron olvidados, marginados y perseguidos, tanto por un bando como por otro.

Los liberales opusieron el comunismo por su filosofía colectivista

Los liberales opusieron el comunismo por su filosofía colectivista

A finales de siglo XX surgió una nueva corriente de liberalismo, que al contrario al liberalismo social del principio del siglo, ponía énfasis en la libertad económica. Los proponentes más radicales eran Margaret Thatcher del Reino Unido y Ronald Reagan de EEUU, que redujeron los impuestos y levantaron muchas regulaciones del estado con el fin de fomentar el consumo e incentivar las actividades económicas. Aquellos liberales, denominados “neoliberales”, defendían el desmantelamiento del estado de bienestar.

El Thatcherismo tenía como prioridad fomentar el consumo

El Thatcherismo tenía como prioridad estimular la economía a través del consumo

En España, la palabra “liberalismo” desapareció del vocabulario político después de la Guerra Civil y reapareció en los años 90 con el auge del neoliberalismo en el Reino Unido y EEUU. Entonces, la palabra se ha convertido en un eufemismo para las políticas de la derecha. Irónicamente, muchos de los políticos y medios que pretenden ser “liberales” son en realidad “conservadores”, ya que defienden la monarquía y la unidad de España por encima de la libertad de expresión de los ciudadanos, hacen apología de la dictadura franquista (un régimen totalmente contrario a cualquier clase de liberalismo) y justifican la explotación de trabajadores de las empresas multinacionales. La clase de libertad que reivindican con más fervor es la libertad económica de las grandes empresas, que en principio, va totalmente en contra de la filosofía de John Locke, que reivindicaba la libertad como una condición aplicable solamente para el individuo, nunca para un colectivo.

Sin embargo, en otros países siguen habiendo partidos liberales que defienden las causas originales, como lo del Reino Unido y Canadá. Aparte de estimular las actividades económicas, también defienden una sanidad y educación pública de calidad, la inmigración libre, la decriminalización de las drogas blandas, la regularización de la prostitución, el matrimonio gay, la igualdad de sexos, el derecho de las minorías étnicas/religiosas/lingüísticas, y todas clases de libertades individuales por lo tanto que no violan las libertades de los demás.

Ministros del Partido Liberal, Canadá

Ministros del Partido Liberal, Canadá

El etnocentrismo, nacionalismo, racismo, fascismo y el clasismo internacional

22 Abr

A día de hoy, mucha gente utiliza las palabras racista, xenófobo, homófobo y fascista como si fueran sinónimos. Es cierto que tienen ciertos parecidos y áreas donde se solapan, pero estrictamente hablando el significado no es el mismo. Con este artículo me gustaría hacer una aclaración y hablar de un fenómeno emergente, que yo llamaría el “clasismo internacional”.

Xenofobia

Se refiere a un sentimiento muy general: el miedo y rechazo hacia los de afuera. La definición de “gente de afuera” es totalmente subjetiva. Para algunos puede referirse a cualquiera que viene de otro pueblo a solamente 20km, para otros puede referirse a gente de otras provincias, países o continentes. Pero un xenófobo es alguien que rechaza a otro sólo por el hecho de ser de un origen distinto. En el sentido más amplio también puede incluir al odio hacia miembros de otros grupos étnicos aunque sean del mismo pueblo, por ejemplo, el recelo que siente un iraquí de origen árabe hacia un compatriota de origen kurdo.

Manifestación xenófoba, Singapur

Manifestación xenófoba, Singapur

Homofobia

Se refiere al miedo o rechazo hacia los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. El miedo puede tener varios niveles, desde pensar que no deben existir hasta opinar que no merecen tener los mismos derechos a formar una familia. No todos los homófobos son necesariamente xenófobos, tampoco todos los xenófobos son necesariamente homófobos, aunque muchas mentes cerradas suelen padecer ambos sentimientos porque se tratan del “miedo a lo desconocido”.

Manifestación a favor de matrimonio gay

Manifestación a favor de matrimonio gay

Etnocentrismo

Es una palabra poco usada pero de muy común manifestación. Se refiere a la idea de que los de tu propio país, propio pueblo, propia cultura y propios valores son los mejores y el resto son todos inferiores. Desde la antigüedad casi todas las culturas han sido más o menos etnocentristas, pero uno de los ejemplos mejor documentados eran los griegos.

A pesar de que Grecia estaba dividida entre varios ciudades estados, todos hablaban el mismo idioma y creían descender de ancestros comunes, formando un concepto de “unidad étnica”. Según varios escritos contemporáneos, muchos griegos se consideraban los únicos con una verdadera cultura y todos los demás eran “bárbaros incivilizados” que carecían de moralidad. En muchos estados, el matrimonio mixto entre griegos y no-griegos estaba muy mal visto y a los hijos se les negaba la ciudadanía. Cuando Alejandro Magno fomentó el mestizaje en las tierras conquistadas, muchos contemporáneos lo miraron con desdén y lo consideraron un traidor de su patria.

En países donde conviven varias etnias, el etnocentrismo llevado al extremo puede acabar en el odio interétnico, como en el caso de la antigua Yugoslavia, Irak, Afganistán, Kenia y muchas repúblicas ex-soviéticas.

La política de mestizaje de Alejandro Magno no sentó bien a muchos compatriotas suyos

La política de mestizaje de Alejandro Magno no sentó bien a muchos compatriotas suyos

Nacionalismo

Es una palabra inventada en el siglo XIX. La idea surgió en una época cuando en muchos imperios como el otomano, austriaco y ruso, convivían pueblos de distintas culturas, religiones, lenguas y fisionomías, que no tenían nada en común salvo vivir bajo el mismo monarca; por otro lado, también había poblaciones culturalmente homogéneas que vivían bajo distintos estados, como en Italia y Alemania.  Se hizo popular la ideología de que poblaciones con la misma herencia cultural y ancestral debían auto-determinarse en “estado-naciones”, para conservar sus tradiciones y evitar conflictos de convivencia con otros pueblos.

Entre finales del siglo XIX y principios de siglo XX, bajo la bandera del nacionalismo, se desintegraron muchos imperios multiétnicos mientras se forjaron otros estados culturalmente homogéneos. A día de hoy, el nacionalismo tiene varias clases. En el extremo más tolerante, el nacionalismo catalán y vasco sólo pretenden gozar de mayor grado de independencia y conservar su idioma, sin discriminar a sus ciudadanos por su origen étnico; en el extremo más discriminatorio, el nacionalismo en muchos países de Europa del Éste reivindican la expulsión de todas las personas de otras lenguas, religiones, culturas y ascendencia.

La distribución de grupos étnicos en Europa del este no coincide con las fronteras nacionales

La distribución de grupos étnicos en Europa del este no coincide con las fronteras nacionales

Racismo

Desde la antigüedad, cualquier viajero se ha podido dar cuenta de que los seres humanos varían físicamente según lugar un otro: que un europeo del norte no se parece a un europeo de sur, que un nativo de los Balcanes no se parece a un egipcio… Sin embargo, es a partir de finales del siglo XVIII cuando surge la palabra “raza” en la clasificación de los seres humanos, coincidiendo con una época en que casi todo los países del mundo se dividían en dos categorías: los colonizadores, la mayoría de origen europeo, y los colonizados, la mayoría de piel más oscura.

Para justificar la dominación europea sobre el resto de mundo, se hicieron populares las teorías seudocientíficas de que los seres humanos descendían de tres o cuatro razas de orígenes distintos y, que se diferenciaban entre ellas no sólo en fisionomía sino también en inteligencia y habilidades innatas, por una causa totalmente biológica. Por supuesto, la supremacía europea era considerada la consecuencia natural de la inteligencia superior de la “raza blanca”. Se asociaban determinados rasgos físicos, como el pelo rubio, facciones europeas y ojos azules, con poseer mayor capacidad intelectual.

El racismo científico era muy popular a principios de siglo XX

El racismo científico era muy popular a principios de siglo XX

Fascismo

El fascismo es una ideología muy concreta, inventada por Benito Mussolini en Italia a principios de siglo XX y tuvo repercusiones en otros países, como el falangismo en España y el nazismo en Alemania.

La ideología fascista es una combinación de nacionalismo, populismo, socialismo y autoritarismo con un culto hacía un pasado glorioso de la nación. Reivindica la solidaridad entre miembros de la misma nación, postula la exclusión de los extranjeros, las minorías étnicas y las sexuales, bajo un gobierno autoritario que garantiza el bienestar del pueblo y protege las tradiciones sagradas.

Contrario a lo que cree mucha gente, el fascismo nunca ha sido una lucha de ricos contra pobres, sino más bien un movimiento revolucionario que pretende sustituir la “lucha de clases” entre obrero y empresario por una “lucha horizontal” entre los de dentro y los de fuera.

Tanto en Alemania como en Italia, durante los años 20 y 30, el fascismo tuvo más repercusión entre las clases populares, muchas veces en los mismos barrios donde predominaban comunistas y anarquistas.

Italia fascista

Italia fascista

La situación actual

En mi opinión, la diferencia fundamental entre los términos mencionados es que la xenofobia y homofobia tratan sobre sentimientos, el etnocentrismo trata sobre una creencia, el racismo trata sobre una teoría científica (o seudocientífica) y, el nacionalismo y fascismo tratan sobre ideologías políticas.

Los sentimientos, desde luego, son muy cambiables porque cada persona, según las nuevas experiencias y conocimientos que adquiere, puede cambiar su formar de pensar o sentir sobre ciertos colectivos. Un buen ejemplo es la creciente aceptación de los gays en la sociedad occidental durante los últimos 10 años. Según una encuesta en el año 2000, un 70% de estadounidenses estaban en contra del matrimonio homosexual y la adopción de niños, mientras que en 2010, disminuyó a un 40%, demostrando así, que en una cuestión de 10 años mucha gente había cambiado de opinión.

El racismo científico del principio del siglo XX ya ha perdido seguidores, no sólo en el terreno político, sino también porque la mayoría de las teorías, de que la humanidad se dividiera en razas biológicas, han sido derrumbadas por el estudio del ADN humano.

El fascismo también ha perdido su popularidad. A pesar de que algunos partidos populistas como FN en Francia o UKIP en el Reino Unido juegan con los sentimientos populistas de “ellos contra nosotros”, siempre respetan a las instituciones democráticas, y eso en sí mismo, ya es muy contrario a las ideas de Mussolini.

El nacionalismo y el etnocentrismo tienden a popularizarse y apagarse según la situación económica. Cuánto más dificultades atraviesa una sociedad, más gente se suma a la idea de que “los nuestros, primero”.

No todos los nacionalismos son xenófobos, pero muchas veces van de la mano

No todos los nacionalismos son xenófobos, pero muchas veces van de la mano

Clasismo Internacional

En un mundo cada vez más globalizado donde todos los pueblos del mundo se parecen cada vez más culturalmente pero son económicamente desiguales, veo que está surgiendo una nueva forma de política identitaria que yo llamaría el “clasismo internacional”.

Se trata de que las identidades colectivas ya no se forma en base a la similitud cultural, el color de la piel o los rasgos externos, ni de idiomas ni religiones, sino del nivel económico del país de donde procede cada uno. Los ciudadanos de los países más ricos se convertirían en miembros de una “nueva aristocracia mundial”, los ciudadanos de países emergentes se convertirían en la nueva “clase media mundial” y los de los más pobres se convertirían en el nuevo “proletariado mundial”. La solidaridad podría extenderse entre distintos países, naciones, etnias o continentes, pero siempre entre nacionalidades de la misma categoría económica.

Por ejemplo, los europeos se lamentan durante semanas cuando se estrella un avión cargado de “gente como ellos” en pleno vuelo, pero no se inmutan cuando vuelcan un barco en el que viajan 700 refugiados procedentes de los países más pobres.

Igual que en la época feudal, los miembros de la nueva aristocracia mundial se creen con más derechos que los miembros de la clase media y del proletariado. Piensan que sus vidas valgan más; que ellos puedan viajar a y vivir en los países de otros cuando quieran, pero que otros no puedan hacer lo mismo en el suyo. E igual que antes, los miembros de la clases humildes intentan imitar las maneras y el estilo de vida de la aristocracia y consideran todo lo suyo propio como inferior y retrasado.

Mapa mundial según índice de desarrollo humano

Mapa mundial según índice de desarrollo humano

 

Minientrada

Las ideologías políticas – más compleja que izquierda-derecha

7 Jun

Durante el último siglo, la división política en la mayoría de los países democráticos ha sido por el eje de izquierda-derecha. La izquierda generalmente ha sido asociado a lo económicamente proteccionista y socialmente liberal mientras la derecha la sido asociado generalmente a lo económicamente liberal y socialmente conservador.

En la época pos-industrial, creo que esta vieja clasificación de ideologías políticas ya se ha quedado algo obsoleto, porque dentro de lo que llamamos “izquierda” y “derecha” existe varias corrientes distintas, casi tan distanciadas unas a otras que pueden pertenecer a partidos opuestos.

Dicen a partir de la revolución francesa de 1968, nació una nueva corriente de "izquierda" - los progresistas.

Dicen a partir de la revolución francesa de 1968, nació una nueva corriente de “izquierda” – los progresistas.

 

En mi opinión, he identificado las siguientes ramas ideológicas:

1. Los conservadores “clásicos”

Estos incluyen a la gente moralmente conservador; gente que defiende a las tradiciones, a las viejas normas sociales y a la clásica identidad de su nación. Suelen ser muy patriotas, que toman el orgullo y la integridad de su país como algo personal. En España, Francia y EEUU, suelen oponer todo lo que puede provocar un cambio en las viejas normas sociales, como el matrimonio gay, el aborto, el separatismo regional y la sociedad multicultural. Económicamente, suelen ser bastante proteccionistas hacía todo lo que es “nacional”: empresas nacionales, productos nacionales, y los puestos de trabajo para “nacionales” primero. Por eso, suelen pronunciarse en contra de la globalización económica y el capitalismo mundial, excepto cuando su país es el principal benefactor.

Las ideas de la derecha de La Falange se distancia bastante de la derecha neo-liberal

Las ideas de la derecha de La Falange se distancia bastante de la derecha neo-liberal

2. Los capitalistas liberales

Estos son los seguidores de la ideología de Thatcher, que creen que una economía de mercado libre sin ningún tipo de intervención estatal es la clave del bienestar del país. Suelen pronunciarse a favor de la privatización de todo lo que es público, dejando la sanidad, la educación y todo el sistema de transporte en manos de grandes empresas, a cambio de que los ciudadanos paguen menos impuestos para disfrutar de un mayor poder adquisitivo. Moralmente son muy diversos, desde gente muy conservadora hasta gente bastante abierta y cosmopolita, pero en general, son partidarios de una sociedad capitalista, globalizada, consumista, donde la libertad de cada uno para gastar el dinero como quiera se quede encima del resto de los derechos humanos.

Thatcher, el icono del liberalismo económico

Thatcher, el icono del liberalismo económico

3. Los “sociodemócratas” y “socioliberales”. 

Este grupo de gente cree en la economía de mercado libre, pero al mismo tiempo también cree que el estado debería garantizar los derechos mínimos de sus ciudadanos, como un sistema de educación, sanidad y transporte público de calidad, una pensión de jubilación y beneficios sociales para los desempleados. Moralmente también son muy diversos, pero generalmente son más moderados en temas de religión, cultura e identidad nacional.

4. Los “socialistas clásicos”

Estos son los herederos de las luchas sindicales del principio de siglo XX, que identifican a los empresarios como explotadores de la clase trabajadora, y que la única forma en que las clases desfavorecidas puedan hacerse frente a los grande poderes económicos es a través de la asociación sindical y la huelga. A parte de reivindicar un sistema de sanidad, educación y transporte público de calidad, también albergan por la nacionalización de todas las industrias estratégicas, tanto como la banca. Por eso, se pronuncian a favor de un estado fuertemente intervencionista que pone el bienestar de los trabajadores por encima del crecimiento económico. Moralmente son muy diversos, desde bastante conservadores a muy abiertos, pero valoran los derechos más que la libertad.

El socialismo clásico nació en la lucha obrera durante la industrialización.

El socialismo clásico nació en la lucha obrera durante la industrialización.

5. Los “progresistas”

Es un movimiento relativamente nuevo que nació a partir de los años 60. Luchan por la protección de los derechos de las minorías étnicas, culturales y sexuales y la igualdad de sexos, tanto como la conservación del medio ambiente y un trato digno a los animales. Se distinguen de la “izquierda clásica” en que valoran fuertemente la libertad individual, como la libertad de movimiento, de aborto y de llevar un estilo de vida alternativa sin sufrir persecución ni acoso. Moralmente, muchos son partidarios del amor libre, la legalización de las drogas blandas, la inmigración libre, la sociedad multicultural, la agricultura ecológica, y el uso de bicicleta en lugar de vehículos de motor.

EQUO, el partido "progresista" actual en España, hizo la campaña electoral en bicicleta.

EQUO, el partido “progresista” actual en España, hizo la campaña electoral en bicicleta.

En general, la gente cuyas ideas caen en 1 y 2 suelen votar partidos de derecha a pesar de que sean ideas bastante opuestas, mientras gente de 4 y 5 suelen votar la izquierda, y los de 3 están divididos entre el centro-derecha y el centro-izquierda, dependiendo de la situación económica y las políticas que proponen.

Yo, personalmente, diría que:

* 4 es el opuesto de 2

* 5 es el opuesto de 1

* Pero 1 y 4 pueden ser compatibles, y algunos régimenes políticos, como lo de Juan Perón en Argentina y muchos populismos latinoamericanos, son precisamente una mezcla entre estas 2 ideologías.

* En España, el PP representa una mezcla de 1, 2 (y algo de 3), PSOE representa 3. Entre los otros partidos, IU y Podemos representan una mezcla de 4, 5; Equo representa una mezcla de 3, 5

* En EEUU, donde nunca hubo un movimiento socialista obrero tan fuerte como en Europa, 3 y 4 prácticamente no existen. Por las políticas actuales, el Partido Republicano representa una mezcla entre 1 y 2, mientras el Partido Demócrata representa una mezcla de 2 y 5.

La Guerra Civil Española – los primeros 5 días

13 Abr

Uno de los acontecimientos del siglo XX que más me interesa y fascina fue la Guerra Civil Española. Estudiándola desde el punto de vista histórico, lo entendemos como una lucha ideológica entre las “dos Españas”, una que deseaba implantar un cambio profundo en la sociedad española, otra que pretendía conservar a toda coste las viejas tradiciones.

Más de 75 años después, las heridas todavía no se han cicatrizado y a día de hoy, la historia de esta guerra se sigue contando desde el punto de vista de propaganda política mucho más que desde un análisis objetivo.

Milicianos republicanos a principio de la guerra

Milicianos republicanos a principio de la guerra

A mí, sin embargo, las preguntas que más me hago son:

  • Antes de estallar la guerra, ¿cuántos españoles eran “republicanos convencidos”, cuántos eran “nacionales convencidos”, y cuántos eran dudosos?
  • Durante la guerra, ¿cuánta gente realmente luchó con el bando que correspondía a su ideología?
  • ¿Hasta qué punto un ciudadano de la época podía elegir en qué bando luchaba?

Supongo que una vez cada bando había establecido su territorio, todos los que se encontraban en esa zona eran automáticamente de su bando, independientemente de su ideología. La única época de la guerra en que un ciudadano normal podía elegir el bando en que luchar eran los primeros 5 días, cuando un intento de golpe de estado triunfó en algunas regiones de España, pero fracasó en otras.

Mapa de España a finales de Julio, 1936

Mapa de España a finales de Julio, 1936

Los orígenes de la Guerra Civil se remontaron a los inicios de la Segunda República en 1931. España era un país con 25 millones de habitantes, la mitad de ellos analfabetos, y toda la riqueza estaba concentrada en manos de un elite formada por la Iglesia, los terratenientes y los industriales. También era una época en que los movimientos obreros se consolidaron en las zonas urbanas, donde los sindicatos jugaron un papel crucial en la vida de los trabajadores industriales.

Tras las elecciones de 1931, el gobierno de Azaña intentó llevar a acabo varias reformas para redistribuir la riqueza, educar a las masas y separar la Iglesia del estado, pero algunos cambios resultaron demasiado radicales para que mucha gente, ya acostumbrada a las viejas rutinas y privilegios, pudiera asimilar. Eso, junto a la recesión económica a causa de la Gran Depresión, llevó a la radicalización de la sociedad, con algunos abrazando el anarquismo y la revolución proletaria, otros creyendo que la única forma de establecer orden en la sociedad era a través de una dictadura militar o un régimen nacionalsocialista inspirado en la Italia Fascista.

Barcelona años pre-guerra

Barcelona años pre-guerra

Existe un tópico duradero que la mayoría de la gente pobre era de izquierdas y los ricos eran de derechas. En las ciudades industriales eso probablemente era verdad por la lucha de clases entre los trabajadores y el patronal, pero en el campo, muchos campesinos humildes eran muy religiosos y tradicionalistas, y probablemente simpatizaba más con la derecha por su vínculo con la Iglesia. Entre la derecha también estaba la Falange, que a pesar de su nacionalismo español radical, reivindicaba una política social generosa para las clases humildes, que también podía haber atraído muchos votantes obreros.

Por otro lado, algunos miembros de la burguesía urbana, por poseer estudios universitarios, haber viajado a países extranjeros y conocido otros horizontes, también abrazaban las ideas republicanas del estado laico, la libertad sexual y la justicia social.

La Falange reivindicaba el nacionalsocialismo español

La Falange reivindicaba el nacionalsocialismo español

La radicalización política llegó también a las fuerzas de seguridad, ya que existía 2 cuerpos de policía militar: la Guardia Civil, asociada más con políticos de derecha, y los Guardias de Asalto, con mayor afiliación con la izquierda.

En las fuerzas armadas las opiniones tampoco estaban unidas. Desde general hasta soldado raso, había gente simpatizante de ambas posturas políticas. Pero en general, en el Ejercito de Tierra la mayoría de los oficiales tenían ideas conservadores, en el Ejercito de Aire dominaban ideas republicanas; en la Marina los oficiales eran mayoritariamente conservadores pero los marineros y suboficiales eran republicanos.

Los Guardias de Asalto era un cuerpo de policía militar de la república, que coexistía con la Guardia CIvil

Los Guardias de Asalto era un cuerpo de policía militar de la república, que coexistía con la Guardia CIvil

En Julio 1936, un grupo de oficiales militares planearon un golpe de estado para derrocar a la república y establecer una dictadura de carácter militar. La idea era sublevar primero los cuarteles de Marruecos, formados por los soldados profesionales de la Legión Extranjera y los regulares marroquíes, y luego extender la rebelión hasta cuarteles de le península.

Sin embargo, militares leales a la república descubrieron el plan y difundieron rápidamente esta noticia. El resultado fue 5 días de tiroteos callejeros, caos y confusión en una batalla cuerpo-a-cuerpo sin frente. Salvo el ejército de África, casi ninguna guarnición militar secundó 100% a la sublevación.

Los "regulares" eran soldados marroquíes comandados por oficiales españoles, que formaban la élite del ejército de África

Los “regulares” eran soldados marroquíes comandados por oficiales españoles, que formaban la élite del ejército de África

La Legión Extranjera era otro cuerpo de élite bajo el mando de Franco

La Legión Extranjera era otro cuerpo de élite bajo el mando de Franco

En la mayoría de las ciudades, la guerra empezó como un tiroteo en los cuarteles militares, donde oficiales sublevados se enfrentaron con sus compañeros leales a la república. Pronto, milicias formadas por sindicatos obreros y los Guardias de Asalto se unieron a las fuerzas republicanas, mientras milicias falangistas se unieron a los sublevados. La Guardia Civil, según en qué ciudad, se unieron algunos con los republicanos y otros con los sublevados.

Los golpistas intentaron movilizar a los soldados bajo su mando, pero estos últimos tampoco se mostraron 100% obedientes. Durante el asedio del Cuartel de Montaña en el 21 de Julio 1936, soldados leales de la república se refugiaron en las plantas superiores mientras los golpistas se atrincheraron en la planta baja, y el general García de Herrán, al intentar sacar sus tropas a la calle, murió tiroteado por sus propios soldados.

En caso de la Marina, los marineros, al enterarse del golpe militar en Marruecos, arrestaron a todos sus oficiales con simpatías a la derecha, así manteniéndose leal a la república.

La armada, después de arrestar a la mayoría de sus oficiales, permanecía en su mayoría leal a la república

La armada, después de arrestar a la mayoría de sus oficiales, permanecía en su mayoría leal a la república

 

Asedio del Cuartel de Montaña

Asedio del Cuartel de Montaña

Al final, las fuerzas republicanas vencieron en 2/3 del territorio español, incluido la mayoría de las ciudades industriales; los sublevados vencieron principalmente en las zonas agrícolas. Ambos bandos ejecutaron a miles de combatientes del bando contrario. Hasta el día de hoy, el número exacto de muertes aun se desconocen, porque historiadores de cada bando tienden a exagerar el número de víctimas del bando contrario.

La mitad del ejército de tierra y 80% de la marina se había quedado con la República, pero 70% de sus oficiales se habían unido a los sublevados. Peor de todo, el gobierno desconfiaba de los oficiales que se habían mantenido leal, porque no sabía si lo hicieron por convicción política, o para salvar su pellejo cuando la sublevación había fracasado. Como medida de seguridad, licenció todo el ejército y entregó armas a las milicias obreras.

Durante los primeros días de guerra, muchas mujeres se alistaron en las milicias obreras

Durante los primeros días de guerra, muchas mujeres se alistaron en las milicias obreras

milicianas2

Lo que realmente me interesa sobre estos primeros 5 días es saber cómo lo había vivido la gente que estaba directamente involucrada.

  • ¿Los hombres y mujeres que lucharon tras las barricadas para sofocar la rebelión realmente sabían contra quién estaban pegando tiros, o simplemente iban porque les había mandado?
  • ¿La división ideológica entre la Guardia Civil y los Guardias de Asalto, se debía a que cada cuerpo solo reclutaba a agentes afines a su tendencia política, o la diferencia ideológica sólo era cuestión de los altos mandos?
  • ¿Los policías armados que se unieron a los sublevados y los republicanos, lo hicieron por su propia convicción, o por las órdenes de su jefe?
  • ¿Cómo sentía una mujer o niño cuando se enteró de que su padre, hijo o marido estaba dentro de uno de los cuarteles donde sucedían los tiroteos, sin saber en qué bando estaba involucrado?
  • ¿Cuántos obreros realmente secundaron la llamada de los sindicatos para formar milicias? ¿Cuántos obreros eran de derechas y cómo lo vivieron?
  • Los ciudadanos a pie, al ver hombres armados pegando tiros, ¿cómo diferenciaban los sublevados de los republicanos?
  • ¿Cómo sentía un soldado, guardia civil, guardia de asalto o miliciano cuando en el medio de un tiroteo, se dio cuenta de que el bando en que estaba no era lo de sus convicciones políticas? ¿Cuántos intentaron pasarse a otro lado?

Y más importante de todo: ¿Cuántas personas realmente aprovecharon estos primeros 5 días de confusión para unirse al bando que correspondía a lo suyo?

¿La cara de este soldadito te suena?

¿La cara de este soldadito te suena?

A día de hoy, encontrar respuestas a esas preguntas ya es una tarea difícil.

Muchos (¿todos?) combatientes que se había unido al bando que había perdido estos 3 días de batalla fueron ejecutados en los días posteriores. Los que no, muchos no sobrevivieron los 3 años de guerra, y después de la guerra, durante 40 años de Franquismo, nadie podía contar una historia de estos 3 días que no encajaba con la versión oficial del estado.

La primera vez que alguien podía hablar de su experiencia personal durante esos 3 días fue ya más de 40 años después de los hechos, y muchos, ya por costumbre o por miedo, preferería callarse.