Una propuesta de reforma para el sistema penal

9 Ene

 

Tasa de población reclusa por países

Tasa de población reclusa por países

En la gran mayoría de los países del mundo, los delitos y faltas se castigan por dos maneras: multas o  cárcel. La aplicación y la dureza de las penas varia de país a país. En la actualidad, el país con mayor porcentaje de población reclusa del mundo es EEUU, con más de 700 personas por cada 100.000 tras rejas, seguidos por Rusia, China y Cuba. En Europa, los países con más población reclusa son el Reino Unido, España y Portugal (unos 140 por 100.000 personas).

Curiosamente, la tasa de encarcelamiento no parece tener ninguna relación con la tasa de criminalidad. En EEUU por ejemplo, los delitos violentos (homicidio, robo con violencia, violación) llegaron a su auge en la década de los 80 y desde entonces han ido descendiendo, sin embargo, el porcentaje de población reclusa no para de crecer. En Europa, España y Portugal son dos de los países donde menos delitos se cometen, sin embargo, figuran entre los países con mayor población carcelaria.

Mapa de Europa por tasa de homicidio

Mapa de Europa por tasa de homicidio

La tasa de criminalidad de España está bastante por debajo del medio Europeo

La tasa de criminalidad de España está bastante por debajo del medio Europeo

Hay diversas razones de por qué algunos países encarcelan más personas que otros sin tener una tasa de criminalidad más alta, pero en general, tiene mucho que ver con la dureza de las pena a delitos no-violentos, sobre todo los relacionados con la droga. El caso más exagerado es EEUU, donde desde los años 90, muchos estados han endurecido el código penal para imponer penas de cárcel para cualquier delito trivial como el impago de una multa, el fraude de carné de conducir, la posesión de una pequeña cantidad de drogas, llevar dinero de drogas o encubrir a un amigo por un delito de drogas. La población carcelaria se disparó, con las prisiones llenándose de gente cumpliendo condenas largas que no había hecho daño a nadie. Los más afectados, obviamente, son los jóvenes negros procedentes de barrios marginales.

La gran mayoría de presos estadounidenses fueron condenados por delitos de drogas

La gran mayoría de presos estadounidenses fueron condenados por delitos de drogas

Según una investigación realizada por la antropóloga Alice Goffman entre 2003 y 2009, en las barriadas más desfavorecidas en Filadelfia, muchos varones afroamericanos han pasado casi toda su vida adulta entrando y saliendo de la cárcel o huyendo de la justicia, sólo por posesión de drogas o violación de las condiciones de libertad vigilada, sin haber cometido ningún delito de sangre. Lo peor de todo, como personas marcadas por varias condenas carcelarias, su integración en la sociedad se hace aún más difícil, formando una clase marginal no sólo sumergida en la pobreza, sino también perseguida por la justicia. Toda la comunidad empieza a ver a la policía como represores y se niega a colaborar con ellos, que a la hora de detener a criminales realmente peligrosos, puede suponer graves obstáculos.

La cuestión es, ¿tener tanta gente que no ha cometido un delito violento en la cárcel realmente hace algo bien para la sociedad?

El libro "On the Run" de Alice Goffman explica los efectos nocivo del encarcelamiento masivo en la sociedad.

El libro “On the Run” de Alice Goffman explica los efectos nocivo del encarcelamiento masivo en la sociedad.

Todos sabemos que la cárcel no es un lugar de rehabilitación, sino todo lo contrario. Detrás de los muros existe una ley de la jungla donde los presos más fuertes se imponen sobre los más débiles. Para evitar sufrir agresiones físicas o sexuales, uno tiene que ponerse agresivo o unirse a una banda carcelaria, que en ambos casos, saldría más violento que cuando entraba.

Otros estudios apuntan que tener mucha gente entre rejas puede poner en peligro hasta la salud pública. Como dentro del sistema penitenciario hay una precaria atención médica, muchos presos se contagian de enfermedades, que cuando salen a la calle, contagian a los demás. Algunos sociólogos lo atribuyen al aumento de casos de SIDA en la población afroamericana durante las últimas dos décadas, cuando empezó la política de encarcelamiento masivo.

En las cárceles existe una ley de jungla.

En las cárceles existe una ley de jungla.

Volviendo a los orígenes, los cárceles se inventaron no como un modo de castigo, sino para aislar a las personas “peligrosas” del resto de la sociedad. ¿Cómo se define una persona peligrosa? Es alguien que si le dejaras andar libre en la calle, podría hacer daño a la integridad física de otras personas. Es decir, los asesinos, violadores, maltratadores, pederastas, atracadores violentos, secuestradores, sicarios, terroristas y extorsionistas… Para otros delitos, como el fraude, la posesión de drogas, el robo sin violencia, el vandalismo, el impago de multas, el impago de impuestos, el contrabando etc., sí que hay que castigarlos, pero no con penas de cárcel.

Miguel Montes Neiro pasó 36 años en la cárcel sin haber cometido ningún delito violento

Miguel Montes Neiro pasó 36 años en la cárcel sin haber cometido ningún delito violento

En general, estoy a favor de aplicar una forma de castigar relacionada con el delito cometido. Para el vandalismo, el mejor castigo es obligar al culpable a arreglar los daños causados y todo lo que se ha roto en la misma zona durante un periodo de tiempo. Para alguien que estafa la hacienda, a parte de la multa, también le obligará a pagar un porcentaje extra de impuestos en los años porvenir. Para cualquier delito relacionado con la codicia, como la estafa o el fraude, podría condenar al culpable a vivir durante un tiempo en la pobreza, en infra-viviendas con la mínima cantidad de dinero, haciendo los trabajos más penosos. A todos los delitos de drogas que no consiste en el tráfico y venta de grandes cantidades, se castigarán con servicios comunitarios para la salud pública…, pero todos los castigos siempre en se aplicarán régimen de libertad.

En resumen, el objetivo de mi propuesta de reformar del código penal consiste en tres puntos:

  • utilizar la cárcel sólo como el último recurso de castigo
  • mantener la mínima cantidad de gente en la cárcel
  • pero todos los que están condenados por delitos violentos pasarán entre rejas un largo periodo de tiempo
La serie "Orange is the New Black" se basa en una historia real en una cárcel de mujeres

La serie “Orange is the New Black” se basa en una historia real en una cárcel de mujeres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: