Mi visión de un nuevo orden mundial

17 Nov

En 2015, el mundo se encuentra en una de la situación de refugiados más grave desde la Segunda Guerra Mundial, con más de 300.000 de desplazados a las puertas de Europa, huyendo de guerras, tiranías y injusticias en Afganistán, Eritrea y sobre todo en Siria, cuya guerra civil ha producido más de 4 millones de desplazados, la mayoría en campos de refugiados en los países vecinos.

La recepción de los refugiados en los países europeos ha sido muy variado. Algunos gobiernos, como los de  Alemania y Suecia, están más dispuestos de acogerles, otros, como Hungría, Serbia y Polonia, les rechazan frontalmente. Entre los ciudadanos de pie la reacción también es muy variada. Recién recuperada de una de los mayores crisis económicos del siglo y castigada con una alta tasa de paro, algunos europeos perciben a los refugiados como una amenaza para la sociedad de bienestar, otros les ven como un valioso recurso para la sociedad, porque si alguien hubiera sido capaz de caminar miles de kilómetros, cruzar mares turbulentos aguantando el frío y hambre, arriesgando la muerte para buscar una vida para él y su familia, seguro que estaría dispuesto de trabajar muy duro para contribuir a la sociedad de acogida.

Refugiados sirios en Turquía

Refugiados sirios en Turquía

Sin embargo, después de los atentados en Paris en el 13 de Noviembre, la gestión de refugiados ha tomado un nuevo giro: la prevención de infiltración de yihadistas. Algunos países, que hasta el día de hoy han mostrado hospitalarios con los refugiados, están planteando en cerrarles las fronteras por causas de seguridad, pero al mismo tiempo, como países civilizados, siempre habrá que seguir un protocolo que respetan a los derechos humanos.

Toda esta crisis humanitaria me ha hecho pensar que esta gran “crisis migratoria” que estamos viviendo a día de hoy puede ser sólo el punto del iceberg de todos los desplazamientos en el futuro porvenir. Los refugiados de hoy huyen de la guerra, pero el cambio climático, si no tomásemos medidas urgentes para frenarlo, podría convertir grandes extensiones de tierra fértil en desiertos y sumergir grandes ciudades bajo agua, y las poblaciones que viven ahí no tendrían más remedio que emigrar a otros lugares. Entonces, los desplazamientos podrían ser masivos, y los afectados podrían ser gente de cualquier parte del mundo. Igual podrían ser nosotros.

El cambio climático puede provocar desplazamientos de poblaciones sin precedentes

El cambio climático puede provocar desplazamientos de poblaciones sin precedentes

En un mundo cada vez más globalizado, cada vez es más evidente que el destino de todos seres humanos es común, sin embargo, el instinto tribal del ser humano nos hace mirar solamente a nuestro alrededor, preocupándonos solamente por el bienestar de la gente de nuestro pueblo, nuestro país, nuestro continente, nuestra cultura, como si por cerrar las puertas, el mundo de afuera dejaría de existir. Pero si no atendiéramos a los problemas de nuestros vecinos, tarde o temprano nos afectarán, y cuanto más tiempo miramos hacia el otro lado, más doloroso sería el momento cuando todo se nos explote en la cara.

Así que, para anticipar los acontecimientos catastróficos del futuro y prevenir que nuestros instintos tribales nos lleven a grandes conflictos armados, creo que es necesario aumentar el nivel de corporación entre países, creando un organismo internacional dedicado exclusivamente a la gestión de catástrofes que traspasan fronteras. Este organismo puede ser la misma ONU, o igual puede ser otro gestionado más directamente desde la iniciativa ciudadana (para saltar la capa de corrupción que hay en el gobierno de muchos estados), formado por países miembros que pagan una cuota a un fondo de gestión de emergencias. Antes de ocurrir cualquier catástrofe, el organismo ya tendrá un plan de choque, que en una situación de refugiados, sería realizar una operación de rescate para evacuarles a un lugar seguro, lejos del peligro. Posteriormente, todos los países miembros tendrán que acoger un porcentaje de los desplazados según su capacidad económica, para no dejar que la responsabilidad cayera en unos pocos.

Estatísticas mundial de refugiados, 2015

Estatísticas mundial de refugiados, 2015

Si todo funcionase bien, este organismo internacional también podría empezar a garantizar los derechos humanos más básicos en todos los países del mundo, empezando por la sanidad y la educación.

Muchos me dirán que sería una idea muy utópico, pero mirando atrás en la historia, la sociedad occidental ha evolucionado desde el feudalismo del siglo XVIII a las democracias actuales, habiendo abolido instituciones milenarias como la esclavitud para adoptar valores igualitarios, gracias al sueño de utopía.

Si el siglo XX se ha llevado a cabo la globalización de la economía, en el siglo XXI es hora de llevarse a cabo la globalización de los derechos.

La educación debe ser un derecho universal en todo el mundo

La educación debe ser un derecho universal en todo el mundo

 

Anuncios

Una respuesta to “Mi visión de un nuevo orden mundial”

  1. Gamal Novia noviembre 17, 2015 a 10:49 pm #

    La mayoría de los hispanos en los Estados Unidos son de ascendencia mexicana gracias al hecho de que los Estados Unidos y México comparten frontera y porque una gran parte del Oeste de los Estados Unidos fue territorio mexicano hasta 1848.
    De acuerdo con las cifras del último censo realizado en Estados Unidos (año 2010), el número total de hispanos o latinos en ese país es de 50,5 millones.
    El detalle de la distribución de los grupos más representativos es el siguiente:
    Mexicanos 31,8 millones 63%
    Puertorriqueños
    (No incluye la población dePuerto Rico) 4,6 millones 9,1%
    Cubanos 1,8 millones 3,6%
    Salvadoreños 1,6 millones 3,2%
    Dominicanos 1,4 millones 2,8%
    Guatemaltecos 1 millón 2%
    Colombianos 908 mil 1,8%
    Españoles 635 mil 1,3%
    Ecuatorianos 564 mil 1,1%
    Peruanos 531 mil 1%
    Argentinos 225 mil 0,4%
    Venezolanos 215 mil 0,4%

    El restante 10% de la “torta” de hispanos en Estados Unidos se distribuye entre el resto de los países de la región.
    Estas cifras reflejan un importante aumento de las comunidades de El Salvador, que experimentó un 151.7% de crecimiento poblacional en 10 años para ubicarse en el cuarto grupo latino más grande en Estados Unidos, y de España, que en 10 años sextuplicó su población y ahora resulta el grupo hispano que mostró el mayor y más rápido incremento porcentual del decenio evaluado.
    Venezuela también mostró un crecimiento importante. La población venezolana en Estados Unidos subió de 91.507 en el año 2000 a 215.023 en 2010, lo cual significa un aumento del 135%
    Por su parte, las comunidades de Ecuador, Perú y Argentina también registraron aumentos significativos.
    Por ejemplo, si se evalúa el caso de Florida, tan sólo el incremento poblacional de las comunidades de Venezuela, Perú, Ecuador y Argentina hicieron que aumentara en 125% el número de los sudamericanos que habitan en ese estado.
    Los venezolanos en Florida aumentaron en 150%: de 41 mil pobladores en el año 2000 a 102 mil en el 2010. También en 150% aumentaron los ecuatorianos, para ubicarse en 60 mil habitantes en la Florida. Por su parte, la comunidad argentina en Florida aumentó en 145%, de 23.000 habitantes en el 2000 a 56.300 en el 2010; y los peruanos crecieron en 130%, para elevar el número de connacionales a 101 mil personas.
    El censo del 2010 ubica a los hispanos o latinos como la mayor “minoría” de entre los nacidos en el exterior, grupo que ha alcanzado la mayor cifra desde los comienzos del pasado siglo XX.
    Los hispanos o latinos se han distribuido por todo el territorio estadounidense, aunque la concentración en el sureste persista como la más significativa. Con una importante presencia en cada una de las grandes ciudades y hasta en cientos de pequeños pueblos del centro, los latinos están presentes en la corriente cultural dominante.
    De hecho, Nuevo México y California son los dos estados de la Unión donde los hispanos son mayoría, por encima de la población blanca no hispana.
    En Nuevo México, un estado con poco más de 2 millones de habitantes, la población de origen hispano se calcula en casi 1 millón de habitantes (953.403), mientras que la de origen no hispano se estima en 1 millón 100 mil.
    En California, el número de hispanos se calcula en 14 millones, lo que representa el 39% de la población. Se calcula que para el año 2042, los hispanos sean el 50% de la población del estado.
    En la sección División político territorial, se ofrecen los detalles del porcentaje de población latina o hispana en cada estado.
    Debe destacarse que los hispanos o latinos ostentan el más alto porcentaje de crecimiento poblacional y se espera que la tendencia no sólo se mantenga sino que aumente por la alta inmigración, las tasas de fertilidad y la juventud de la población latina actual.
    Hispanos o latinos
    De acuerdo con la Oficina de Censo de Estados Unidos, los términos “hispano” y “latino” sirven indistintamente para denominar a los hispanoparlantes provenientes, principalmente, de América Latina. Esto significa, que los brasileños quedan excluidos de la denominación “latino”, aunque sean tan latinoamericanos como el resto de los habitantes de la región.
    De hecho, una de las preguntas del censo proponía a la persona marcar si su origen era “hispano, latino o español”.
    Parece claro que en Estados Unidos ser “hispano”, “latino” o “español” significa tener una conexión con el idioma español, aunque cada término permita designar a una vasta población con marcadas diferencias étnicas y culturales, de raza y de origen latinoamericano y español-europeo.
    Curiosamente, en los Estados Unidos se puede dar el hecho de que alguien sea clasificado como “latino” o “hispano” sin que hable ni una palabra de español, como sucede con hijos de inmigrantes latinos, de tercera o cuarta generación que sólo hablan inglés.
    Algunos autores ya se adelantan al desgaste que tendrá el término “latino” como etiqueta aceptada por esta enorme comunidad. Ya hay publicaciones aupadas por latinos en Estados Unidos que comienzan a promocionar el término “americano”, lo cual ofrecería la opción de compartir la designación de “Americans” que se han asignado a sí mismos los estadounidenses de origen angloparlante.
    El caso venezolano
    En los últimos 10 años, más de 33 mil venezolanos han recibido visas de trabajo o de residencia en Estados Unidos. Las cifras extraoficiales son abultadas, hablan de alrededor de 300 mil venezolanos que han salido de su país en los últimos 2 años.
    Los venezolanos ocupan el quinto lugar en la lista de países sudamericanos con mayor número de ciudadanos en Estados Unidos, luego de Colombia, Ecuador, Perú y Argentina.
    Se habla de varias oleadas migratorias de venezolanos hacia el país del Norte, las cuales comenzaron en 1989 y se han repetido en los años 92, 94, 98, 2000, 2003, 2006, 2010, hasta la fecha.
    De acuerdo con cifras del Pew Hispanic Center (PHC), más del 70% de los venezolanos en Estados Unidos se ubica en el estado de Florida, región donde se concentra la más grande e importante comunidad de venezolanos en el exterior.
    El mismo estudio revela que el 47,1% de los venezolanos en Florida tienen licenciatura y posgrados; el 91,5% habla inglés y español y, hasta 2010, el 71,1% tenía algún trabajo.
    Cabe mencionar el caso de Weston, población localizada al sur del estado de Florida, que cuenta con más de 30% de pobladores hispanos, de los cuales, al menos unas 450 familias son de origen venezolano. También hay emigrantes venezolanos, principalmente en los estados de California, Colorado, Nueva York, New Jersey e Illinois.
    El ejemplo de Weston es significativo, pues revela el asentamiento de una pudiente clase media venezolana que ha arribado a distintas partes de Florida con la intención de conservar el mismo status social que gozaba en Venezuela, pero con el agregado de disfrutar, además, de seguridad personal y estabilidad económica.
    Información oficial del Servicio de Inmigración estadounidense señala que 28 años es la edad promedio de los venezolanos que recibieron visa de residencia permanente en Estados Unidos. También revela que el 6% de los venezolanos que entraron legalmente a ese país, lo hizo mediante la visa H1-B, es decir, para trabajadores altamente especializados.
    Según estudios recientes de opinión pública, más del 43% de la población general venezolana se marcharía si se le presentara la oportunidad de hacerlo, indicador que aumenta de manera importante cuando se interroga a jóvenes menores de 24 años (53%).
    Un ejemplo visible del interés de muchos venezolanos en emigrar, está reflejado en el incremento de la participación en la llamada lotería de visa de Estados Unidos (“Diversity Immigrant Visa Program”). Durante los últimos 3 años fueron otorgados a ciudadanos venezolanos más de dos mil derechos preferenciales para optar por visas estadounidenses:
    Año 2008: 624 derechos para optar a visas
    Año 2009: 752 derechos para optar a visas
    Año 2010: 925 derechos para optar a visas
    Total: 2.301 derechos para optar a visas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: