La historia de los irlandeses y la diáspora

26 Jun

En este artículo quiero hablar de una de las nacionalidades que más han emigrado a países extranjeros durante el último par de siglos: los irlandeses.

En la actualidad, la población de Irlanda es de unos 6.3 millones (4.5 millones en la República de Irlanda y 1.8 millones en Irlanda del Norte), pero más de 100 millones de personas del mundo pretenden tener algún antepasado irlandés. Sólo en EEUU hay 33 millones de descendientes de irlandeses, la mayoría concentrados en ciudades del nordeste. Muchos festivales típicamente norteamericanos, como el Halloween y el Día de San Patricio, llegaron a EEUU a través de la inmigración irlandesa.

¿Por qué salieron tantos fuera? Para averiguar las razones, vamos a hacer un resumen de la historia de Irlanda desde el principio.

Una fiesta de origen irlandesa: Halloween

Una fiesta de origen irlandesa: Halloween

La Irlanda Gaélica

Irlanda es uno de los pocos países de Europa que nunca fue conquistado por los romanos. Antes del siglo X d.c., la mayoría de la población era de lengua y cultura celta, conocida como gaélicos, que vivían en sociedades campesinas-guerreras en aldeas pequeñas, dedicándose al cultivo de trigo y la cría de ganado. A partir del siglo V d.c., los gaélicos se convirtieron poco a poco a Cristianismo, aunque seguían manteniendo muchas supersticiones y prácticas paganas.

Entre los siglos X y XII, la isla primero fue invadida por los vikingos luego por los anglo-normandos, que la incorporó en el Reino de Inglaterra. Los invasores construyeron ciudades en las zonas costeras desde donde comerciaron y hicieron tratados políticos con la población nativa del interior, pero no ejercieron un verdadero control sobre la isla, donde el poder seguían en manos de los reyes celtas.

Soldados irlandeses gaélicos

Soldados irlandeses gaélicos

La colonización inglesa

El destino de los irlandeses cambió para siempre en el siglo XVI, cuando el rey de Inglaterra, Enrique VIII, dio la espalda a la Iglesia Católica y fundó su propia religión protestante: el anglicanismo. Como mandato de esta nueva religión, intentó imponerla en todo el territorio bajo su reinado. Sin embargo, los irlandeses nativos negaron a convertirse y preferían mantenerse fiel a la Iglesia Católica de Roma, así que Enrique VIII decidió castigar a esta población desobediente.

Retrato de las costumbres de un jeque irlandés, 1500

Retrato de las costumbres de un jeque irlandés, 1500

El ejército inglés invadió Irlanda, seguido por miles de colonos de Inglaterra y Escocia para ocupar terrenos, expulsando los nativos de su tierras familiares. En el año 1600, Irlanda se había convertido en un país formado por grandes terrenos llamados plantaciones, cuyos propietarios eran colonos de la Gran Bretaña de religión protestante, cuyos siervos eran nativos irlandeses de lengua gaélica y religión católica. Las dos clases no sólo estaban separadas por diferencias económicas, sino también por lengua, religión y origen étnico.

Sublevaciones de irlandeses católicos contra colonos protestantes

Sublevaciones de irlandeses católicos contra colonos protestantes

La religión católica fue prohibida, los monjes fueron encarcelados y las iglesias, monasterios y conventos fueron clausurados y convertidos en tabernas y mercados. Sin embargo, los irlandeses gaélicos seguían practicando su religión ancestral, pero a escondidas. De hecho, muchas tabernas eran “tapaderas” de centros de culto, donde al pedir una cerveza, el cura-disfrazado-de-camarero te daba una bendición.

Por supuesto, hubo varias sublevaciones contra la colonización inglesa, pero todas acabaron en fracaso. La represalia más sangrienta ocurrió de 1649-1653 bajo el puritano Oliver Cromwell, que en su campaña de castigo diezmó a la población irlandesa a la mitad entre guerras, masacres, hambrunas y enfermedades.

Masacre de Cromwell contra los rebeldes irlandeses

Masacre de Cromwell contra los rebeldes irlandeses

La Gran Hambruna

A mediados de siglo XIX, Irlanda ya llevaba varios siglos bajo el sistema colonial, con la élite socioeconómico dominada por protestantes de ascendencia británica (conocido también como West Brits, británicos del Oeste) y la población gaélica-católica ocupaba el estrato social más bajo. La mayoría de los campesinos se dedicaban al cultivo de patatas, cuya mayor parte de cosecha fue retenida por los terratenientes y exportada a la Gran Bretaña.

En 1845, hubo un brote de potato blight, una epidemia de patatas que causó devastación al cultivo por toda Europa. La cosecha descendió por 1/3 en Irlanda, pero aún era suficiente para abastecer de sobra a toda la población de la isla. Sin embargo, los terratenientes continuaron exportando la misma cantidad de patatas, dejando a los campesinos pasar hambre. Para asegurar que ningún campesino irlandés “robaba” las patatas para exportar, el gobierno británico aumentó un 50% el número de tropas destinadas en la isla para detener a los “ladrones”.

Mural retratando la Gran Hambruna

Mural retratando la Gran Hambruna

Los campesinos empezaron a morirse de hambre, otros de enfermedades causadas por la malnutrición. Aunque al principio, un Primer Ministro británico, Robert Peel, tomó medidas para socorrer a los muertos de hambre comprando cereales de EEUU, la mayoría del parlamento británico se opuso a la idea, justificándose con el pretexto de que “una vez que da a comer gratis a los irlandeses, nunca se pondrían a trabajar”.

Para asegurar que los hambrientos “ganaran” a su pan merecido, las autoridades británicas establecieron programas de “trabajos por alimentos”, mandando a los solicitantes a construir muros o cavar diques antes de darles comida. Debido a la precariedad de las condiciones laborales, miles de irlandeses murieron de exhausto y enfermedades. 

Se estima que entre 1845 y 1852, la población de Irlanda descendió de 8 millones a 4 millones. 2 millones perecieron de hambre y epidemias, otros 2 millones emigraron, sobre todo al otro lado del Atlántico.

Monumento de la hambruna, Dublin

Monumento de la hambruna, Dublin

La gran diáspora irlandesa

Los irlandeses que decidieron emigrar en vez de pasar hambre también se pusieron en grandes riesgos sus vidas. Con cierto parecido a las pateras africanas del siglo XXI, los irlandeses escaparon de la isla en buques denominados “barcos ataúdes”, donde los traficantes humanos de la época hacinaron a la mayor cantidad de pasajeros en un barco para hacer la travesía Atlántico, proveyéndoles la mínima cantidad de agua y comida. Los emigrantes pasaron varias semanas hacinados como ovejas en un camión. Muchos murieron de enfermedades y algunos estadísticas estiman que sólo un 70% de los que zarparon llegaron finalmente a América. Otros buques, por el exceso de peso, se hundieron antes de salir del puerto.

El interior de un "barco ataúd"

El interior de un “barco ataúd”

Los afortunados que lograron desembarcarse en EEUU se encontraron en una sociedad donde ya no eran siervos de nadie y al menos bajo la ley, tenían los mismos derechos que cualquier ciudadano americano. Por primera vez, podían tratar con un inglés de tú a tú porque ambos eran inmigrantes en un país nuevo.

Era en EEUU donde muchos emigrantes irlandeses disfrutaron por primera vez el derecho de voto y empezaron a desarrollar la conciencia política. Formaron sindicatos y partidos políticos que presionaron al gobierno a cuidar el bienestar del pueblo, algo que no disfrutaban en la Irlanda nativa. Gracias a la influencia de los emigrantes irlandeses que regresaron a Irlanda años después, se empezaron a plantar las semillas de la revolución entre los campesinos irlandeses, que eventualmente llevó a su independencia del Reino Unido en 1922.

Se busca empleado, irlandeses abstenerse.

Se busca empleado, irlandeses abstenerse.

Sin embargo, la integración de irlandeses en EEUU tampoco fue todo un camino de rosas. Por ser pobres, analfabetos, católicos devotos y llegando en grandes oleadas, la inmigración irlandesa fue percibida por muchos norteamericanos como una auténtica plaga y una amenaza para la identidad nacional. En la vida cotidiana, sufrían el estigma de ser vagos, sucios, violentos, machistas y susceptibles a alcoholismo. Muchas ofertas de empleo colgaron carteles que decían “No Irish need apply” (irlandeses abstenerse) y los barrios donde concentraban la inmigración irlandesa solían ser sinónimo a la decadencia urbana, la marginalidad y la delincuencia.

Sin embargo, a través de duro trabajo, algunos lograron escapar de la pobreza y formar una parte integral de la burguesía norteamericana, una oportunidad totalmente inexistente en la Irlanda natal.

Caricatura retratando los inmigrantes irlandeses como violentos y conflictivos

Caricatura retratando los inmigrantes irlandeses como violentos y conflictivos

La diaspora contínua en el siglo XX

A pesar de que Irlanda se independizó en 1922, durante la mayor parte de siglo XX, era uno de los países más pobres de Europa con una de las tasas de natalidad más altas.

Irónicamente, la Iglesia Católica, después de tantos siglos en la clandestinidad, se convirtió en el símbolo de la identidad nacional en la Irlanda independiente. Los perseguidos pasaron rápidamente a ser los perseguidores. Durante la mayor parte de siglo XX, los curas católicos controlaron todos los aspectos de la vida cotidiana de los ciudadanos irlandeses. La contracepción era ilegal hasta 1980, el divorcio hasta 1995, la homosexualidad hasta 1993 y el aborto sigue siendo ilegal.

Manifestación a favor de derecho de aborto, Dublin

Manifestación a favor de derecho de aborto, Dublin

Debido a la escasez de trabajo, los irlandeses seguían emigrando a América, Europa y Australia a lo largo del siglo XX. El último éxodo sucedió en la década de los 1980, cuando la isla perdió 25% de su población debido a la emigración.

Durante el boom económico de los años 2000, el flujo migratorio se invirtió, y por primera vez ha habido más inmigrantes entrando que saliendo, pero después del pinchazo de la burbuja en 2009, el futuro aún es incierto.

La comunidad irlandesa ha dominado algunas profesiones en Nueva York durante un siglo, como la policía

La comunidad irlandesa ha dominado algunas profesiones en Nueva York durante un siglo, como la policía

A día de hoy, los descendientes de la diáspora irlandesa se encuentran en todos continentes, pero quizás la comunidad que mas influencia tiene es la irlandesa-americana en ciudades como Nueva York y Boston, donde muchos aún residen en barrios concentrados donde celebran la herencia cultural de sus antepasados. En Nueva York ya es conocido que la comunidad irlandesa sigue dominando ciertos sectores, como el cuerpo de policía y los bomberos, pero quizás lo más destacado es que entre los 10 últimos presidentes estadounidenses, 4 han sido de ascendencia irlandesa.

El presidente Kennedy representa el triunfo de los irlandeses en Norteamérica

El presidente Kennedy representa el triunfo de los irlandeses en Norteamérica

Anuncios

3 comentarios to “La historia de los irlandeses y la diáspora”

  1. lasecretariadelmarques junio 29, 2015 a 12:57 am #

    En Argentina, mi país, también hay una notable comunidad irlandesa, ya desde mediados del siglo XIX… relativamente pequeña pero de una gran influencia cultural. ¡Saludos!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Crítica: Brooklyn | MacGuffin007 - marzo 3, 2016

    […] irlandeses son particularmente conocidos por su tradición emigrante. Durante estos dos últimos siglos son de las nacionalidades que mayormente se han expandido por el […]

  2. Crítica: Brooklyn - MacGuffin007 - julio 10, 2016

    […] irlandeses son particularmente conocidos por su tradición emigrante. Durante estos dos últimos siglos son de las nacionalidades que mayormente se han expandido por el […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: