Nueva York: de la convivencia multicultural a la identidad americana

22 Feb

Una de las ciudades que más me ha fascinado es Nueva York, sobre todo por su peculiar papel como el principal puerto de inmigración a EEUU. En este post quiero hacer un resumen de la historia de Nueva York de finales de siglo XIX a la actualidad, desde el punto de vista migratoria y étnica.

A las puertas de América: inmigrantes en Ellis Island, 1890

A las puertas de América: inmigrantes en Ellis Island, 1890

EEUU ha sido un país de inmigración desde su fundación, pero la mayor ola migratoria llegó entre las últimas décadas del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial, cuando millones de hambrientos europeos fueron a buscarse la vida en el Nuevo Mundo.

Nueva York, como el puerto de entrada, vio su población crecer de unos 1,5 millones en 1870 a 3.5 millones en 1900. Entre los recien-llegados se encontraban docenas de nacionalidades distintas, pero las principales eran alemanes, irlandeses, europeos del éste e italianos.

Para absorber este radical aumento de población, la ciudad no solo creció en extensión, sino también construyeron edificios cada vez más altos. Los inmigrantes, al ser el sector más desfavorecido de la sociedad, solían agruparse con sus compatriotas en los barrios más humildes, formando “guetos”. La vida en aquellos barrios era dura. Muchos edificios no tenían agua caliente y varias familias de 8 0 9 miembros vivían hacinadas en un apartamento de 50 metros. Incendios, derrumbes y tuberculosis eran acontecimientos diarios y la esperanza de vida era corta.

Mapa de barrios étnicos en la parte baja de Manhattan 1920

Mapa de barrios étnicos en la parte baja de Manhattan 1920

En Manhattan a principios de siglo XX, los italianos asentaron en los barrios de East Harlem y Little Italy, los irlandeses en Hell’s Kitchen, los alemanes en Yorkville, los chinos en Chinatown y los judíos en el Lower East Side. Otras nacionalidades como griegos, españoles, polacos, húngaros, sirios y turcos también habían fundado cada una su propio vecindario. La peor fama la tuvo la judería de Lower East Side, que en el año 1910 era el barrio con mayor densidad de población del Occidente, también uno de los más castigados por la delincuencia y las epidemias.

Lower East Side, la antigua judería

Lower East Side, la antigua judería

La ciudad estaba tan segregada que hasta las profesiones se dividían por nacionalidad: los irlandeses ejercían monopolio entre policías, bomberos y transportistas, los italianos en los muelles y las obras de construcción; los judíos dominaban el sector textil y las lavanderías. La política municipal también se decidía a a gran medida por el “voto étnico”. Cuando se presentaba un candidato irlandés, contaba con el apoyo de toda la comunidad irlandesa, cuando se presentaba un italiano, contaba con el voto de todos los italianos.

Huelga de estibadores

Huelga de estibadores, 1940s

Muchos americanos de clase media, la mayoría blancos protestantes que ya llevaban varias generaciones ahí, miraban con recelo a los nuevos inmigrantes y se preocupaba del “hundimiento” del país por la invasión de hordas extranjeras con costumbres “salvajes”. Cedido a la presión popular, en 1924, el gobierno estadounidense aprobó leyes para restringir a la entrada de nacionalidades del sur y éste de Europa, entonces consideradas las más problemáticas. Trágicamente, estas mismas leyes denegaron el asilo de miles de judíos huyendo de Nazismo durante los años 30. La mayoría de ellos murieron en campos de concentración.

Después de la Primera Guerra Mundial, muchos hijos de italianos, irlandeses y judíos, con mejor formación y dominio de inglés, abandonaron los guetos de sus padres para criar sus familias en barrios más espaciosos en Brooklyn, Bronx y Queens. Aunque estos barrios de la “segunda generación” solían ser menos segregados, seguían respetando las agrupaciones étnicas. En 1940, 45% de la población del Bronx era judía, y los italianos formaron la mayoría en muchas partes de Brooklyn y Queens.

La mayoría de estos americanos de segunda generación sentían plenamente integrados en la sociedad norteamericana pero al mismo tiempo conservaban la lengua y costumbres de sus padres. Se denominaban orgullosamente italo-americanos, irlandés-americanos, polaco-americanos o judío-americanos para reivindicar sus raíces. De ahí, surgió la idea de que uno podía ser un patriota americano sin tener que renunciar la identidad cultural de sus ancestros.

Arthur Avenue, barrio italiano en el Bronx, 1950s

Arthur Avenue, barrio italiano en el Bronx, 1950s

En la cultura popular, los “barrios de inmigración” eran escenas típicas de las películas de gángsteres. Era cierto que en el callejón de aquellos barrios marginales surgieron mantones y bandas callejeras dedicadas a la extorsión, atraco, prostitución y juegos ilegales, que durante la Ley Seca (1920-1933) se convirtieron en “empresas de crimen organizado”, pero en realidad, la mayoría de los residentes era gente honrada y trabajadora. A día de hoy, 1/3 de estadounidenses trazan sus ancestros a estos guetos.

Escena de "Once Upon A Time in America", sobre la vida de gángsteres judíos

Escena de “Once Upon A Time in America”, sobre la vida de gángsteres en la judería de Lower East Side

Después de la Segunda Guerra Mundial, la inmigración extranjera se redujo, pero Nueva York recibió una nueva ola migratoria que originó desde dentro de las fronteras de EEUU: la de afroamericanos desde los estados sureños y puertorriqueños del Caribe.

Los primeros negros llegaron  Nueva York durante el siglo XIX como esclavos liberados y formaron comunidades en Harlem. Pero durante los años 50 llegaron millones desde el campo del sur de EEUU en busca de trabajo en el sector industrial, entonces abandonado por los nietos de inmigrantes europeos que habían mejorado su situación socioeconómica.

Verano en un barrio negro neoyorquino

Verano en un barrio negro neoyorquino

Los puertorriqueños también tuvieron presencia en la ciudad desde los años 30, pero durante los años posguerra llegó una gran oleada de inmigrantes rurales sin formación y con escaso dominio al inglés. Al instalarse en la nueva ciudad, pronto se convirtieron en mano de obra barata para cubrir los puestos más precarios.

Inmigrantes puertorriqueños, 1950s

Inmigrantes puertorriqueños, 1950s

El legado racista de la sociedad norteamericana generó una alarma social entre las comunidades europeas, haciéndoles creer que la entrada masiva de gente piel oscura en la ciudad causaría una decadencia en la calidad de vida. Las constructoras también aprovecharon este miedo para construir nuevas urbanizaciones de chalets en las afueras, comunicadas con el centro urbano por autopistas urbanas.

Durante los años 50 y 60, millones de neoyorquinos de descendencia irlandesa, alemana y judía abandonaron los barrios urbanos para trasladarse a las afueras, dejando hueco para los negros y puertorriqueños. El caso más extremo sucedió en el Bronx, donde muchos propietarios, por el miedo de perder el valor de sus viviendas, contrataron pirómanos para prender fuego a su casa con el fin de cobrar el seguro. En cuestión de 10 años, el sur de Bronx se transformó de un barrio judío repleto de negocios familiares, mercadillos y sinagogas a un baldío de edificios quemados, locales vacíos y apartamentos con fachada leprosa, poblado exclusivamente por drogadictos, alcoholicos, enfermos mentales, y negros y puertorriqueños con pocos recursos. Durante este periodo, el Bronx perdió un 60% de su población y 40% de sus viviendas.

El Bronx en llamas, 1970s

El Bronx en llamas, 1970s

Algunos italoamericanos, sufriendo el miedo de perder su barrio a la “invasión negra”, organizaron “patrullas” para mantener lejos cualquier negro de su vecindario con amenazas de violencia. El conflicto entre las comunidades afroamericanas y italoamericanas es un tema recurrente en las películas de Spike Lee.

La pelicula "Do the RIght Thing" va sobre la tensión entre negros e italianos

La pelicula “Do the RIght Thing” va sobre la tensión entre negros e italianos

Desafortunadamente, los negros y puertorriqueños, a pesar de  sufrir la misma discriminación que habían sufrido los inmigrantes europeos medio siglo antes, no lograron conseguir la misma movilidad social. La generación nacida en Nueva York no solo no logró mejorar su situación económico, sino cayó víctima a la epidemia de heroína que llegó en los años 70. Después de la heroína llegó el crack. A finales de los años 80, la mayoría de los barrios negros y latinos en Nueva York eran zonas muy marginales dominadas por drogadictos, camellos y bandas juveniles donde nadie se atrevía a entrar. La tasa de delincuencia llegó al nivel más alto desde el fin de la guerra.

Barrio de renta baja, poblado en su mayoría por negros y puertorriqueños

Barrio de renta baja, poblado en su mayoría por negros y puertorriqueños

A partir de mediados de los años 90, como consecuencia de varios factores sociales (entre ellos el envejecimiento de la población, mayor grado de conciencia entre jóvenes y medidas policiales más duras), la tasa de delincuencia empezó a bajar. A partir de 2010, se han registrado las tasas más bajas de criminalidad en la historia de la ciudad. Al mismo tiempo, la ciudad recibió una nueva oleada de inmigración extranjera, esta vez procedente de países asiáticos, latinoamericanos y antiguas repúblicas soviéticas.

El paisaje urbano de Nueva York sufrió una radical transformación, caracterizada por el aburguesamiento de los barrios humildes y la formación de nuevos enclaves étnicos.

Algunos vecindarios obreros de toda la vida como Hell’s Kitchen, East Village y Williamsburg en Brooklyn, se transformaron primero en barrios de artistas y bohemios y luego en zonas residenciales de lujo. Muchos de los antiguos residentes, incapaces de pagar el alquiler, se vieron obligados a desplazarse a la periferia.

East Village era un gueto latino y ucraniano hasta los años 90. Ahora es uno de los barrios más "guays"

East Village era un gueto latino y ucraniano hasta los años 90. Ahora es uno de los barrios más “guays”

El viejo Chinatown, tras recibir nuevas oleadas de inmigrantes, expandieron de forma tan agresiva que absorbió la mayor parte de “Little Italy” y “Losaida”, un barrio latino al lado. A día de hoy es hogar de más de 150.000 chinos y chino-americanos.

Chinatown NY es ahora el barrio chino más grande de todo EEUU

Chinatown NY es ahora el barrio chino más grande de todo EEUU

A partir de los años 90, inmigrantes de la antigua URSS asentaron en Brighton Beach en Brooklyn, yemeníes y senegaleses se establecieron en Harlem, dominicanos en Washington Heights, mexicanos, colombianos y ecuatorianos en Jackson Heights,  indios en Richmond Hill, israelíes en el sur de Brooklyn… transformando el perfil demográfico de aquellos barrios.

Importantes enclaves étnicos en NY, 2010

Importantes enclaves étnicos en NY, 2010

Los nuevos inmigrantes incluyen tanto a profesionales con estudios superiores como obreros poco cualificados, realizando trabajos desde profesores de universidad hasta fregadores de platos. En comparación con la gran oleada migratoria de principios de siglo XX, el ritmo de integración es más acelerado. Entre la generación nacida en Nueva York, la tasa de mestizaje es muy alta entre americanos de descendencia asiática, europea y latinoamericana.

Brighton Beach, Brooklyn, es una importante comunidad de inmigrantes soviéticos

Brighton Beach, Brooklyn, es una importante comunidad de inmigrantes soviéticos

Según el censo de 2006, los principales grupos ancestrales en Nueva York son afroamericanos (20%), puertorriqueños (9%), italianos (8%), dominicanos (7%), irlandeses (5%), alemanes (3.5%). Más de un millón de neoyorquinos se identifican de origen “judío”, constituyendo más de 12% de la población metropolitana y 20% de la población de Manhaattan, convirtiéndo Nueva York en la mayor ciudad judía después de Tel Aviv.

Neoyorquinos celebrando la victoria de Obama, 2012

Neoyorquinos celebrando la victoria de Obama, 2012

En la ciudad se hablan más de 800 idiomas. A parte de inglés, la lengua más hablada es el español.

Pero según otro estudio,  a pesar de ser una meca de diversidad linguistica, Nueva York también es la tumba de los idiomas, porque a medida que trascurre el tiempo, los hijos, nietos y bisnietos de inmigrantes no pueden escapar del destino de asimilación total en la sociedad americana. Pocos nietos de inmigrantes polacos hablan polaco, de filipinos hablan talego, de japoneses hablan japonés, de rusos hablan ruso. Al final, el destino de mestizaje es la homogenización cultural.

Algunas personas pueden decir que “Nueva York no es EEUU porque ahí hay de todo menos americanos”. Pero también se puede argumentar que la identidad nacional estadounidense está definida por los inmigrantes que lo fundaron. Y Nueva York, siendo el mayor puerto de inmigración, es la ciudad que más representa el auténtico espiritu estadounidense.

Anuncios

8 comentarios to “Nueva York: de la convivencia multicultural a la identidad americana”

  1. monidelatorre febrero 22, 2013 a 8:52 am #

    Me ha encantado el post. Nueva York es una ciudad que siempre me ha fascinado y algún día espero ver los barrios que has mencionado, tienen una gran historia detás 🙂

  2. Yerutí febrero 22, 2013 a 11:20 am #

    Buenísimo!!! Te felicito, que buena investigación has hecho,! Se parece un poco a Buenos Aires, allí también gracias al puerto hemos recibido varias olas migratorias, en nuestro caso, las más significativas fueron las españolas e italianas, que forjaron en cierta forma nuestro “ser nacional”, aunque claro, hay muchas diferencias, me has dado una buena idea para investigar también. Felicitaciones!!

  3. Elektra febrero 22, 2013 a 12:34 pm #

    genial!! y las fotos muy curradas y representativas!!

    • Des febrero 22, 2013 a 9:22 pm #

      Gracias! Me alegro que os haya gustado. Por cierto, las fotos no son mías (no soy tan viejo para haber tomado las fotos….jeje), las encontré por internet. También me gustaría estudiar la misma situación pero en otros países y ciudades, como Perú, Brasil, o Francia, por ejemplo.

      • Elektra febrero 23, 2013 a 9:55 am #

        jajja…lo de las fotos me refiero a que están bien buscadas!! ya imaginé que no ibas a estar en los 40 haciendo la cola en la isla de Illis. ánimo!

  4. Ricardo septiembre 2, 2014 a 7:42 pm #

    ¿Una pregunta tonta? ¿O dos?
    ¿Por qué nunca ha habido un barrio español? ¿No ha habido emigración desde España hasta Nueva York u otras grandes ciudades estadounidenses?
    Sé que la mayoría de la gran emigración española se fue hace décadas a Argentina, Alemania o Francia.
    ¿En caso de que sí que haya población española? ¿Acaso ellos no crean sus barrios?

    Pregunta tonta que siempre he tenido en la mente.

    ¿Tienes este blog en inglés o en algún otro idioma?

    • Des septiembre 2, 2014 a 8:31 pm #

      La inmigración española a EEUU fue muy limitada, pero a principios de siglo XX sí que hubo un “Little Spain” en el barrio de Chelsea en Bajo Manhattan, que sobrevivió hasta los años 80. A día de hoy, lo que queda del barrio es un centro cultural español y un restaurante, creo. Nunca he estado ahí.

      Este blog sólo lo tengo en español, he pensado en traducirlo a inglés, pero me da pereza…jeje

  5. Isa Belgoderii octubre 24, 2016 a 7:14 pm #

    Hola! Sabes si las fotografías son todas de la biblioteca Bettmann Corbis? Si no, sabes donde puedo conseguir al autor de las fotografías? Lo necesito para un trabajo. Muchísimas gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: