Bosnios, judíos, y el futuro de las identidades étnicas de origen religioso

4 feb

Vivimos en un tiempo de transición clave para las identidades nacionales y culturales.

A causa de la globalización económica, las migraciones, el mestizaje, el surgimiento de la cultura global, y la decadencia de las instituciones religiosas, identidades culturales milenarias tienen ya sus días contados, mientras nuevas identidades surgen.

Durante los últimos siglos, muchas identidades nacionales se
 han definido principalmente por la religión que profesan. 2 ejemplos destacados son los “musulmanes bosnios” y los
 judíos.

 Los musulmanes bosnios no se diferencian de sus vecinos
 serbios, croatas y montenegrinos por la lengua ni por las costumbres, sino 
solamente por la herencia religiosa, legado de la ocupación turca de los Balcanes de casi 500 años.
 Desde mediados de siglo XX, pocos ya practican el Islam. El
 único que les identifican como “musulmanes” son los apellidos y los días festivos que celebran (de forma cada vez más laica). Sin embargo, los serbios les siguen considerando “diferentes”, hasta el punto de querer
 exterminarlos en la guerra de los años 90. Pero la cuestión es, si ya han dejado de ser creyentes de la religión que les han definido como un grupo distinto, ¿qué sentido tendrán de seguir considerándose “musulmanes”?

niños bosnios durante la guerra civil

niños bosnios durante la guerra civil

Los judíos también han sido un grupo que se han identificado
 por la fe, que era la causa de haber sufrido persecuciones durante toda la edad 
media.

 Curiosamente, desde finales de siglo XX, muchos judíos, 
sobre todo los de Rusia y Centro Europa, hartos de sufrir discriminación, optaron por abandonar la religión y volverse ateos. De hecho, a principios de siglo XX, el porcentaje de ateos entre
 judíos en Europa era bastante más alto que entre nacionalidades de 
herencia cristiana. Muchos judíos ateos intentaron hacer todo para
 integrarse en la sociedad gentil, hasta el punto de hablar y escribir 
alemán y ruso a la perfección y alejarse lo más posible de las tradiciones
 judías. Típicos ejemplos incluyen la familia del escritor Franz Kafka, Karl Marx, el
 músico Wagner, el escritor Isaac Babel, y la mayoría de los revolucionarios
 bolcheviques, como Lenin y Trotsky.

 Sin embargo, el rechazo hacia la comunidad judía era tan
 arraigada que los judíos “ateos” seguían siendo tratados como “judíos”, excluidos de círculos sociales respetables y durante cualquier crisis económico, señalados como “cabezas 
de turco”. Muchos intentaron casarse con gentiles pero encontraron las puertas 
cerradas. Desde entonces, la identidad judía pasó de ser una 
identidad religiosa a una identidad “étnica”, porque un judío ya
 no se definía como alguien que profesaba la religión, sino alguien que descendiese de judíos.

Kafka era el típico ejemplo de un judío "asimilado" en la sociedad gentil

Kafka era el típico ejemplo de un judío “asimilado” en la sociedad gentil

Los judíos ateos que seguían sufriendo 
discriminación empezaron a abrazar una nueva ideología: el sionismo: la 
idea de construir un estado nación en su tierra ancestral, solo para personas
 de origen judío, creyente o no creyente. Este proyecto se materializó cuando fundaron el estado de Israel en 1948. Irónicamente, muchos de los sionistas más militantes,
 tanto como los “nacionalistas israelíes” más radicales de hoy, son
 no-creyentes.

A día de hoy, la población judía de Israel es muy diversa: 
incluyendo inmigrantes de diversas naciones de Europa, Oriente Medio, África
 del Norte, Rusia e India, cuyo único denominador es haber descendido de linajes 
judíos. A pesar de la influencia ejercida por las comunidades ortodoxas, el resto de 
la población está volviéndose cada vez más atea. De hecho, muchos israelíes, sobre todo los inmigrantes de Rusia, no sabe nada, ni quiere saber nada, de su religión ancestral.

Pero, con la decadencia de la religión, a largo plazo, ¿sobrevivirá la identidad judía? ¿Cómo un
concepto “religioso” o un concepto “étnico”?

 Si la esencia de ser israelí depende cada vez menos en el
 factor religioso, ¿algún día Israel abandonará el criterio de haber nacido
 judío para conceder la ciudadanía?

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 47 seguidores

%d personas les gusta esto: